El Vivac: Otra cara del Dakar

El Vivac: Otra cara del Dakar
Sin comentarios

Terminó el Dakar 2009, y como balance creo que cumplió con la promesa del eslogan de su trigésima edición: "Same adventure, new places" (La misma aventura, nuevos lugares). Fueron 15 etapas en las que vibramos con imágenes de la carrera, del ambiente, de los pilotos...

Sin embargo, la galería de fotos que quiero dejarles, tiene que ver con un aspecto algo menos mediático: la vida en el Bivouac (o vivac, en la versión castellanizada de esta palabra que designa a un campamento militar).

Ver los secretos del coche de Carlos Sainz, poder observarlo desmantelado –y no por el accidente– es un regalo para los ojos de cualquier amante del motor. Tomé estas imágenes en el campamento de Mendoza, en la sexta etapa, pero bien sirven para ilustrar cualquiera de los vivacs de la competición.

Como ya he comentado en el post En Mendoza con Marc Coma en Moto22 (con galería de fotos motera), el vivac es un verdadero mundo en si mismo, y estar allí es una experiencia única. Su monumental estructura va recorriendo cada día un lugar distinto, como si fuera un gran “circo”; y hasta da pena pensar que todo aquello tenga tan pocas horas de vida antes de ser desmantelado para llevarlo a la siguiente etapa.

El ritmo es extenuante: cerca de las cinco de la mañana comienza la jornada para una gran parte de los pilotos y a las seis y media el campamento ya funciona a pleno. Armar el bolso, guardar la carpa, desayunar sin perder tiempo y coger el bus al aeropuerto más cercano, es una secuencia de acciones que se repite cada día. Allí, un avión Hércules de la Fuerza Aérea Argentina o un Boeing de la chilena lleva a unas doscientas personas al vivac de la etapa siguiente. La mayor parte de los equipos y los camiones de asistencia llegarán por tierra.

Marc Coma en el comedor

Pero el trabajo duro todavía está por llegar. Mientras los corredores terminan el tramo especial del día y cogen el enlace, el nuevo vivac cobra vida. Los "adelantados" (principalmente prensa y la organización encargada del campamento) tienen sobre la hora de almuerzo todo listo para la llegada de los equipos, y más tarde los competidores. A la hora del almuerzo hay normalmente poca gente, al contrario de las casi 3.000 personas que habrá en la cena.

El menú es fijo para todos (ver foto del que me tocó ese día), prensa, mecánicos, organización, pilotos. Es distinto cada día, pero sin opciones: lo tomas o lo dejas. Desde luego, es común encontrarse por la tarde a cualquier piloto (foto: Marc Coma con uno de sus colaboradores). Los tablones se encuntran también en el comedor, verdadero meeting point del campamento.

Pasado el mediodía, ya va quedando armado el resto de la estructura: los equipos de televisión, el centro de prensa, el de edición, carpas varias, el centro médico, etc. Por la tarde arranca la cobertura informativa. También por esa hora, los primeros "talleres móviles" de cada equipo están listos (ver foto del de VW) y esperando a los pilotos, que comienzan a llegar por la tarde. Al arribar, los vehículos son revisados por la organización (ver foto) e inmediatamente la prensa "ataca" a los protagonistas en busca de declaraciones. El campamento es siempre muy grande, de 600 x 600 metros de promedio, por lo que los periodistas deben caminar bastante durante el día.

Entrevista Carlos Sainz

El arribo de los vehículos no tiene un horario definido, y depende de cada etapa. Normalmente las motos líderes son las primeras en llegar, y luego los 4x4 de los equipos "top" (VW, BMW, Mitsubishi). Entre tanto el público ha estado entretenido viendo llegar a los camiones de asistencia, que de cualquier manera seguirán llegando. En ese momento comienza el trabajo fuerte para los mecánicos, y también para los médicos en algunos casos. En cada taller comienza el trabajo de limpiar los vehículos, y desarmarlos para reparar todo lo necesario y dejarlo "a punto" para la siguiente etapa. El tiempo juega en contra: cuanto más tarde llegues al campamento, menos tiempo tendrás para reparaciones.

Consola del copiloto de la Tuareg

En este momento del "proceso" es cuando realicé la mayoría de las fotos de la galería. En los coches sin carrocería se ve claramente que se trata de unidades especiales que sólo tienen el "cascarón" del vehículo que promocionan. Entre tanto, la prensa sigue trabajando y preparando el material que por lo general se enviará cerca de las 19 horas, 22 o 23 horas en Europa. A esta hora todos comienzan a sentir el rigor del ritmo.

A las 21, durante la cena, el director del Dakar realiza el Briefing: comenta la etapa, da las recomendaciones para la próxima y las claves secretas para inroducir en los GPS oficiales, con las que se podrá visualizar la ruta para la etapa siguiente.

Cerca de la medianoche llega la hora de dormir. Al día siguiente, salvo en el único día de descanso, todo volverá a repetirse. La verdad es que ahora admiro un poco más a cada uno de los pilotos, mecánicos y personal de la organización, porque mantener este ritmo durante 15 días es algo para lo que la palabra “aventura” queda corta. En África o Sudamérica: todo esto se explica solamente gracias al espíritu Dakar.

Fotos | Federico Sabez

Temas
Comentarios cerrados
Inicio