Publicidad
Publicidad

Así se rompe un motor en Slow-motion

Así se rompe un motor en Slow-motion
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Una larga y frondosa humareda blanca. Ese es el signo inconfundible de que algo no va bien en el motor, habitualmente significa la rotura definitiva del propulsor. En casos extremos, incluso se puede ver alguna que otra llamarada brotando como lenguas de fuego. Acostumbrados a verlo en la Fórmula 1, hoy os enseñamos este fenómeno de la mano de los Stadium Super Trucks y echando mano del tan trillado Slow-Mo.

En concreto esto le ocurrió a Adrian Cenni mientras disputaba la carrera en el Crandon International Raceway a bordo de estas bestias que ya lanzaron al estrellazgo las carreras deportivas de Jimmie Johnson o Robby Gordon. Desde luego, es impresionante ver como se forman esos aros de humo blanco mientras el piloto ya se da cuenta de que su carrera ha terminado en ese momento.

Vía | Jalopnik

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Menú

Lo nuevo en motorpasion

Ver más artículos