Sigue a Motorpasión

Gräf & Stift Double Phaeton

Gräf & Stift Double Phaeton (1911)

En la primera parte de la historia del descapotable nos quedamos en 1910, año en que Cadillac presentó el primer coche con techo rígido. En esta segunda parte vamos a repasar algunos de los mejores descapotables, de un periodo que abarca desde 1911 hasta la Gran Depresión de 1929. En estos casi 20 años de Historia ocurrieron hechos que marcaron a la sociedad y cómo no, a la industria del automóvil.

La Primera Guerra Mundial (1914-1918), fue uno de ellos, y tras la guerra vinieron los locos años 20, un periodo de prosperidad en Estados Unidos como no se había conocido antes. El crecimiento fuera de control y la especulación desembocaron en el Jueves Negro (24 de octubre de 1929), comenzando la Gran Depresión.

Desde la óptica de la industria automovilística, durante la segunda década del Siglo XX el sector se afianzó, tanto en los años anteriores a la guerra, como durante la contienda. De hecho, la Primera Guerra Mundial empezó técnicamente en un descapotable, el Gräf & Stift Double Phaeton de 1911 que aparece en la imagen. En él murió asesinado a tiros el archiduque Francisco Fernando de Austria, heredero del imperio Austro-Húngaro, el 28 de junio de 1914 en Sarajevo. Los incidentes diplomáticos que ocurrieron tras el magnicidio desembocaron en la I Gran Guerra.

Dos italianos de altura y un representante checo

Como muestra representativa de los años anteriores al primer conflicto mundial, he elegido dos modelos italianos por tener una referencia de lo que se estaba construyendo en el país transalpino: el Alfa 24 HP y el Fiat Zero, y un coche checo, el Laurin-Klement de 1912

Alfa 24 HP

En 1906 el constructor francés Alexandre Darracq se había trasladado a la localidad italiana de Portello para construir automóviles (como el Darracq 8/10 HP). La aventura no tuvo éxito y un grupo de industriales lombardos se hicieron cargo de las instalaciones, fundando la Societá Anonima Lombarda Fabricia Automobili (ALFA), que posteriormente se convertiría en Alfa Romeo.

Alfa Romeo 24 HP de 1910 Alfa Romeo 24 HP (1910)

El primer ALFA que salió de la fábrica en 1910 fue un descapotable conocido como Alfa 24 HP, un vehículo en la línea europea de la época, dotado de un motor de cuatro cilindros y 2.413 cc de cilindrada, que entregaba una potencia de 24 cv.

Fiat Zero

Este modelo es una muestra de cómo la situación socio-económica influyó en la construcción de automóviles. En la década anterior, Fiat estaba construyendo vehículos de gran lujo con poderosos motores de hasta 10 litros de cilindrada, en los que empleaba las tecnologías más modernas; desde la suspensión por ballestas creada por Mercedes, al motor de arranque por aire comprimido. Superada la barrera de 1910 y ante la negra perspectiva política y social que se dibujaba en el horizonte, la firma italiana decidió construir un coche más asequible.

Fiat Zero 1913 Fiat Zero (1913)

Este fue el Fiat Zero, un descapotable con motor de cuatro cilindros y 19 cv de potencia, que ponía al alcance de la clase media-alta un buen coche derivado de la experiencia de sus predecesores. El modelo se empezó a comercializar en 1912. La guerra eliminó la posibilidad de ampliar horizontes con la exportación y finalmente en 1915 dejó de fabricarse.

Laurin-Klement

Laurin & Klement fue una empresa Austro-Húngara (actual República Checa) que, como otros muchos, se dedicó a la construcción de automóviles tras años de fabricar bicicletas. En 1907 ya disponía de un catálogo de nuevo modelos diferentes, que comprendía potentes vehículos de competición de cuatro cilindros y utilitarios de dos cilindros en V.

El modelo seleccionado en esta muestra es el construido en 1912, cuya imagen no he conseguido libre de derechos, pero que podéis admirar en Flickr. Se trata de un precioso biplaza descapotable de cuatro cilindros y 1.770 cc, que entregaba 15 cv de potencia. Laurin & Klement llegó a ser el primer fabricante del imperio Austro-Húngaro, con gran proyección internacional. En 1925 se fusionó con Škoda.

Los locos años 20

He estado un buen rato pensando qué descapotables elegir para simbolizar los felices años 20. Cómo sintetizar en pocos modelos la música de Duke Ellington y Louis Armstrong, la Ley seca, el voto femenino, el descubrimiento de la penicilina, el Ulises de James Joyce, la creación de la Unión Soviética o el Partido Comunista Chino. He llegado a una conclusión: no soy capaz.

Mercedes 24/110/160 PS Mercedes 24/110/160 PS (1924)

Así que voy a ser parcial casi por completo, eligiendo mis dos modelos favoritos de aquellos años a ambos lados del Atlántico, y algo más personal que queda para el final. El representante europeo es el Mercedes 24/100/140 PS, y del lado americano el Cadillac 341 Roadster.

Mercedes 24/100/140 PS

La elección de este modelo es algo más que un capricho, hay cierta unanimidad en considerar a este descapotable como el mejor coche del mundo en su época. No es para menos. El responsable del modelo fue Ferdinand Porsche, también padre de VW Beatle y fundador de Porsche AG.

El motor, un seis cilindros de 6.240 cc equipado con compresor, capaz de generar una potencia máxima de 140 cv. Los números identificativos del modelo indican respectivamente potencia fiscal, caballos funcionando sin compresor y los que daba con él. Respecto del diseño, ahí tenéis la imagen, habla por sí misma. Este modelo se comercializó entre 1924 y 1925.

Cadillac 341 Roadster

Cadillac 341 Roadster Cadillac 341 Roadster (1929)

Los Cadillac Series 341 simbolizan en cierta medida a la sociedad americana de los años 20: crecimiento económico, Jazz, Al Capone, cabarets y night-clubs, Elliot Ness y Josephine Baker. El Cadillac 341 Roadster (1929), es la muestra en descapotable de un modelo económico que se derrumbó.

Cadillac había comenzado su particular periodo clásico en 1924. Los poderosos motores y robustos chasis que incluía en sus unidades, eran capaces de mover y albergar cualquier carrocería, un aspecto en el que la marca estaba por detrás de la competencia.

General Motors creó una división especializada en construcción de carrocerías que, en algunos casos, se adaptaban a gusto del cliente. La primera serie que incorporó los logros de este departamento especial fue la 341. Máquinas enormes, con más de tres metros y medio de distancia entre ejes, y motores de ocho cilindros que superaban los 5,5 litros y los 120 cv, cuidadas en su revestimiento exterior hasta alcanzar la perfección. El Cadillac 341 Roadster representa el punto cumbre de una era irrepetible.

Fiat 509

Después de ver los dos modelos anteriores, más de uno puede plantearse qué hace un modesto Fiat 509 en esta selección. Un humilde descapotable de 990 cc, cuatro cilindros y 22 cv. Ya lo dije, no iba a ser imparcial. Este coche es el modelo clásico más antiguo que he tenido oportunidad de conducir, y lo hice a una edad tan temprana que no tenía carnet (el delito ha prescrito ya).

Aún recuerdo con emoción el dulce traqueteo del motor, la palanca situada en el volante para variar el avance o retroceso del encendido, y la dificultad para engranar una marcha incluso efectuando doble embrague. También el fino pedal del acelerador, que si la memoria no falla, estaba situado en el centro, cortejado por la izquierda por el correspondiente al embrague, y por la derecha por el pedal de freno. En una recta plana era capaz de alcanzar 80 km/h, pero nunca pasé de 60 en tercera, porque no quise apurar el motor. Este modelo es el culpable de mi afición por los clásicos.

Imagen | Wikimedia (Gräf & Stift), Wikimedia (Alfa 24 HP), Dave Merrett (Fiat Zero), Daimler (Mercedes 24/100/140 PS), Rex Gray (Cadillac 341)
Vídeo | YouTube
En Motorpasión | Especial descapotables: historia desde los inicios hasta 1910

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

16 comentarios