Síguenos

BMW M5

Esta misma mañana os decíamos que los poros de BMW habían vuelto a ser atravesados, en este caso por las imágenes del nuevo BMW M5. Se trata de la quinta generación de la gran berlina deportiva de la marca y ahora, solo unas horas más tarde ya tenemos todos los datos y la galería de fotos oficial.

Desde el primer BMW M5 de 1984 hasta el nuevo que ahora sale a la luz, la evolución tecnológica ha sido brutal, pero el concepto y el objetivo sigue siendo el mismo: tener una berlina deportiva que sirva tanto para disfrutar en circuito como para viajar y/o disfrutar en familia.

El nuevo BMW M5 tiene para conseguirlo argumentos más que destacables. Por un lado el motor es un V8 de 4.400 centímetros cúbicos y turbo, colector de escape conjunto para las dos bancadas, inyección directa de gasolina y el sistema Valvetronic. Con todo ello, la potencia alcanza los 560 CV entre 6.000 y 7.000 RPM, aunque el par máximo de 680 Nm lo da desde 1.500 RPM. Pero como decía Jack el Destripador, vayamos por partes…

BMW M5

Diseño exterior del BMW M5

Como es lógico, el BMW M5 está basado en el Serie 5. Es como si este último hubiese ido al gimnasio para ponerse “cachas” de cara al verano que ya llega. El faldón delantero es mucho más agresivo, con una prominente entrada de aire en el centro y dos a los lados que permiten que éste fluya hacia el V8.

Echando la vista hacia arriba, los tradicionales riñones de BMW que presiden el frontal, tienen las varillas en color negro, una seña de identidad específica de los BMW M. En ellos confluyen los nervios que recorren el capó delantero de atrás a delante, un capó con unas formas más abultadas de lo habitual para indicar que dentro se esconde un motor de 560 caballos de potencia.

Los pasos de rueda son poderosos, anchos y le dan al coche una espectacular estampa sobre la carretera. En su interior albergan llantas de 19 pulgadas de serie, aunque de forma opcional también se podrán montar otras más grandes, de nada más y nada menos que 20 pulgadas.

BMW M5

Y en los pasos de rueda delanteros, las branquias laterales vuelven a tener presencia en un BMW M. En este caso, se trata de una evolución más de las mismas, con formas angulosas y que una vez más vuelven a albergar en su interior la luz de intermitencia.

Lo que no es tan diferente del BMW Serie 5 normal, son los espejos retrovisores, uno de las señas de identidad de todo BMW M que en el BMW M5 han perdido personalidad. No son cuadrados, pero su forma tampoco denota demasiada agresividad ni un diseño especialmente aerodinámico.

Éstos están unidos a la carrocería por un soporte en color negro brillante, en conjunto con los marcos de las ventanillas y las nervaduras de los riñones delanteros.

BMW M5

La vista lateral de todo BMW M, siempre es la más impresionante, y no iba a ser menos en el nuevo BMW M5. Como es habitual, el faldón trasero gana dimensiones y musculatura, para indicar que en las ruedas traseras es dónde está la tracción. Además las cuatro salidas de escape no cambian afortunadamente, siguen siendo marca de la casa.

Se completa el aspecto exterior del coche con un pequeño, elegante y discreto alerón posterior, que además de mejorar la estética del coche, también tiene una función aerodinámica cuando se rueda con él a 305 km/h que es dónde se fija la velocidad punta para los que opten por el M Drivers Package.

El interior del BMW M5

Como es habitual en los BMW M, el habitáculo cobra vital importancia. Lo primero que destacan son los asientos deportivos M, que sujetan bien en curvas y al mismo tiempo están diseñados para ofrecer un grado razonable de confort de marcha. Hay más zonas del salpicadero forradas en cuero, y la M que identifica al modelo deportivo hace acto de presencia en el apoyapié y en el umbral de las puertas.

BMW M5

Todos los BMW M5 llevan una pantalla central desde la que se controlan los mandos del iDrive situado entre los dos asientos, y se permite configurar el coche para adaptarlo a los gustos del conductor y al tipo de conducción que vaya a llevar a cabo en cada momento.

El Head Up Display, también forma parte del equipamiento de serie, y al tratarse de un BMW M también muestra información sobre las revoluciones y la velocidad a la que circulamos cuando se activa el modo más deportivo de funcionamiento.

305 km/h gracias a los 560 caballos del BMW M5

El nuevo BMW M5 se pone a la par en cuanto a potencia con su rival más destacado, el Audi RS6. Tiene 560 caballos y un par de 680 Nm disponible a partir de 1.500 RPM y hasta alcanzar las 5.750 RPM.

BMW M5

Pasa de 0 a 100 km/h en 4,4 segundos y de 0 a 200 km/h en 13,0 segundos, mientras que la velocidad punta para el coche normal es de 250 km/h, aunque se puede llegar a 305 km/h con el M Driver’s Package.

Toda esta potencia se envía a través de una caja de cambios M de siete marchas con doble embrague y Drivelogic. Como es habitual, la palanca de cambios es específica y también tiene levas detrás del volante.

Según BMW el nuevo BMW M5 homologa un consumo medio de 9,9 l/100 km, gracias a la incorporación de mucha tecnología conocida en la casa alemana como EfficientDynamics, al sistema Start&Stop y a los sistemas de recuperación de energía.

BMW M5

Un factor básico por el que nos preguntabais esta mañana era el peso total del conjunto. Se queda en 1.870 kilos, lo cual da una relación peso/potencia de 3,3 kg/CV. Es un coche pesado, pero para tratar de mitigarlo al máximo posible y que se pueda disfrutar al máximo al volante, se han incorporado algunas soluciones técnicas interesantes.

Múltiples configuraciones en el BMW M5

La caja de cambios M DKG Drivelogic ofrece tres programas de cambio distintos, tanto en modo automático como en modo manual. La selección se lleva a cabo mediante un botón situado también en la consola central.

En el modo más radical de la caja de cambios DKG, se dispone del ya conocido “Launch control”. En el eje trasero hay un diferencial que permite repartir la potencia entre ambas ruedas, y así la capacidad de tracción es óptima en todo momento. Además de considerar los datos internos y aquellos provenientes del sistema DSC, la unidad de control del diferencial M activo también tiene en cuenta la posición del pedal del acelerador, la velocidad de giro de las ruedas y el ángulo de giro del coche sobre su propio eje vertical.

BMW M5

Chasis dinámico para el BMW M5

El chasis del BMW M5, ha obligado a sus ingenieros a dar muchas vueltas a Nurburgring Nordschleife para encontrar su configuración adecuada. La unión entre el chasis y los ejes se hace con estructuras de grandes dimensiones que absorben las fuerzas centrífugas y lo hacen más dinámico.

Además el nuevo BMW M5 lleva de serie amortiguadores regulados electrónicamente, que se pueden llevar en modo “confirt”, “sport” y “sport plus”. Ya os imagináis, de más duro a menos duro. También la dirección es más deportiva y directa que en la berlina.

En el modo “confort”, la dirección es muy directa para mejorar la maniobrabilidad en ciudad y en maniobras de aparcamiento.

BMW M5

El DSC del nuevo BMW M5 que estabiliza el coche activando los frenos y reduciendo el par motor, incluye ABS, asistencia de frenado en curvas (Cornering Brake Control, CBC), el control dinámico de los frenos (DBC), el asistente de frenado, el sistema de compensación de la fatiga de los frenos, la función de frenado ligero para secar los discos y el asistente para arrancar cuesta arriba.

Pulsando una tecla en el salpicadero, se activa el M Dynamic Mode que hace que el DSC actúe más tarde, con lo que el comportamiento del coche es más deportivo pero controlable al mismo tiempo. Por suerte, también se puede desactivar del todo para disfrutar de algo parecido a la conducción en estado puro.

Los frenos buenos, pero sin carbonocerámicos

Uno de los puntos más criticados históricamente en los BMW M, han sido los frenos. En este caso, la nueva generación del BMW M5 lleva discos de gran tamaño mordidos por pinzas de seis pistones, pero no ofrecen ni como opción los carbonocerámicos.

BMW M5

Ahí Audi le gana la partida, en eso y en que el diseño de las pinzas con el logo de BMW y pintadas en el color de la carrocería, deja bastante que desear. Esperemos que opcionalmente, se puedan elegir en otro color, si no, no me lo compro.

Todavía no se ha desvelado cuando comenzará a llegar a los concesionarios ni el precio que tendrá, pero lo que es seguro es que ya me estoy muriendo por poder probar el nuevo BMW M5 y contaros de primera mano todos los detalles y las sensaciones que transmite el que hasta ahora es el BMW más potente de la historia. Ahí queda eso.

Ver galeria completa » BMW M5 F10 (55 fotos)

En Motorpasión | El BMW M5 (F10) no puede aguantar más y se ha desvelado anticipadamente

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios