Sigue a

Accidente de tráfico

Leo y no sin preocupación en elmundo.es que está aumentando el número de indultos por delitos de seguridad vial. Sobre todo porque algunos de los indultados han sido causantes de accidentes con víctimas mortales. En lo que va de año Desde enero de 2012 ya se han producido seis. Entre ellos, a un kamikaze involucrado en un accidente con un muerto y un herido, y otro que provocó un accidente en el que murieron tres personas de 15, 17 y 21 años.

Es un tema muy serio y no es cuestión de hacer carnaza, pero a falta de explicaciones más profundas, a los ciudadanos normales se nos queda una cara de incredulidad importante cuando nos informan de estas cosas. Se supone que los casos indultados han tenido un juicio justo, cuya condena impuesta por profesionales de la justicia está suficientemente sustentada y fundada. Es difícil entender que después un grupo de políticos (y da igual el signo), cambien las condenas, o directamente las supriman.

Bien es cierto que tras las penas de prisión está el objetivo de la reinserción social del condenado. Existe también el arrepentimiento y, cómo no, la magnanimidad de la sociedad que es capaz de perdonar los actos que van contra ella. El problema, en mi opinión, es que si no se trasladan al público todos los motivos que conducen al acto del perdón, la sensación que se percibe es de impunidad para ciertos individuos.

Si el indulto es una medida excepcional, excepcionales deben ser las explicaciones, porque de lo contrario las víctimas, sus familias, las asociaciones que las representan y el resto de los ciudadanos, no sólo nos indignamos y con razón, sino que acabamos dudando seriamente de que exista la justicia. Si no creemos en el Estado de derecho, mal vamos.

Imagen | Rian Castillo
Más información | El Mundo (edición online)
En Motorpasión | Un kamikaze, indultado por el Consejo de Ministros

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

32 comentarios