Compartir
Publicidad
Publicidad

La Fórmula 1 llega a Monza, el templo de la velocidad

La Fórmula 1 llega a Monza, el templo de la velocidad
Guardar
8 Comentarios
Publicidad

Si hay un circuito en el que la Fórmula 1 pone en práctica su inseparable atributo de "velocidad", ese es sin lugar a dudas el mítico trazado de Monza, donde este fin de semana se disputa el Gran Premio de Italia.

Además de ser la carrera de casa de los tifossi de Ferrari, que llenan el circuito, Monza supone para los equipos el Gran Premio en el que toca eliminar toda la carga aerodinámica posible, y es ya un clásico que los monoplazas se presenten con un paquete especial de baja carga con unos alerones llevados a su mínima expresión.

En efecto, la virtud esencial que cualquier piloto desea en Monza es disponer de la máxima velocidad posible en sus largas rectas, y eso se consigue con una mínima resistencia al avance, y sí, no se puede obviar, con un motor que empuje de verdad, algo que vuelve a colocar a los Mercedes como los grandes favoritos del fin de semana.

Pilotar en Monza es una sensación única

Pero descargar de esa manera los monoplazas tiene sus consecuencias, y ese es el gran reto al que se enfrentan los pilotos en Monza: cuando toca negociar las pocas chicanes y curvas de Monza, hay que tener un especial tacto al volante, pues la estabilidad en frenada y paso por curva con tan poca carga brillan por su ausencia. Y eso se nota en Ascari, las dos Lesmo, la Parabólica... Curvas que forman parte de la historia del trazado italiano.

Gp Italia Monza 2011

Eso hace que pilotar en Monza, según todos los pilotos, sea algo totalmente diferente a hacerlo en el resto de circuitos. Las sensaciones que los pilotos tienen al volante con esos paquetes de baja carga aerodinámica son únicos, diferentes a cualquier otro trazado del calendario. Cabe recordar que en una Fórmula 1 tan eminentemente aerodinámica, es algo remarcable que por un fin de semana se transforme esa condición a una configuración en la que el grip mecánico (y por ende, el de los neumáticos) toma mayor protagonismo.

Es la carrera más corta del año, que apenas dura 1 hora y 20 minutos en seco, pero ver rodar un Fórmula 1 en Monza siempre tiene algo de especial. Por algo se conoce al circuito como el templo de la velocidad.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos