Compartir
Publicidad

Singapur considera el Tesla Model S como un coche altamente contaminante

Singapur considera el Tesla Model S como un coche altamente contaminante
Guardar
22 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Para la inmensa mayoría del público, el Tesla Model S es un coche de emisiones cero. Es 100 % eléctrico y el coche no contamina si lo conduces. Sin embargo, el gobierno de Singapur no está de acuerdo y ha colocado el la berlina de Tesla en la lista de coches que más CO2 emiten.

De hecho, el Land Transport Authority -el equivalente a nuestro ministerio de transporte- ha gravado el primer Tesla Model S importado en el pequeño país con un impuesto de 15.000 dólares de Singapur (unos 9.700 euros), colocando al Tesla en la lista de los coches más contaminantes del país.

Tras varios meses atrapado en la burocracia de su país, Joe Nguyen consiguió importador desde Hong-Kong un Tesla Model S. Su coche es el primer y único Tesla importado en Singapur. Su sorpresa fue mayúscula cuando tras la homologación del coche, no sabía muy bien qué esperar, pero sin duda nunca había considerado esa posibilidad.

Singapur, como muchos otros países, ofrece ventajas fiscales a los automóviles que menos CO2 emitan y añade una tasa a los que más CO2 emiten. Globalmente, con menos de 160 g/km de CO2 obtienes un descuente y por encima de 210 g/km, el impuesto va subiendo. El último tramo, superior a 230 g/km, implica un impuesto de 30.000 dólares de Singapur. Singapur coloca al Tesla Model S, en el penúltimo tramo, de 216 a 230 g/km de CO2.

Tesla Model S trasera

El ministerio de transporte de Singapur, le indicó que el consumo de su coche era de 444 vatios hora por kilómetro (Wh/km). Sin embargo, la batería más grande que puede equipar un Tesla, en el Model S P90D es de 90 kWh y supone una autonomía máxima de 270 millas (unos 434 km) y consumiendo 210 Wh/km, según indica Tesla para la homologación estadounidense.

El ministerio singapurense explicó que para la medición aplicaron el método de la Comisión Económica de Naciones Unidas para Europa en su directiva R101. Además, aplicaron un factor de corrección de 0,5 g de CO2 por cada Wh al consumo eléctrico para así tener en cuenta las emisiones generadas al generar electricidad. Así, en Singapur el Tesla Model S está homologado con unas emisiones de CO2 de 222 g/km.

Casualidades de la vida, el Primer Ministro de Singapur, Lee Hsien Loong, visitó la fábrica de Tesla el pasado mes de febrero. Elon Musk, cómo siempre, muy activo en las redes sociales, aseguró que el Primer Ministro investigaría la situación.

Y es que en un país donde el automóvil es un objeto de lujo (la inmensa mayoría de los coches superan los 100.000 euros), casi tanto como un barco, Tesla no puede perder una oportunidad de abrir mercado consiguiendo para sus futuros clientes una rebaja importante en la compra del coche.

Vía | Channel NewsAsia

En Motorpasión | ¿Cuál es la ciudad más cara para tener un coche?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos