Compartir
Publicidad

La recarga inalámbrica para el Tesla Model S estará disponible este mismo año

La recarga inalámbrica para el Tesla Model S estará disponible este mismo año
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Por el momento los coches eléctricos cuentan con varias limitaciones y resultan prácticos para gente que realiza una utilización muy concreta (y conocemos algún caso), pero no para todo el mundo. Esto está cambiando y bastante, ya que los fabricantes se esfuerzan por desarrollar baterías que tengan cada vez más autonomía y que se recarguen en menos tiempo.

Pero ésas son sólo dos de las limitaciones de los coches eléctricos, el precio suele ser otra, como el tener a mano puntos de recarga. Pero hay otra que puede pasarte desapercibida si no has conducido un coche de este tipo, el maldito cable de recarga.

Plugless 2

Si tienes un coche eléctrico también tienes un cargador en casa del que, seguramente, cuelga un cable bien enrollado y limpito, pero lo normal es llevar un segundo cable de emergencia en el maletero por lo que pueda pasar. Y ese otro cable ya no suele estar tan limpio porque toca suelo ajeno cuando lo colocas y te manchas las manos cada vez que lo manipulas.

Puedes ponerte guantes, pero la recarga inalámbrica parece una opción mucho más interesante y con más ventajas ¿no? Ya hemos hablado de cargadores inalámbricos y hoy vamos a concretar un poco más, porque el famoso Tesla Model S podrá contar con un cargador de este tipo este mismo año, al menos en Estados Unidos gracias a Plugless.

Entre 30 y 40 kilómetros de autonomía por hora

Su precio es de 3.420 dólares y estará disponible en otoño, pero los que hayan reservado o reserven en agosto (señal reembolsable) se ahorrarán 980 dólares. Por el momento sólo estará disponible para los Tesla con tracción trasera, los técnicos de Plugless están todavía desarrollando este tipo de cargador para los de tracción total.

Este cargador de 7.2kW recarga el Model S a un ritmo de entre 30 y 40 kilómetros más de autonomía por hora, funciona entre -18 y 50 grados de temperatura, los materiales están garantizados para al menos ocho años tanto en interior como en exterior y, lo más importante, utilizarlo es tan fácil como aparcar sobre la plataforma del cargador (sin pisarlo, por favor), comprobar que la lucecita del poste asociado se pone verde y ya está.

Está claro que de momento será para uso particular y ahí la ventaja no es tan grande, pero seguro que en un futuro podemos ver este tipo de cargadores en la calle y eso sí que será un gran avance.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos