Sigue a Motorpasión

Ariel Atom McMenú

Cuando probé el Mercedes-Benz SLS AMG, se me ocurrió ir a un McAuto en él. Y cuando intentaba hacer mi pedido por la ventanilla, me di cuenta de que no era precisamente el coche más apropiado para ese cometido. Así que lo dejé en el parking, y me fui a comer el McMenú dentro mientras miraba el precioso coche a través de la ventana.

Pero hay otros coches que tampoco son apropiados para tomar un McMenú, sobre todo si se trata de tomarlo en marcha mientras otro conduce. ¿Recordáis aquel coche que puso más arrugas de las habituales en la cara de Jeremy Clarkson? Si, estamos hablando del Ariel Atom.

El prestacional bilplaza carece de protección aerodinámica, por lo que montar en él sin casco es una maniobra peligrosa. Si a esto le unimos que es más rápido que la mayoría de superdeportivos del mercado, y que sus aceleraciones y frenadas pueden llegar a hacerte perder el sentido, es fácil imaginarse de que clase de coche hablamos.

Así que ¿qué ocurre si intentas comer un McMenú en marcha? ¿Llegas a saborear el Whopper? ¿Las patatas llegan a tu boca? ¿Eres capaz de saciar la sed con ese refresco de tamaño gigante?

No hace falta decir más. Si estás montado en un Ariel Atom y te entran ganas de comerte un McMenú, lo más recomendable es que lo hagas en parado o te lleves la comida a casa. Al menos, en caso de hacer esto último, sabrás seguro que la comida llega comida a casa. Y es que el Ariel Atom, corre mucho.

Vía | GT Spirit

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

49 comentarios