Compartir
Publicidad

Más allá de la mecánica: las familias nos cuentan qué le piden a un monovolumen

Más allá de la mecánica: las familias nos cuentan qué le piden a un monovolumen
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A pesar de que la compra de un nuevo vehículo puede responder al hecho de darse un capricho, lo cierto es que, habitualmente, se trata de un proceso complicado que requiere de horas de meditación y análisis. Un tiempo necesario para conocer si el modelo se adapta a nuestras necesidades y unas prestaciones que cambian de forma radical en función de los usuarios.

Así, hoy nos hemos centrados en aquellos que están pensando en adquirir un monovolumen, porque ¿qué es lo que miran más allá de la mecánica? ¿Cuáles son los imprescindibles que piden las familias reales? Para responder a estas preguntas, hemos contado con la colaboración de varias de ellas, desde las contribuciones de los benjamines de la casa hasta la de los padres con hijos mayores. Y éstas han sido nuestras conclusiones.

El espacio, uno de los grandes imprescindibles

Monovolumen

De esta manera y para empezar, el espacio ha estado presente en todas las conversaciones; un extra que los entrevistados valoran positivamente tanto en la zona de los asientos como en la del maletero. A esta última cuestión se refiere Carolina Alguacil, de 38 años: “hace años que tengo un monovolumen y, desde entonces, me he acostumbrado al espacio y comodidad de este tipo de vehículos”.

“El no tener problemas para cargar es un alivio ya que tiene un maletero muy amplio y los asientos son modulables. Es quizá lo que valore más de este tipo de coches, ya que hago viajes largos frecuentemente y he realizado con él varias mudanzas y compras considerables en el Ikea. El habitáculo es alto, lo que permite, por ejemplo, cargar la sillita de la pequeña sin plegar”, comenta. Algo que dice con conocimiento de causa, pues es madre de una niña de dos años.

Mod Apt575e8e26b0058 2

Precisamente a este uso se refiere Arturo Sánchez, de 52 años, que indica que “ir a Ikea y poder llevarte todo lo que hayas comprado sin hacer malabarismos es algo de agradecer. O ir a hacer la compra y no tener que preocuparte por dónde colocas las bolsas. Da igual lo que hagas, no tienes que preocuparte por el espacio”. Arturo también relata que, cuando compraron el primero, necesitaban hueco extra para llevar maletas, comida y los juguetes de sus niñas cuando visitaban su pueblo.

No tener que preocuparte de dónde guardas las cosas y los objetos, porque tienes espacio suficiente, resulta muy cómodo

“Aunque las niñas crecieron, con el tiempo, las necesidades fueron cambiando pero el espacio seguía siendo necesario. Las maletas en los viajes cada vez eran más grandes y las cosas a transportar cada vez más pesadas. Y además, cuando se te van las hijas de casa, poder ayudarles en las mudanzas te convierte en un padre guay”. “Mi hermana no lo suelta para ir a conciertos, fiestas y festividades varias”, comenta Maite, una de ellas.

Monovolumen

El perfil de Jesús Martín es un tanto distinto, un joven de 31 años que, a pesar de no ser padre, tiene en cuenta el espacio extra que le ofrece un monovolumen. “No tengo hijos, pero como si los tuviera, siempre llevo mil historias en el coche, cosas de motos, gatos de colonias de adopción, etcétera”, apunta.

Jose Ramón Martínez, de 36 años, cuenta la experiencia de su padre: “compró su monovolumen para tener espacio para sus viajes, pero su amplio maletero y sus asientos adicionales le dan mucha versatilidad y ha terminado siendo un coche 'familiar', es decir, el que usamos todos los hermanos para distintos propósitos: para llevar a un familiar minusválido con su silla de ruedas, para irnos de festival con las tiendas y sacos de dormir, para venir del pueblo con cajas y cajas de fruta y verdura”.

Comodidad, distribución y fácil acceso

Mod Rej575e8de6c6d71

Por supuesto, no basta con que el habitáculo sea amplio, sino que el espacio debe estar bien aprovechado, permitiendo acceder fácilmente a los asientos y otros compartimentos y un largo etcétera que puedes imaginar. “El tema vital es el espacio, pero más la distribución del mismo […] hay modelos con interiores modulables que son una virguería”, dice Jesús Martín.

La familia formada por Natalia Reigadas y Juan Manuel Subirán, de 34 y 36 años, respectivamente, lo tuvo claro en este aspecto: “la versatilidad para mover los asientos, la mayor altura de los asientos a la hora de conducir… Tuvimos claro que queríamos un coche familiar en el que viajar, cargar el maletero y sentar a los niños fuese cómodo”.

Mod Apt575e8e32c358f 2

Tano Espinosa, padre y de 46 años, apunta al tamaño y acceso a los mismos: “en muchas ocasiones, la plaza central es mucho más pequeña […], además el acceso no debe ser complicado”, destaca. Por su parte, Óscar Condés, que tiene uno desde hace 8 años (lo compró con 36 años), comenta que les encantaron los asientos elevados “que hacen que vayas sentado más como en un sofá en vez de medio tumbado. Son estupendos para cansarse menos en los viajes largos”.

"Me fijo en que los asientos sean plegables. Si no se usan, queda un maletero inmenso"

Otros que están planteándose comprarse uno son Susana Palacios y Dani López, padres de Noa, una niña de 5 años. “Para mi lo más importante es que los asientos de detrás sean independientes, que quepa una silla de bebé en cada uno. También me fijo en que sean plegables porque, si no se usan, queda un maletero inmenso”.

Seguridad

No han faltado en sus comentarios las referencias a la seguridad, a los sistemas de frenado automático, y otras cuestiones. Tano, en concreto, apunta a que debería ser la misma en todas las plazas; y Dani se refiere a que sean individuales e incluyan ISOFIX.

También contempla otras posibilidades: “antes de la compra de cualquier vehículo estoy mirando en Euroncap lo seguro que resulta ante una colisión”. Y considera incorporar añadidos como control de velocidad adaptativo, alerta de cambio de carril o aviso del ángulo muerto. “Otras medidas como faros de xenón pueden valorarse positivamente”, recalca.

Cristales tintados y climatizador en la parte trasera para los niños

Monovolumen

Sobre todo pensando en proteger del sol a los más pequeños y en evitar que se vea el contenido del habitáculo, son muchos los que se decantan por los cristales tintados y los parasoles integrados. En el caso de Arturo Sánchez, “son imprescindibles para ocultar qué hay en el interior del vehículo. Suelo llevar muchas cosas, algunas de forma permanente en el coche y no me gusta que eso llame a amantes de lo ajeno y llevarme un disgusto”.

Son imprescindibles para ocultar lo que hay dentro del vehículo

Respecto al climatizador y si bien la mayoría de coches se encuentran diseñados para favorecer el confort de todos sus integrantes, no todos cuentan con uno o con aire acondicionado en la parte trasera, algo que los usuarios agradecen durante todo el año. Susana, por ejemplo, es una de ellas. “Noa es muy calurosa, así que es un aspecto que tenemos en cuenta”.

“Descartamos algún vehículo porque el climatizador no tenía salida en las plazas traseras y no conseguía enfriar el aire de manera eficiente”, dice Tano, que también se fijó en los parasoles para impedir el paso de la luz y evitar que se calentaran los asientos.

Navegador integrado, cámara de visión trasera y funciones automatizadas

Mod Rej575e8dfbee0dc

Si bien no figura entre sus primeras premisas, lo cierto es que las familias que han participado en este artículo han destacado también cuestiones como el navegador integrado, la cámara de visión trasera y otras funciones automatizadas como el plegado automático de los retrovisores.

De hecho, Jesús Martín relaciona este punto a las distracciones al volante: “la gente con niños quiere las menos distracciones posibles, así que caja de cambios automática, control de crucero —si es adaptativo mejor— y funciones automatizadas como luces, limpias, o incluso aparcamiento son temas golosones”, cuenta. “También es interesante los sensores de aparcamiento, porque estos bichos suelen ser grandes”, remata.

espejo retrovisor

Para Arturo, en todo caso, "son unos extras a los que acabas acostumbrándote y de los que finalmente ya no puedes prescindir”. Otro detalle “al que no le daba importancia y al final ha resultado ser muy útil” es el cierre automático de retrovisores: “aparcando en la calle, no sabes qué desconsiderado puede aparcar a tu lado y hacerte un destrozo”. Subirán y Reigadas comparten su opinión: “el equipamiento adicional como el GPS y el asistente de aparcamiento en un principio no eran imprescindibles para la compra y ahora no podríamos vivir sin ellos”.

“Como en cualquier otro tipo de vehículo, existen multitud de detalles que cada vez son más comunes en la actualidad como los elevalunas eléctricos, el climatizador, los sensores de aparcamiento, limpiaparabrisas automáticos, un buen equipo de sonido con bluetooth para el móvil, velocidad de crucero. Todo ello ya se ha convertido en algo indispensable”, dice Dani.

Las declaraciones de Óscar reafirman su discurso, pues comenta que, con el tiempo, se ha acostumbrado a “cosas como el limpiaparabrisas automático”, el control de velocidad y también al cubre maletero. “Me lo compré casi de rebote y ha sido muy útil porque el maletero lo llevo siempre abierto a la zona de los pasajeros y como tengo las lunas traseras tintadas —otro must have— no se ve lo que hay detrás”, nos explica.

Confort y tecnología para los más pequeños

Family 1784371 1920

Pensando en los niños los sistemas de entretenimiento o, en su defecto, los conectores adicionales para cargar dispositivos, pueden, según la mayoría, salvarnos de los viajes de larga distancia. Los huecos y complementos adicionales también son de gran ayuda.

“Los detalles que hacen más cómodos los desplazamientos largos, como los posavasos, el reposabrazos, el compartimento para las gafas de sol”, comenta José Ramón. Jesús, por su parte, afirma que el equipamiento de confort y entretenimiento con cuestiones relevantes, pues “los chicos tienen que ir entretenidos, deben tener huecos para guardar sus cosas, y si pueden tener TV atrás y superficies donde apoyarse, mejor que mejor”.

Los detalles hacen los desplazamientos largos más llevaderos

A mi me gusta que tenga huecos para las bebidas, para poner los vasos y el zumo y dejar cosas […]; también me gusta ver la tablet en el coche”, comenta la pequeña Noa. Su padre, Dani, también se centra en los acabados de los asientos por cuestiones prácticas: “deben ser fáciles de limpiar, porque con niños es muy habitual que todo quede manchado”.

Extras

Miriam, Cayetana y Emma, las hijas preadolescentes de Tano, disfrutan de otra manera del vehículo. “Para ellas, lo más importante es el DVD que incorporamos al coche y que sólo usamos en los viajes largos. También disfrutan del espacio que les proporciona el coche, para ellas y para todas sus maletas. Las plazas traseras nos permiten que de vez en cuando puedan invitar a alguna amiga, aunque no les gusta mucho ir ahí ya que dicen que se marean. Ahora que tienen teléfono, les gusta poderlo cargar en el coche y poner su música con el bluetooth”, relata su padre.

Subirán y Reigadas, por otra parte, se refieren a estos apartados como algo adicional para ilusionarse: “una vez que teníamos claro que queríamos un monovolumen fueron detalles como las plazas adicionales (asientos que salen del maletero), enchufe adicional en el maletero, el limitador de velocidad, volante con el que controlas todo el coche (música, navegador, teléfono...) lo que nos hizo ilusionarnos por el cambio de coche".

Las demandas de los usuarios frente al nuevo XLV de SsangYong

Mod Rej575e8dbe443be

Dicho lo cual y analizadas sus respuestas, el nuevo XVL de SsangYong es un modelo que podría adaptarse a varios de los requisitos demandados por los entrevistados. Así y respecto al espacio, ofrece 720 litros de maletero y permite abatir los asientos de la segunda fila, incluso en su totalidad, un aspecto perfecto para cargar objetos grandes con mayor comodidad. Además, la sección de carga viene con ganchos, red para el equipaje, y toma de corriente de 12V.

También tiene numerosos compartimentos para dar cabida a una tablet, para dejar botellas de agua de hasta litro y medio. Según la gama y si seguimos pensando en los más pequeños, viene con tapicería de cuero sintético fácil de limpiar y con cristales tintados o con protección solar. El cierre de seguridad, los anclajes ISOFIX, y el climatizador son otros de los extras más demandados.

Mod Car575e8c8930449

Haciendo referencia en concreto a la cuestión de la seguridad, no podemos dejar de mencionar que el XLV está equipado con varios sistemas que asisten al conductor y que se anticipan a los problemas potenciales. Por ejemplo, el Programa Electrónico de Estabilidad (ESP) controla velocidad y equilibrio, posición del acelerador, ángulo de dirección y hasta la potencia del motor. Hasta se hace cargo de los frenos si el conductor pierde el control.

Otros añadidos que contemplan los compradores y que quedan reflejados en el nuevo XLV son que dispone de una bandeja cubremaletero y red portaequipajes, asiento del conductor ajustable en altura, sensor de lluvia; y luces con encendido automático, cámara de ayuda y sistema trasero de ayuda en el aparcamiento para ciertos acabados Premium. También existe la posibilidad de incluir navegador y otras prestaciones similares.

Imágenes | Unsplash (1), (2), (3), (4), Pixabay

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos