Síguenos

Prueba de choque semifrontal contra estructura deformable

Prueba de choque semifrontal contra estructura deformable del Euro NCAP e IIHS (antigua)

En Europa hay un organismo independiente que se encarga de poner a prueba la seguridad en caso de choque de los vehículos que se venden aquí, y que es bien conocido por todos, Euro NCAP. Realiza tres pruebas de choque, la semifrontal contra una estructrua deformable con un solape del 40% a 64 km/h, la lateral contra la puerta del conductor a 50 km/h y la prueba lateral contra un poste a 29 km/h, entre otras (más detalles aquí).

En Estados Unidos en cambio hay dos organismos que se ocupan de este tipo de pruebas, uno dependiente del gobierno, la NHTSA (National Highway Traffic Safety Administration) y otro independiente, el IIHS (Insurance Institute for Highway Safety).

El IIHS realizaba una prueba de impacto semifrontal en las mismas condiciones que Euro NCAP, pero ahora ha propuesto una nueva prueba de impacto frontal, que no solo por lo dicen, sino por lo que se puede apreciar en las fotografías y en el vídeo que reservo para el final, es bastante más severa y dura.

Vista superior nuevo choque semifrontal IIHS Vista superior de la nueva prueba de choque semifrontal del IIHS

Choque semifrontal contra estructura indeformable, 25% de solape y 64 km/h

El choque se realiza semifrontal, pero con un solape menor, de solo el 25%, en la zona del conductor, contra una estructura de acero indeformable. El impacto se realiza centrado contra el larguero del bastidor oculto detrás de la aleta. La velocidad de impacto es la misma 64 km/h.

Sin embargo al chocar con la misma velocidad, pero contra menos superficie, la tensión a la que se somete a la estructura resistente del coche es mucho mayor, y además el motor apenas colabora en la absorción de parte de la energía del choque.

Como además la estructura contra la que impacta el coche es totalmente rígida, tampoco colabora absorbiendo parte de la energía. Podéis comprobar en el vídeo del final como llega mucha más energía al arco del techo (a través del pilar A), y como este se deforma más que en la prueba semifrontal antigua.

Acura TSX nuevo IIHS

Es por tanto una prueba de choque más exigente para verificar cuánto indeformable es el habitáculo. También se pone en apuros a la columna de dirección, pues al aplicar la fuerza de impacto más descentrada, se puede provocar que esta se disloque y se desvíe lateralmente más.

También aumenta la intrusión de la rueda delantera izquierda, de la parte inferior izquierda del salpicadero y de los pedales en el habitáculo, registrándose un riesgo mayor de que las piernas y los pies del conductor se golpeen, e incluso se queden atrapados.

En mi opinión es una prueba muy interesante, y es muy probable que llegue también a Europa, pero no debería eliminar la antigua, ya que creo que son complementarias, entre otras cosas porque la prueba de choque semifrontal antigua emula un tipo de choque real, el choque semifrontal entre dos coches (y por tanto ambas estructuras son deformables).

Es un caso muy similar al del choque lateral, y el choque lateral contra un poste, no son iguales, y una prueba no anula a la otra, sobre todo porque se ponen a prueba diferentes elementos estructurales y diferentes airbags, así que se complementan y aportan más datos e información.

Lincoln MKZ nueva prueba de choque semifrontal IIHSLincoln MKZ: airbag por un lado, cabeza del conductor por otro.

Primeros resultados en sedanes

Ya se han probado algunos coches con esta nueva prueba de choque: el Volvo S60 ha sido el mejor parado, el pilar A se ha deformado muy poco y apenas ha habido intrusión del salpicadero en el espacio de las piernas. El (Honda) Acura TL (no se vende en Europa) también ha obtenido buenos resultados. El Infiniti G se queda en aceptable.

En cambio ha habido otros cinco modelos probados que no han resistido tan bien. El Lexus IS ha sufrido una deformación muy elevada del pilar A. El Mercedes-Benz Clase C ha tenido mucha intrusión en la zona de los pies del conductor quedando atrapado el pie derecho.

El Volkswagen Passat CC perdió la puerta del condutor al fracturarse los goznes y desprenderse en el choque. Y en el Audi A4 sufrió también la puerta, pero no se desprendió, aunque sí se abrió. El BMW Serie 3 obtiene también malos resultados.

Se probaron así mismo un par de modelos más, pero que no se comercializan en Europa, el (Honda) Acura TSX y el Lincoln MKZ. El Acura TSX (equivalente al Honda Accord) obtiene malos resultados, y en el Lincoln la columna de dirección se desvía mucho hacia la derecha, y con esta el volante y el airbag, dejando sin protección a la cabeza del conductor.

La IIHS puntúa con cuatro posibles valores el nivel de protección: bueno, aceptable, marginal y pobre. Los peor valorados, con puntuación pobre, han sido el Lexus IS, el Mercedes-Benz Clase C y el Audi A4.

No os perdáis detalle del vídeo.

Nota: Gracias a Reverfons por la pista.

Vídeo | YouTube
En Motorpasión | ¿Por qué ha bajado la siniestralidad vial en EE.UU.?

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

35 comentarios