Commute Case, un monopatín eléctrico en un maletín

Commute Case, un monopatín eléctrico en un maletín
Sin comentarios

La idea de que tu medio de transporte urbano diario viaje y esté contenido en un maletín roza muy de cerca el concepto de teletienda. Este es el caso de Commute Case, una solución que busca ser de lo más versátil para moverse eficazmente a través de grandes ciudades.

Parece que, como vimos con ShareRoller para motorizar la bicicleta compartida, esto de los maletines amenaza con convertirse en moda. Commute Case confirma esta tendencia con un maletín que se despliega en una monopatín eléctrico capaz de alcanzar 20 km/h y con hasta 40 kilómetros de autonomía eléctrica.

Maletín, maleta de ruedas y monopatín en uno

Comencemos analizando su funcionalidad más particular, es decir, la de maletín. Como tal, sirve para transportar no sólo su motorización, baterías y resto de elementos "vehiculares", sino además, una pequeña carga (como un ordenador portátil) gracias a un compartimento especial para tal uso. Desprovisto de toda carga, Commute Case tiene un peso de 12,2 kilogramos.

Commute Case modos

A pesar de los esfuerzos por compactarlo, no se trata de un maletín tan ligero como para cargarlo una y otra vez (en transporte público, por ejemplo) sin esfuerzo. Por ello, posee una funcionalidad intermedia entre el maletín y el monopatín, la de maleta con ruedas y asa. Como el resto de elementos, las ruedas se despliegan de su estructura y como asa se aprovecha el manillar del monopatín.

El despliega de los elementos de un modo a otro está automatizado y el proceso posee una duración de entre 3,5 y 5 segundos.

Posee un motor de 1.000 W para alcanzar la mencionada velocidad de 20 km/h. Este va alimentando por una batería de iones de litio que le provee de los 40 kilómetros de autonomía, es recargable en cualquier toma y y tiene una vida útil estimada en 4.000 ciclos. Su tiempo máximo de recarga llega a los 60 minutos.

Monta un sistema para acoplar un GPS o un smartphone, luces LED delantera y trasera, y un sistema de control que desconecta el sistema automáticamente para los modos que no son el de vehículo. Tiene una capacidad de inclinación de 16 grados.

Commute Case estructura
Los creadores de Commute Case insisten en que para conducirlo no es necesario ningún tipo de habilidad o experiencia con este tipo de vehículos. Para esto, lo comparán con cualquier bicicleta, apuntando a que si puedes mantener el equilibrio con una bicicleta convencial, puedes hacerlo con este monopaletín. Otro de los motivos para esto es que monta un sistema manual de aceleración y frenado.

Es apto para su conducción en superficies secas o mojadas, pero no heladas; posee un claxon electrónico, una pata de cabra para paradas y que ayuda a su despliegue. Puede acoplarse opcionalmente una unidad que hace las veces de asiento.

Su precio actual no deja de ser elevado, para situarse en 2.156 euros al cambio (aplicado ya el descuento que se aplica del 50% a día de hoy). En su compra es posible elegir entre 8 colores básicos y cuenta con garantía de un año. Tengo que admitir que, personalmente, cuanto más lo miro, más me parece salido del ingenio del padre y pseudo-inventor de la película de Los Gremlins.

Vía | Green Energy Motors En Motorpasión Futuro | ShareRoller, el maletín que electrifica la bicicleta compartida, Onewheel, un monopatín eléctrico, con una única gran rueda, auto-estabilizado

Temas
Comentarios cerrados
Inicio