Sigue a Motorpasión

Fernando Alonso GP de Malasia

El gesto de rabia de Fernando Alonso lo resume todo. El piloto de Ferrari ha conseguido una victoria impensable teniendo en cuenta las prestaciones actuales del Ferrari F2012. Alonso ha logrado una magnífica victoria en un Gran Premio de Malasia marcado por las condiciones metereológicas. Antes de las primeras carreras de la temporada, Alonso reconocía que el objetivo era perder la menor cantidad de puntos posible con respecto al líder. Hoy, Alonso es el nuevo líder.

El líquido elemento, o más bien la tromba caída sobre Sepang, ha marcado la carrera. La gran cantidad de agua caída ha hecho disminuir la visibilidad y ello ha hecho que en dirección de carrera sacaran la bandera roja. Tras una hora de parón, lo que parecía un doblete claro para McLaren se ha convertido en una pesadilla para la escudería de Woking.

La gran cantidad de agua en pista ha ido desapareciendo poco a poco hasta permitir que los pilotos, que hasta ese momento “calzaban” neumáticos de lluvia extrema, tomaran la decisión de cambiar a intermedios. En ese momento todo cambiaba por completo y la carrera daba un vuelco. Jenson Button decía adiós a la carrera tras tener un incidente con Narain Karthikeyan, Vettel desaparecía de las primeras posiciones…todo se ponía de cara para que Fernando Alonso, en una maniobra perfecta en boxes, y en táctica, de Ferrari se colocara en primera posición.

A partir de ahí, Fernando Alonso comenzaba a poner tierra de por medio con un sorprendente Sergio Perez. Lewis Hamilton defendía el honor de McLaren y se mantenía en la tercera posición pero lejos de los dos hispanos. La distancia entre Alonso y Perez aumentaba poco a poco hasta que llegó un punto en el que los neumáticos intermedios del F2012 comenzaban a decir basta. Comenzó la caza de Perez a razón de un segundo por vuelta.

Daniel Ricciardo, el primer piloto en cambiar a slicks, marcaba el camino al resto. Acosado por Perez, Alonso decidía cambiar a secos y la jugada le salía bien ya que en Sauber esperaban una vuelta y se dejaban cinco segundos en el camino. Perez volvía a tener que remontar y lo conseguiría pero un error a falta de cinco vuelta le condenaba a conseguir la segunda posición.

La victoria de Alonso es de esas que dan moral extra al equipo
y así lo veían desde el muro. Andrea Stella, ingeniero de pista del español, rompía en lágrimas. Magico Alonso le decían desde la pizarra. Hoy el himno de España ha vuelto a sonar y eso lo resume todo.

Por su parte, HRT veía como sus dos pilotos lograban llegar has la bandera a cuadros. El mejor resultado posible para una escudería que vivía en Sepang su primera carrera de la temporada. Todo el Gran Premio de Malasia ha sido un paso adelante para la escudería española.

Más información en Motorpasión F1

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

22 comentarios