Síguenos

2012 Tesla Model S

Al fin, la berlina eléctrica más esperada se pone a la venta oficialmente en Estados Unidos. No tiene ningún extensor de autonomía, es eléctrico puro y duro, pero no es como otros eléctricos que conoceis. Para empezar, el 2012 Tesla Model S tendrá un precio mínimo de 49.900 dólares (tras restar los 7.500 dólares de subvención).

Las primeras 1.000 unidades, que ya están todas vendidas, se llaman Signature, con dos variantes, normal y Performance. Tienen las baterías de más alta especificación, 85 kWh, tres veces y media más que el Nissan Leaf. Sus primeros dueños han pagado por ellos más de 87.900 dólares por el normal y 97.200 dólares por el otro.

Desde luego, no se trata de un coche eléctrico muy asequible, pero desde luego interesa por que no tiene los handicap típicos de los eléctricos. Tiene mucha autonomía, y además, unas prestaciones inimaginables para los otros movidos a electrones. Ahora bien, eso tiene su precio, como vamos a ver desglosadamente.

2012 Tesla Model S

Baterías del Tesla Model S

Se ofrecen cuatro versiones al respecto: 40 kWh, 60 kWh, 85 kWh normal y Performance. Además de la autonomía, varían las prestaciones (limitadas electrónicamente), así como la garantía o la capacidad de recibir una recarga rápida o ultrarrápida. La autonomía es una estimación a 90 km/h constantes.

En el básico, con las baterías de 40 kWh podemos superar los 170 km/h y tener un 0-100 de 6,5 segundos, equivalente a una berlina con más de 200 CV de potencia. A 90 km/h aguantarían 258 kilómetros. Su garantía, de ocho años ó 100.000 millas (160.934 km), es similar a la garantía del Volt o del Prius.

La versión más bestia acelera a 100 km/h en solo 4,4 segundos, rasca los 210 km/h y dura casi 500 kilómetros a 90 km/h. Sus baterías no tienen límite de kilómetros en garantía, pero síguen siendo ocho años. ¿Pero cuánto tiempo tardarían en recargarse?

NOTA: 62 millas = 100 km, no 60 millas, pero es casi lo mismo.

2012 Tesla Model S

Tipos de recarga

Todos los Model S tienen un cargador universal, que recarga a un ritmo de 10 kW. Con 230 voltios, eso implicaría un amperaje muy alto, casi 44 amperios. En un hogar norteamericano, serían 31 millas por hora de carga, es decir, 50 kilómetros. Un hogar unifamiliar típico en España no puede recargar a ese ritmo.

Por 1.500 dólares más (de serie en los Signature) ofrecen doble cargador integrado, con lo cual el coche puede recargarse a un ritmo de 20 kW, pero con un cargador especial que requiere instalación. Eso daría 100 kilómetros de autonomía por cada hora de carga. El cargador de pared son otros 1.200 dólares, total 3.700.

La tercera posibilidad es para electronileras y puntos de recarga especializados. Solo es compatible con las baterías de 85 kWh, y permiten regenerar 258 km de autonomía en solo media hora, a un ritmo de carga salvaje. Eso permitiría al coche cierta capacidad de viaje largo.

2012 Tesla Model S

Pero imaginemos que vamos a ver a un familiar que no tiene puntos de recarga especializados, y pone a nuestra disposición un enchufe con solo 16 amperios. El modelo de 40 kWh, suponiéndolo tieso, tardaría en cargarse casi 11 horas (230 V). El de 85 kWh, para recarga completa, necesitaría algo más de 23 horas.

Pero miremos más allá. Si el tope de gama hace casi 500 km por carga a 90 km/h, y necesita 30 minutos para recargar otros 258 km, ¿cuánto tardaría en hacer unos 750 km? Pues a 90 km/h, casi 9 horas, mas media hora de parada, nunca menos de 10 horas y en las condiciones más optimistas posibles.

Por lo tanto, el Model S, aunque ofrece muy buenas cifras, sigue sin ser un sustituto del coche convencional para viajes largos. Sin embargo, tenemos que admitir que es un avance, aunque sea carísimo: tantas baterías valen una pasta. Con el ión-litio, estos son los límites en tiempo de viaje/recarga y precios.

2012 Tesla Model S

Equipamiento del Tesla Model S

De serie tienen llantas de 19 pulgadas, que en su modelo aerodinámico dan 32 km adicionales de autonomía, aflojando 1.500 dólares más en el básico. También puede tener unas llantas de 21 pulgadas (de serie en los Performance y por 3.500 dólares en el básico) en dos variantes.

El básico tiene tapicería de microfibra, pero los altos de gama tienen cuero Nappa con alcántara y en varios colores. El sistema multimedia con pantalla de 17”, Bluetooth, WiFi… así como el sistema de sonido de 200 watios y siete altavoces… son de serie. Ojo, el equipo de música a todo volumen aumenta el consumo (como en cualquier coche).

Cuenta con tres tipos de techo. Sin coste alguno, se puede elegir entre un techo negro opaco, o en color carrocería. Por 1.500 dólares más, el techo es panorámico, practicable, hecho de vidrio. Bloquea el 93% de la luz visible y el 79% del calor.

2012 Tesla Model S

Además tiene lo siguiente:

  • Paquete Tech: navegador, cámara de aparcamiento, maletero de apertura eléctrica, acceso “sin llaves”, lujces de xenón, antinieblas LED, retrovisores exteriores antideslumbramiento, disco duro de 16 GB, dos tomas USB y enlace casero. Son 3.750 dólares excepto en los Signature.
  • Paquete Sound Studio: Subimos a 580 watios, 12 altavoces, Dolby ProLogic 7.1, disco duro de 16 GB y radio satélite. Son 950 dólares, excepto en los Signature.
  • Suspensión activa por aire: hay que pagar por ella 1.500 dólares en el básico, los demás, de serie. Varía la altura de la suspensión y su comportamiento dependiendo de las condiciones de circulación.
  • Para los padres, se ofrecen asientos en sentido inverso a la marcha para niños, hasta cinco chavales (2+5 plazas), y son plegables. Cuestan 1.500 dólares.
  • Cortinilla de privacidad para el maletero: 250 dólares, salvo en los Signature. Vaya cutrez cobrar por esto.
  • Colores: dos sólidos (blanco, negro), cinco metalizados (plata, azul, verde, gris, marrón – 750 dólares) y dos multicapa (blanco perlado y rojo – 1.500 dólares)

2012 Tesla Model S

En resumen

Sin haberlo conducido, el Model S ya es un coche eléctrico que destierra muchos tópicos típicos sobre este sistema de propulsión. Los coches de dentro de 20 años bien pueden ser así, es muy adelantado a su tiempo, lo que pasa es que a día de hoy, es muy caro. En España habría que sumar aranceles y un 18% de IVA a los precios.

¿Ventajas? Pese a sus prestaciones, no pagaría impuesto de matriculación y mantendría las ventajas de los eléctricos: altísima fiabilidad, máxima eficiencia, contaminación local nula, etc. ¿Pegas? Muy caro, y que los tiempos de recarga no pueden engañar a la física. Solo puede recargarse rápido en lugares muy concretos.

Muchos ya tenéis la respuesta de por qué no se hacen ahora eléctricos con más autonomía o prestaciones, es una cuestión de dinero. Por debajo de 30.000 euros hay lo que hay, por casi el doble hay cosas más interesantes, pero hay que pagarlas. El Model S empieza bien, toda la producción de 2012 ya está vendida, habrá cola.

En Motorpasión Futuro | Tesla desvela el precio y las opciones del Model S

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

32 comentarios