Compartir
Publicidad
Publicidad

Mi Gran Premio de Canadá 2011: el espectáculo habitual pese al Safety Car

Mi Gran Premio de Canadá 2011: el espectáculo habitual pese al Safety Car
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La carrera del Gran Premio de Canadá me dejó un sabor agridulce, para qué engañaros. Siempre parto de la base que en Canadá no espero otra cosa que no sea una carrera de lo más entretenida, pues la historia está conmigo en este sentido. Y, ciertamente, tuvimos unas últimas vueltas de las más emocionantes de la temporada, y esa emoción es virtualmente más intensa por el simple hecho de haber vivido un adelantamiento en la última vuelta, de esos que parecen reservados exclusivamente para el mundo de las motos.

Pero, por lo menos a mí, eso no me hace pasar por alto que 30 de las 70 vueltas a las que estaba programada la carrera se disputaron al ritmo que marcaba el Safety Car de Bernd Maylander, y la mayor parte de ellas, en especial las de la salida, sin una justificación convincente.

La seguridad por bandera

Me parece estupendo que la FIA actúe con la seguridad por bandera en un deporte de tanto riesgo como la Fórmula 1, pero tengo la impresión de que llevamos unos años en los que se está perdiendo la esencia de este deporte en cuanto las condiciones se vuelven ligeramente extremas. Este es un deporte peligroso, que se lleva disputando al aire libre desde que nació, y grandes nombres han forjado su leyenda en tardes mucho más aciagas que la “sufrida” ayer en el Gilles Villeneuve (mira tú por dónde) de Montreal.

Es incomprensible que haya pilotos y equipos planteándose iniciar la carrera con intermedios, y que Dirección de Carrera (por no mencionar al pájaro que tenemos en ese cargo) opte por lanzar un Gran Premio de la categoría tecnológicamente más avanzada del automovilismo mundial siguiendo a un coche de calle. Por no entrar a valorar que las mejores manos del planeta deberían estar a los mandos de esos monoplazas. Es inaceptable. Además, este es un deporte de límites. Quien sea capaz de acercarse más al suyo en estas condiciones, que saque partido, y quien se pase, pues ya se sabe.

Después tenemos el delicado asunto de los toques en carrera. Hemos llegado a un punto en el que cualquier toque en carrera es susceptible de penalización. Y, lo peor de todo, es que en muchas ocasiones se pospone la decisión a después de la carrera, dejando la realidad de todo lo que pasa en pista desde entonces a juicio de la subjetividad de unos criterios cuanto menos divergentes. Mi teoría es que un incidente que merece penalización no suele necesitar ni una sola repetición. Cuando hay que mirar telemetría, onboards y varios planos de un mismo accidente, salvo casos aislados, estamos ante un lance de carrera casi con toda seguridad.

La carrera

Jenson Button vence el GP de Canadá de F1 2011

Intentaré ahora centrarme en lo que sucedió en las interesantes 40 vueltas sin Safety Car, empezando esta vez por Sebastian Vettel. Muchos destacan la inmadurez del alemán como su punto más débil, pero yo soy de los que piensan que es la debilidad que más ha reforzado Vettel desde que es campeón del mundo. En Canadá, Vettel cometió probablemente su primer error de pilotaje de toda la temporada, y únicamente le costó un puesto (sí, y una victoria). No entiendo muy bien cómo se dejó cazar de esa forma por Button, pero en cualquier caso, aguantó todo lo que iba sucediendo como si la cosa no fuera con él, y yo no culparía a la presión ni nada parecido su error.

La carrera de Jenson Button estuvo repleta de contrastes. Pasar 6 veces por el pit lane y haber estado último tras el toque con Alonso, y acabar ganando, tiene un mérito extraordinario lo cojas por donde lo cojas. El británico es todo un especialista en estas condiciones cambiantes, y debe tener un nivel de acierto en las decisiones que toma elevadísimo, algo a destacar considerando que en muchas ocasiones es él el encargado de tomar la iniciativa entre los punteros. Es curioso que dos errores de Red Bull le facilitaran la victoria: el de Webber en la chicane le metió en el podium, y el ya comentado de Vettel le subió a lo más alto, tras haber dado buena cuenta de un gran Schumacher con la inestimable (y decisiva) ayuda del DRS. Eso no quita, sin embargo, que tuviera más culpa de la que se pensaba en el accidente en plena recta con Hamilton.

Fernando Alonso en el Gp de Canadá de F1 de 2011

Y ya que hablamos de estrategia, una pincelada de lo sucedido con Fernando Alonso. La decisión de montar intermedias fue de todas todas la decisión que se tenía que tomar en ese preciso momento si Fernando quería ganar la carrera. Button venía rodando con esas gomas más de 2 segundos más rápido, y su estrategia parecía la vencedora si la climatología no daba un cambio radical. Si Alonso copiaba a Vettel, tendría que esperar a pasarlo en pista, algo poco factible viendo el ritmo del español con las gomas de lluvia extrema (más lento incluso que Massa). Y si Alonso tardaba una vuelta más en montar intermedios, hubiera salido detrás del británico con toda seguridad.

El problema fue la tormenta que cayó justo tras haber montado las intermedias. Pero como de meteorología no entiendo, no sé si era previsible o fue realmente una tormenta inesperada. En cualquier caso, no me pareció un fallo clamoroso de Ferrari como muchos apuntaban. Y ojo, que seguro que Alonso también tomó parte de esa decisión, no es solo cosa del muro. Era una apuesta ganadora que salió mal, sin más. Eso sí, lo de entrar los coches de Massa y Alonso a la vez un poco más tarde, fue, cuanto menos, estéticamente muy feo.

Y sin querer extenderme mucho más, destacar que por fin llegara el resultado tan esperado (y me travería a decir que ya era urgentemente necesario) para Jaime Alguersuari. Supo jugar con todo lo que iba aconteciendo, y el premio fue totalmente merecido. Destacar también las soberbias actuaciones de Kobayashi, que rodó segundo pero sin dar la sensación de poder atacar a Vettel en ningún momento, Schumacher, que hizo soñar a muchos con su retorno a lo más alto de un pódium, pero ni su mejor aliado, el carril único seco, le permitió mantenerse sobre el mismo, e Hispania, que ya está por delante de Virgin, y seguro que tiene a Lotus en el punto de mira.

Nos leemos después de Valencia por aquí, o durante la espera en mi twitter (@smarcusf1).

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos