Sigue a Motorpasión

Tractor John Deere

Si tiene ruedas y motor nos gusta, ¿no? Pues ahora toca una de tractores. Estos vehículos son imprescindibles para la agricultura moderna, pues reemplazaron la fuerza animal para el mantenimiento de cultivos y otros menesteres. Son máquinas muy pesadas y en algunos casos con mucha potencia, la que necesitan para cada trabajo.

Por ejemplo, un tractor John Deere 7715 (8 toneladas, 16 vel.) tiene un motor 6.8 turbodiesel de 180 CV. Diréis que vaya porquería, pero gira a muy bajo régimen siempre (menos de 3.000 RPM), de ahí que dé pocos caballos, y su par máximo es de 826 Nm (seguro que esto os gusta más). ¿Cuánto consume? Poco no, tiene un depósito de 392 litros.

Pero no os preocupéis, que os voy a dar unos truquitos para conducir tu tractor de forma más eficiente. Son consejos para ahorrar trabajando en el campo, no para circular.

Curva de potencia tractor

Fíjate en la curva de potencia de un tractor cualquiera. Entre 1.600 y 2.200 RPM tenemos la potencia nominal o más. En un 27% del rango útil de revoluciones, el motor entrega el 85%-100% de su fuerza, esa es la zona en la que hay procurar trabajar, no es como en un coche, que entran en juego más factores.

Debajo hay dos curvas. La azul (ch) indica el consumo horario, expresado en litros/hora (en litros/100 Km nos daría un síncope). Más o menos sube en función de las revoluciones, pero observemos la curva rosa (cs). Esta indica el consumo específico, se mide en gramos/kW-hora, mide la eficiencia.

El punto más bajo de esa curva es el de menor consumo y se llama consumo específico óptimo (C.E.O.). Resumiendo: conviene gastar más gasóleo si a cambio aumentamos la productividad, en ese caso estamos perdiendo menos dinero.

Curva de potencia tractor

Esta otra gráfica nos compara la curva de potencia (kW o CV) con el par motor, que es en lo que tenemos que pensar. En el rango que más par motor está disponible, es cuando más rentable sale el motor y cuando menos sufre. Si el C.E.O. es inferior a 205 gr/kWh se considera bajo, es medio hasta 230 y de ahí en adelante, se considera elevado.

En trabajos duros se recomienda trabajar en un 85% de la potencia máxima (gráfico 1, entre barras amarillas), para tener un buen rendimiento y poder hacer frente a un esfuerzo adicional temporal al disponer de la reserva de potencia sin necesidad de cambiar de marcha. Por eso no se debe trabajar sólo en la zona de par máximo, conviene tener reserva.

La potencia más económica se consigue eligiendo el régimen de motor y la velocidad de avance que permita al motor trabajar, en la zona de utilización más económica, realizando el mejor trabajo. Un tractor resulta más económico que otro si permite jugar más con las revoluciones útiles, como muestra el siguiente gráfico.

Eficiencia en tractor

No obstante, si no tenemos la curva de potencia del tractor en el manual hay truquitos para subir la eficiencia, pero ojo, es orientativo, no reglas indiscutibles:

Para trabajos pesados (subsolador, alzar)

  • Procurar que el motor gire al 80-85% de su potencia máxima (dentro del régimen nominal, viene en la ficha)
  • Usar la relación de cambio que, con el equipo trabajando y sin tocar el acelerador, produzca una caída de unas 300 RPM. Si la caída fuese mayor la marcha elegida sería demasiado larga, si fuese menor estaríamos utilizando una marcha demasiado lenta y que carga poco el motor. Hay que encontrar el término medio.

Tractor John Deere

Para trabajos ligeros (cultivador, rastra o grada no animadas)

  • En este caso, no hace falta tanta potencia, debemos hacer que el motor gire menos, a un 60-65% del régimen nominal.
  • De manera análoga al caso de trabajos pesados, encontrar la relación adecuada.
  • Si el tractor avanza muy rápido, entonces necesitamos trabajar con un apero más grande para aprovechar la potencia, y ganamos rentabilidad.

Para utilizar la toma de fuerza

  • Esto depende del apero a utilizar. Se colocará la palanca del acelerador al régimen necesario para que la toma de fuerza gire a su régimen adecuado. Algunos trabajos más ligeros (siembra, pulverización, fertilización) llevan al tractor muy revolucionado y a poca velocidad. Para disminuir el consumo se puede utilizar la toma de fuerza económica (si está disponible).

Así que, ya sabes, puedes ahorrarte un picotazo en gasóleo cada mes.

Fuente | Navarra Agraria

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

7 comentarios