Sigue a

Ferrari 275 GTB4

Steve McQueen tuvo varios coches de Maranello, este concretamente es un Ferrari 275 GTB4. Las imágenes de época muestran a un coupé, pero en los años 80 fue transformado en un descapotable, luego de la muerte del primer dueño. El propietario actual lo ha llevado a Ferrari Clasiche, donde están especializados en cavallinos clásicos.

El objetivo es certificarlo y validarlo, le dará más valor al coche, pero en Ferrari exigen que el coche esté tal y como salió de fábrica. La solución era simple, volver a convertir el coche en un coupé. Costará un dineral pero a buen seguro quedará compensado si algún día lo vende por un gritón de euros.

Esto de hacer la restauración de un Ferrari en la propia Ferrari no debe ser barato, pero teóricamente el resultado debería ser inmejorable. La restauración todavía no ha terminado, llevará algún tiempo. Los Ferrari de los 50 y 60, especialmente los de baja tirada, alcanzan precios astronómicos. Es mejor que invertir en oro.

Ferrari 275 GTB4

Desde que se montó la división Ferrari Clasiche en 2006, han recibido 3.300 peticiones de certificación, para lo cual se ha utilizado la incalculablemente valiosa documentación original de Maranello. Tengo ganas de ver cómo queda.

Hace unos años, os hablamos del primer Ferrari que tuvo McQueen, un Ferrari 250 GT Lusso de 1963, que fue vendido en 2007. Alcanzó un valor de 2,3 millones de dólares en ese año, pero las cifras que han alcanzado otros Ferrari quitan el hipo. El 250 GT que se hizo para Stirling Moss costó la barbaridad de 35 millones de dólares (28,22 millones de euros), el coche más caro del mundo.

Ferrari 275 GTB4

Ferrari 275 GTB4

Por lo tanto, parece que la inversión en estos coches, por alta que pueda parecer, es muy racional, porque nunca bajan, como los pisos antaño. ¿Estamos ante una burbuja o es que al ser bonitos, escasos y raros en el mercado cada vez van a costar más?

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

19 comentarios