Sigue a Motorpasión

Saab Cabrio

Fue en el Salón de Frankfurt de 1993 cuando Saab sorpendió a propios y extraños con el 900 Concept Car, el prototipo que daría lugar casi tres años más tarde al primer Saab 900 Cabrio. En el año 1986 el primer Saab 900 Cabrio salió de la factoría sueca con destino al mercado estadounidense.

Era el primer Saab Cabrio de la historia, un modelo que debería ser solo el primero de una serie de 400 unidades. Pero hoy 25 años más tarde, han sido más de 300.000 Saab Cabrio los que se han vendido en todo el mundo, a pesar de que la marca no pasa por su mejor momento.

De la primera generación del Saab 900 Cabrio, que se produjo entre 1986 y 1993 se realizaron 48.894 unidades. De la segunda generación que estuvo a la venta entre 1994 y 2002 se vendieron 149.145, y de la generación actual que comenzó a venderse en 2003 se vendieron hasta el mes de abril 99.535 unidades.

Pero cuando en 1986 se decidió a lanzar al mercado un cabrio, sorprendió que lo hiciesen. Suecia es un país frío, y aunque el sol brilla mucho más a menudo allí que en otros países de Europa, lo cierto es que es sencillo quedarse literalmente helado allí. ¿Entonces que sentido tenía un coche descapotable?

Saab 900 Cabrio

Saab quiso demostrar que eran capaces de crear coches en los que se podía disfrutar durante las cuatro estaciones. Y lo consiguió con el lanzamiento del Saab 900 Cabrio cuyas primeras 400 unidades arrasaron en el mercado de Estados Unidos, y que llegó a generar una lista de espera de 12 meses cuando fue lanzado en el mercado europeo. Desde entonces y hasta ahora los Saab Cabrio han seguido fieles a la capota de lona hasta nuestros días, en que en Saab 9-3 sigue recurriendo a este sistema frente a los poco estéticos techos rígidos retráctiles.

Saab 900 Cabrio, la primera generación

Una de las principales características del Saab 900 Cabrio, fue que era uno de los primeros descapotables de cuatro plazas específicamente diseñado como tal. No se partía de la versión Coupé y se adaptaba a las características del descapotable, sino que se partía de cero para dotarlo de su propia personalidad.

El Saab 900 Cabrio equipaba además tapicería de cuero y el accionamiento de la capota era eléctrico, todo un lujo para la época. La capota del Saab 900 Cabrio debía resistir a las duras condiciones invernales de Suecia, y por eso se recurría a una capota de lona que llevaba tres capas de aislamiento.

También fue uno de los primeros descapotables en incorporar luneta térmica en la trasera, un buen detalle teniendo en cuenta que gran parte del tiempo, los Saab 900 Cabrio que rodaban por su país de orígen, lo hacían con la capota cerrada.

Saab 9-3

En cuanto a motorizaciones, el primer Saab 900 Cabrio se lanzó al mercado con un motor turbo 2.0 que desarrollaba la nada despreciable cifra de 175 caballos, pero luego llegaron versiones más potentes como la Aero.

Las generaciones que dieron lugar al Saab 9-3 Cabrio actual

En el otoño de 1993 llegó al mercado un renovado Saab 900 Cabrio a la que le siguió en 1998 el Saab 9-3 Cabrio que incorporaba como principal novedad una cubierta trasera rígida retractil que permitía esconder la capota de lona debajo. Una novedad importante que dotaba al nuevo modelo de un aspecto más aerodinámico y actual.

En 2003 llegó el Saab Cabrio que ha dado origen al Saab 9-3 Cabrio actual, un modelo que ha sufrido escasas modificaciones desde su lanzamiento. Una de sus principales características es que ya no era necesario accionar un cierre de la capota en la parte delantera, todo se hacía de forma automática.

De los descapotables de cuatro plazas, Saab asegura que tenía el sistema de accionamiento más rápido del mercado. También incorporaba un sistema de calefacción específico para el descapotable, que permitía obtener una mejor climatización cuando se viajaba a cielo descubierto con frío en el exterior.

Saab Cabrio

Llegaron también entonces las barras de protección automáticas detrás de los asientos traseros y el Saab 9-3 Cabrio fue el primer descapotable que consiguió la calificación de cinco estrellas en el EuroNCAP.

Hoy en día, a pesar de que la marca no está pasando por su mejor momento, los Saab 9-3 Cabrio siguen conquistando a muchos clientes, manteniéndose fieles a unos principios: capota de lona y un aspecto muy diferente al del resto de modelos descapotables de cuatro plazas. ¿Una buena receta? Los datos así lo demuestran.

En Motorpasión | Saab 9-3 Convertible Special Edition, 25 años de descapotables suecos

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

24 comentarios