Síguenos

Hay pasiones por el Motor que resultan curiosas. La de las transformaciones, según cómo, es una de esas. Y cuando hablamos de transformar un Hyundai Coupé en una réplica de Rayo McQueen, la cosa adquiere tintes de expectación. Más, cuando se producen en nuestro propio país. En Badajoz, para ser exactos. Su autor es el artista Rafael Galindo, todo un manitas de los coches.

Galindo, propietario de un negocio de chapa y pintura que va por las 42 primaveras, tiene un hijo que con 4 añitos quedó prendado de los coches de la película ‘Cars‘, y como es lógico el chavalín le dijo a su papi que quería uno. ¿Y quién le negaría el capricho de un coche a una criatura? Galindo había restaurado un Austin Morris de 1972, un Ford Granada Familiar y un Renault 4 de 1978. Total, que al buen hombre ya no le venía de aquí y se puso manos a la obra. Por su hijo, claro.

El chapista pensó en coches que pudieran asemejarse al popular personaje de animación, y al final eligió un Hyundai, aunque en la parte posterior tuvo que elevarle un alerón hasta lo indecible. Ahora su réplica de McQueen, con sus propias excentricidades —como la leyenda Raf-fael en vez de Rust-eze o el dorsal 94, por ser ese el año en que abrió su taller, en vez del 95 original—, es todo un fenómeno en la zona. Mientras, Galindo tiene ya planes para recrear a Mate, la grúa de la película de Pixar.

Vía | Hoy. ¡Un saludo para Pro biex!

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

35 comentarios