Síguenos

Cadillac Bank Flyer

Durante la Ley Seca, la policía de la época tenía un serio problema con los gangster y sus coches. Se puede decir que en esa época nació la afición a modificar los coches para potenciarlos y exprimir aún más esos vetustos motores. Todo ello propiciado por el enorme peso adicional que suponían los cargamentos de alcohol en los coches.

Con coches de serie la policía poco podía hacer contra esos coches modificados una vez iban en vacío. Incluso cuando iban cargados hasta arriba la ventaja recaía, casi siempre, sobre los gangsters. Es por eso que los departamentos de policía también tenían que modificar sus coches para no quedar en desventaja.

Hoy leo en Hemmings la curiosa historia de lo que se conoce como el Cadillac “Bank Flyer”, un coche que según la leyenda, sirvió para capturar a uno de los forajidos más buscados entre los ladrones de la década de los ’30, John Dillinger. Si, el mismo que interpreta Johnny Deep en Enemigos Públicos.

Los robos de bancos acabada la Ley Seca

El fin de la Ley Seca derivó los negocios de estos ladrones hacia otros derroteros, el robo de bancos. Todos hemos visto en infinidad de películas como entran los ladrones al banco, cargan con el botín y escapan mucho antes de que llegue la policía. Típico.

Lo que se pretendió con el Cadillac “Bank Flyer” era acabar con esta tónica y por lo que se sabe, aunque no está documentado oficialmente, este coche parece ser que fue un regalo de los bancos al departamento de policía de Dyson. Una especie de trueque para asegurarse la efectividad del cuerpo de policía.

No era un Cadillac normal y corriente, era un auténtico furgón de asalto, como los que vemos ahora en las películas que llevan los SWAT. Y eso, en 1930 ó 1931 es algo que debería parecer venido del futuro. Un coche destinado a acabar con las fechorías de los peores maleantes del país.

El coche del “Flying Squadron”

1930 Cadillac Series 353 Town Sedan

No hay datos concretos sobre el coche, pero podría ser un Cadillac Series 353, dadas las fechas de las que estamos hablando. Incluso podría ser un Series 355, aunque el lateral del vano del motor no se ajusta a este modelo, dadas las modificaciones hechas al coche, cualquiera sabe.

De serie, equipaba un motor V8 con unos 90 CV de potencia máxima. La cifra es a ojo, pero seguro que no eran más de 100 CV. Supongo que esa potencia se modificaría en su momento, puesto que el peso añadido al coche haría necesaria la potenciación.

El aumento de peso se debe, por supuesto, al blindaje. Ventanas, carrocería, neumáticos e incluso el radiador estaban a prueba de balas. Todos sabemos, por las películas, como se las gastaban los gangsters en aquella época. A la mínima, soltaban la ráfaga de sus antiguas ametralladoras y eso sería fatal para los ocupantes.

Pero hay más, puesto que el “Bank Flyer” atravesar paredes de ladrillo. Mas peliculero imposible. El nuevo paragolpes que le montaron, reforzado, permitía que las paredes cediesen ante el embiste de este coche tan especial. No se sabe si se usó alguna vez para eso, pero la defensa delantera ahí estaba.

Para rematar la faena, una empresa especializada de Cincinnati montó en la parte trasera una armería, capaz de avituallar a sus ocupantes con ametralladoras, rifles, escopetas, bombas lacrimógenas, granadas de mano, máscaras de gas y chalecos antibalas. Lo dicho, un furgón de los SWAT de los años ’30.

Pero a pesar de todo lo escrito arriba, el verdadero fin del Cadillac “Bank Flyer” no está documentado realmente. Algunos dicen que se usó realmente en persecuciones a los cacos, aunque también se dice que simplemente fue una estrategia de publicidad para el departamente de policía de Dayton, que lo llevaba a ferias y eventos simplemente como reclamo.

El coche se perdió en 1956 y ya no hay más pistas sobre su paradero. Lo más probable es que sucumbiese al paso de los años y esté criando malvas en sabe quien que desguace o haya sido destruido completamente. Ahora, uno de los policías de Dayton lo busca. Esperemos que encuentre algo de información sobre él, sería una pena que este coche haya desaparecido para siempre.

Foto | IMCDb.org
Vía | Hemmings Blog
Más información | Dayton History Books
En Motorpasión | Carbon E7: El primer coche creado exclusivamente para la policía

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

38 comentarios