Compartir
Publicidad

La contaminación del aire mata a siete millones de personas al año en el mundo según la OMS

La contaminación del aire mata a siete millones de personas al año en el mundo según la OMS
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Con las estadísticas que tiene en su haber la OMS, Organización Mundial de la Salud, correspondientes al año 2012, la contaminación del aire es responsable de uno de cada ocho muertos en el mundo. Se estima que esto viene a significar que unos siete millones de personas mueren cada año por efecto de la polución.

El informe explica que hay varias causas de esa contaminación atmosférica en el mundo, y no solo son atribuibles al transporte o la industria. La contaminación de los hogares, por ejemplo con sistemas de calefacción antiguos que queman carbón, madera u otros tipos de biomasa, también son un problema severo de contaminación del aire en ciertos países.

Problemas cardiovasculares y de pulmón

Es por esto que el informe de la OMS habla de contaminación exterior (factores externos como los automóviles o industria) y contaminación interior (generada en el propio hogar). Los estudios muestran que la mayor parte de las enfermedades causadas por la contaminación son cardiovasculares, fundamentalmente ataques de corazón y ataques cerebrales.

Esto no es nuevo, pues ya hace unos años se relacionaba la contaminación de partículas y óxidos de nitrógeno con un mayor riesgo de sufrir un ataque de corazón, y algo más recientemente un estudio del MIT estimaba que las emisiones contaminantes causan unas 200.000 muertes prematuras al año en los EE.UU. (hablando de óxidos de azufre, óxidos de nitrógeno, partículas y ozono troposférico).

Detrás de los problemas cardiovasculares aparecen los problemas de pulmón de diferente índole como afecciones crónicas, cáncer de pulmón y problemas respiratorios en los niños.

Recuerda la OMS que las políticas más saludables y sanas con respecto al transporte, la energía o la industria, aunque impliquen un gasto inicial mayor, implican a largo plazo un ahorro económico en el gasto sanitario (para aquellos que solo piensen en términos económicos).

El informe de la OMS estima que en toda Europa podrían morir unas 579.000 personas prematuramente al año por motivo de la contaminación del aire.

Partículas en suspensión en el escape de un coche diésel
Caso extremo de partículas en suspensión en el humo de escape de un coche diésel sin filtro de partículas y a todas luces con problemas de mantenimiento

No se puede ignorar el problema

No podemos ignorar este problema, pues la contaminación del aire nos afecta a todos, pues todos respiramos el mismo aire. Las medidas para reducir la contaminación son claras, y hemos hablado ya en otras ocasiones de ellas, y se resumen en consumir menos energía (no viviendo peor, sino utilizando procesos más eficientes) y emplear tecnologías de menores emisiones. Repasémoslas.

  • Reduciendo el consumo de energía de la industria, reduciendo sus emisiones (filtros) e integrando energías renovables en los procesos.
  • Con automóviles que consuman menos, y a la vez que generen menos emisiones. Utilizando filtros de partículas avanzados, tanto en diésel como en gasolina.
  • También utilizando automóviles a gas natural, o mejor aún que no empleen combustibles de origen fósil. Especialmente recomendables son los vehículos 100% eléctricos, que son los más eficientes y los de menores emisiones, localmente y también del pozo a la rueda.
  • Haciendo un uso más racional del automóvil, y no para todo: caminar más, usar la bici o emplear el transporte público, siempre que sea posible.
  • Gastando menos electricidad, con electrodomésticos e iluminación más eficiente, no abusando del aire acondicionado, y también generando la electricidad menos con fuentes fósiles (sobre todo menos carbón) y más con fuentes renovables o energía nuclear (aunque esta última tiene también sus inconvenientes).
  • Reduciendo el consumo de los barcos, y utilizando nuevos combustibles con menores emisiones.
  • Reduciendo el consumo de los aviones, utilizando bioqueroseno y haciendo un uso más racional, utilizando otras alternativas de menores emisiones cuando sea posible.
  • Electrificando la red de ferrocarriles, más eficientes y menos polucionantes que los de máquinas diésel.
  • Gastando menos en calefacción, con casas más eficientes y mejor aisladas térmicamente, y programando una temperatura de confort razonable (ni demasiado calor en invierno, ni demasiado frío en verano), y también utilizando otros combustibles para calefacción menos polucionantes (por ejemplo el gas natural es menos sucio que el gasóleo de calefacción).

Vía | El País Foto | Scambelo-Flickr (CC) En Motorpasión Futuro | El humo de los motores diésel ha sido catalogado como carcinógeno por la OMS

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio