Compartir
Publicidad
Audi RS 6 Avant performance: un familiar de 605 CV, racional y pasional a partes iguales
Pruebas de coches

Audi RS 6 Avant performance: un familiar de 605 CV, racional y pasional a partes iguales

Publicidad
Publicidad

A principios de año nos pusimos al volante del Audi RS 6 Avant, un familiar capaz de conquistar tanto tu lado racional como el más pasional, y ahora hemos podido conocer más de cerca una versión aún más brutal, de apellido performance, que incluye todavía más chucherías y, por si no era suficiente con lo que ofrecía el modelo normal, es más potente y tiene mejores prestaciones.

Aunque no estamos del todo seguros de la necesidad de un toque extra de brutalidad para un coche como el RS 6 Avant, que ya de serie es un auténtico espectáculo, en Audi han debido ver que hay demanda para ir un paso más allá con el modelo, así que decidieron que tanto el RS 6 como el RS 7 necesitaban una versión performance que llevara la potencia hasta los 605 CV, nada menos.

Después de pasar varios días y cientos de kilómetros con el modelo vamos a intentar resumir en varios puntos clave qué hace de este coche uno de los más especiales del mercado, por qué enamora a primera vista y también tras conducirlo, y por último qué fallos se le pueden encontrar, si es que los tiene. ¿Te subes con nosotros a esta ranchera de altísimos vuelos?

Audi RS 6 Avant performance, prueba

Superdeportivo en formato discreto

Un superdeportivo biplaza como el Audi R8 V10 Plus es un vehículo con mayúsculas, capaz de merendarse a la gran mayoría de competidores del mercado y, también, un coche con el que es imposible no atraer miradas. Con él te harán fotos en los semáforos o en plena carretera y nadie se resistirá a mirarte para saber quién lo conduce, por si fueras el futbolista de moda o el cantante del momento. Digamos que tienes que acostumbrarte a que te miren, sí o sí.

Por el contrario, con el Audi RS 6 Avant performance sólo los que realmente saben algo de coches reconocen que es un misil tierra-tierra. No tiene forma de coupé, no es biplaza, el motor no está a la vista y, por tanto, no llama tanto la atención, ya que para el común de los mortales no deja de ser una ranchera, por muy bonita que parezca. Pero ojo, bajo esa apariencia familiar hay un poderoso 4.0 TFSI que tiene sólo 5 CV menos que el V10 Plus de su hermano mayor, y eso es mucho decir.

Aún así, no es que al RS 6 performance le falten detalles para atraer miradas de los más petrolhead, ya que incorpora gominolas como paragolpes específicos, taloneras más grandes, inscripción quattro en la parrilla inferior delantera, impontente difusor o llantas de aleación ligera de 21 pulgadas (con gomas 285/30 R21) y en acabado titanio mate (a juego con detalles como retrovisores o marcos de las ventanillas). Nuestra unidad, eso sí, equipa el paquete carbono (5.010 euros) que supone tener difusor, splitter delantero o entradas de aire en fibra de carbono vista. Los retrovisores de carbono van a parte (1.845 euros).

Audi RS 6 Avant performance, prueba

Con 605 CV, poca competencia

El motor 4.0 TFSI en configuración V8 es el mismo que en el RS 6 "normal" (560 CV), pero la potencia llega ahora a 605 CV entre 6.100 y 6.800 RPM. El par motor máximo es idéntico, de 700 Nm, pero está disponible desde 1.750 hasta 6.000 vueltas (hasta 5.500 vueltas en el RS 6), y además la función overboost permite obtener durante unos segundos un pico de par de 750 Nm entre 2.500 y 5.500 RPM. Como no podía ser de otra forma, la tracción quattro de la casa es la encargada de transmitir toda esa fuerza bruta al asfalto.

¿Y esto qué significa en la práctica? Pues que muy poquitos coches le tosen a este RS 6 performance. Es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3,7 segundos (¡un familiar de casi dos toneladas!), de 0 a 200 km/h en 12,1 segundos y puede alcanzar una velocidad máxima de 250 km/h (de serie), 280 km/h (paquete dynamic -3.695 euros-) ó 305 km/h (paquete dynamic plus -13.250 euros-).

Y... ¿se notan los 45 CV de diferencia? Pues lo cierto es que moviéndose en semejantes cifras ya es complicado notar diferencias, sobre todo si no te bajas de uno y te subes al otro acto seguido, pero quizá lo más notable es ese punto extra de aceleración (dos décimas, concretamente), que logra pegarte aún más al asiento al hacer uso del programa launch control de la caja de cambios. Es brutal, de cualquiera de las maneras.

Audi RS 6 Avant performance, prueba
Audi RS 6 Avant performance, prueba

Lo impresionante no es sólo la velocidad en línea recta, que lo es, sino también la capacidad de tracción y el comportamiento dinámico. Con el paquete dynamic plus, que incluye dirección dinámica, frenos carbocerámicos y suspensión deportiva plus RS, entre otras cosas, las capacidades del modelo son sorprendentes. A pesar de sus 1.950 kilogramos de peso se mueve con una agilidad que escapa a la lógica y el equipo de frenos es tan potente como podríamos desear.

El paso por curva del modelo te deja mudo. No esperas que un familiar de casi 5 metros de largo y casi 2 toneladas de peso -20 milímetros más bajo que el RS 6 normal- pueda ir tan rápido y poniéndote las cosas tan fáciles como conductor. Es realmente espectacular. Tanto que llegas a plantearte si de verdad es necesario renunciar a las comodidades de un familiar para tener sensaciones de superdeportivo. No es tan ágil como un biplaza mucho más ligero, por supuesto, pero impresiona tanto como uno de ellos y su polivalencia es indiscutible.

Más cómodo de lo que esperas

Por muy familiar que sea, tiene 605 CV, y con semejante cuadra bajo el capó esperas que la suspensión sea dura para contener los movimientos de carrocería, y lo es, pero sólo cuando tú quieras. Vamos, que ya de serie la suspensión es neumática adaptativa (aunque hay otras dos opciones de corte más deportivo incluídas en los paquetes dynamic y dynamic plus), por lo que se puede circular eligiendo la dureza deseada de los amortiguadores.

Audi RS 6 Avant performance, prueba
Audi RS 6 Avant performance, prueba

Esto supone que, en el modo de conducción auto (o eligiendo nosotros directamente el modo comfort), el RS 6 es capaz de devorar kilómetros y kilómetros en carretera sin que sus ocupantes se resientan. Es casi tan cómodo para viajes como un A6 cualquiera, a pesar de la sorpresa que nos espera como se nos ocurra dar un zapatazo con el pie derecho.

Si elegimos el modo dynamic la cosa cambia, y mucho. El coche se transforma, literalmente. La suspensión resulta mucho más rígida y se nota cada imperfección del asfalto, a lo que hay que sumar un sonido de escape aún más grave y profundo (se abre una válvula para conseguir un sonido más bestia -también si activamos el modo S de la caja de cambios-) y la presencia de constantes petardeos cada vez que levantamos el pie del acelerador o reducimos una marcha.

Las ventajas de un familiar

Es rápido y cómodo, pero lo mejor de todo es la versatilidad que ofrece la carrocería familiar o Avant, tanto por el espacio interior, con plazas amplias y cómodas tanto delante como detrás, como por el gigantesco maletero que tiene una capacidad de 565 a 1.680 litros. Cuenta además con un doble fondo, sistemas para organizar la carga (argollas, gomas, redes, etc...) o abatimiento automático de los asientos traseros con sólo tocar un botón.

Audi RS 6 Avant performance, prueba
Audi RS 6 Avant performance, prueba

Por supuesto, la clase del modelo en el exterior también se traslada al interior, donde nos dan la bienvenida materiales de gran calidad como cuero, alcántara -forrado de puertas, techo (opcional), etc...- o fibra de carbono con inserciones de color azul. El aspecto es inmejorable, como es costumbre en Audi, y los ajustes y acabados también lo son. El cuadro de mandos sigue siendo analógico (todavía no ha llegado a este modelo el Audi Virtual Cockpit) pero los relojes son tan clásicos como atractivos.

Mención especial merecen los asientos, de gran aspecto, tapizados en cuero Valcona y alcántara, con costuras en contraste de color azul, muy mullidos e ideales tanto para panzadas de kilómetros como para darse alegrías al volante -por las generosas orejas laterales que sujetan bien el cuerpo-. Si bien el volante de serie está achatado en su parte inferior, el calefactado de esta unidad es más clásico, totalmente redondo.

Algo malo tendrá, ¿no?

Pues después de varios cientos de kilómetros es complicado encontrarle pegas al RS 6 Avant performance, aunque hay un par de cosas que no nos han convencido del todo en un coche así.

Quizá lo menos bueno del modelo es que, para su precio (casi 144.000 euros de base), equipa unas levas de cambio de plástico tras el volante. Tienen un tacto mucho más barato que el de otros elementos del vehículo, lo que nos invita a pensar que estamos a los mandos de un Audi cualquiera -y nada más lejos de la realidad-. Un modelo de semejante categoría y precio debería equipar unas levas de aluminio, como poco, ¿no os parece?

Audi RS 6 Avant performance, prueba

Y por otro lado, aunque también tiene que ver con las levas, es que el cambio tiptronic de 8 velocidades, de convertidor de par, resulta ideal en modo automático pero no tan agradable cuando queremos cambiar nosotros de forma manual a través de dichas levas. Al hacerlo encontramos cierto retraso entre el toque de la leva y la transición entre marchas (tanto al subir como al bajar), lo que te acaba empujando a hacer uso del modo automático, más rápido y eficaz.

Ya para terminar, y aunque no es un fallo pero sí algo en contra, es el consumo de combustible, sobre todo en conducción deportiva. El modelo homologa 9,6 litros a los cien kilómetros, pero incluso en vías rápidas el consumo está más cerca de los 11 ó 12 litros (y eso que lleva desconexión selectiva de cilindros). En conducción alegre se catapulta a 18 litros tranquilamente, sobre todo si abusamos del acelerador en carreteras de montaña, por ejemplo.

Audi RS 6 Avant: nuestra puntuación

8.7

Diseño exterior9
Diseño interior9
Calidad9
Habitabilidad9
Maletero9
Motor10
Seguridad9
Comportamiento9
Comodidad8
Precio6

A favor

  • Motor espectacular
  • Comodidad de marcha
  • Calidad de fabricación
  • Nivel de prestaciones
  • Habitabilidad y maletero

En contra

  • Precio elevado
  • Cambio con levas lento
  • Consumo poco ajustado

Audi RS 6 Avant performance, prueba

Ficha técnica

Versión probada   performance
Cilindrada3.993 cm³ Tipo de tracciónIntegral
Bloque motorV8 biturbo CombustibleGasolina
Potencia (CV @ rpm)605 @ 6.100-6.800 Capacidad del depósito75 litros
Par motor (Nm @ rpm)700 @ 1.750-6.000 Consumo urbano13,4 l/100 km
Masa en vacío1.950 kg Consumo extraurbano7,4 l/100 km
Velocidad máxima250-305 km/h Consumo combinado9,6 l/100 km
Aceleración 0-100 km/h3,7 segundos Capacidad maletero565 - 1.680 litros
TransmisiónAutomática 8 velocidades Precio143.660 euros

El coche para esta prueba ha sido prestado por Audi. Para más información consulta nuestra guía de relaciones con empresas

Fotografía | Javier Álvarez


En Motorpasión | Audi RS6 Avant, probamos el coche por el que querrás ser padre

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos