Compartir
Publicidad

Mira los comienzos poco glamurosos de la conducción autónoma con este Chevrolet Van

Mira los comienzos poco glamurosos de la conducción autónoma con este Chevrolet Van
Guardar
4 Comentarios
Publicidad

Últimamente se habla mucho de los coches autónomos y todo apunta a que serán el futuro de la automoción. Como muchas otros avances tecnológicos no es algo reciente y que los ingenieros hayan empezado a desarrollar ahora.

Al igual que internet, popularizado en Europa en los año 90 (si hacemos caso omiso de curioso Minitel francés de los años 80), es una invención que se remonta a los años 60, el coche autónomo no nació ayer. De hecho, a principios de los años 80 el coche autónomo estaba ya en una fase bastante avanzada de desarrollo.

En 1983, la universidad de Carnegie Mellon (Pensilvania) fabricó un pequeño vehículo todoterreno bautizado Terregator (por Terrestrial Navigator). Éste utilizaba una combinación de láser, sonar, giroscopio y cámaras de vídeo (añade un Lidar y/o un radar y es cómo se mueven en la actualidad) para moverse por un entorno sin caminos. Vale que no era rápido, pero piensa que en 1983 apareció el primer ordenador doméstico con interfaz (Apple Lisa) y la memoria RAM de un ordenador de casa tenía la friolera de 64 kb.

Luego, en 1986, Carnegie Mellon construyó el NavLab1, sobre la base de una furgoneta Chevrolet. Formaba parte de una serie de 11 vehículos de investigación sobre vehículos autónomos. Este Chevrolet podía salir a la carretera y circular por sí solo hasta una velocidad de 20 mph (32 km/h). Como era una furgoneta, el equipo de investigación podía subirse a bordo.

Así, como quien no quiere la cosa, uno de los primeros vehículos autónomos era una furgoneta Chevrolet. Vale, no tiene el mismo glamur que un Tesla o un Mercedes Clase E, por ejemplo, pero por algo había que empezar.

En Motorpasión | Ser ingeniero de coches autónomos, cobrando 233.000 dólares al año

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos