Compartir
Publicidad

¿Cualquier casa puede tener un punto de recarga de vehículo eléctrico?

¿Cualquier casa puede tener un punto de recarga de vehículo eléctrico?
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El coche eléctrico se está integrando poco a poco en la sociedad española. Durante el año 2015, se vendieron un total de 2.221 coches 100% eléctricos, fijando un nuevo máximo histórico. A pesar de ser una cifra discreta, el mercado sigue en auge y lleva un ritmo de crecimiento espectacular: en la primera mitad de 2016 ya se han vendido un 102,3% más que en el mismo periodo del año anterior.

Actualmente, el lugar donde se siente más cómodo el coche eléctrico es como segundo vehículo del hogar. Sin embargo, su comodidad y su economía de uso consiguen que se acabe convirtiendo en el primer coche del hogar en aquellas familias que apuestan por uno.

Uno de los principales desconocimientos sobre el coche eléctrico tiene que ver con su recarga. Una cosa es clara: si quieres tener un coche eléctrico, deberás tener un lugar donde recargarlo. Este lugar puede ser tu casa, tu garaje comunitario, tu trabajo o un punto de recarga público.

A pesar de que la recarga pública todavía no está demasiado desarrollada, ya se están dando pasos importantes de cara a su desarrollo en muchos lugares. Es el caso de Cataluña, donde la Generalitat invertirá 6 millones de euros para subvencionar 21.000 nuevos puntos de recarga para coches eléctricos.

Algunos países como Japón ya disponen de más puntos de recarga que gasolineras. Por otro lado, también van surgiendo nuevas ideas innovadoras como convertir las farolas en puntos de recarga para coches eléctricos.

Hoy en día, quien tiene un coche eléctrico lo más habitual es que disponga de un lugar para cargarlo en casa, ya sea en un garaje comunitario o en una vivienda unifamiliar.

El punto de recarga no es estrictamente necesario, pero sí conveniente

Lo cierto es que para cargar un coche eléctrico no es necesario hacer grandes instalaciones. Basta con disponer de un enchufe normal, en el cual se puede conectar el cargador ocasional que vienen con muchos modelos del mercado.

Eso sí, se debe tener en cuenta que cargando en un enchufe normal tenemos la potencia limitada. Los cargadores ocasionales suelen cargar a una potencia de 2,3 kW y las características eléctricas del propio enchufe también nos limitan la potencia de recarga. Para muchos se recargará autonomía más que suficiente para los viajes del día siguiente, mientras que otros necesitarán mayores potencias. Cuestión de necesidades. La seguridad está garantizada siempre y cuando el enchufe esté en buenas condiciones y tenga una correcta toma de tierra.

Una de las soluciones más habituales es instalar un punto de recarga, también conocido como Wallbox. Se trata de un dispositivo que se coloca en la pared de la plaza de garaje y que ofrece, entre otras cosas, más seguridad y cargas a mayores potencias. En este caso, ambos extremos del cable, tanto el del lado del Wallbox como el del lado del coche, tienen un conector exclusivo de coche eléctrico. Por ejemplo, en el caso del Renault ZOE se trata del conector Mennekes o Tipo 2.

También pueden tener otras funciones agregadas como la posibilidad de controlar el consumo y el gasto de electricidad o poder programar la recarga (aunque algunos coches ya lo ofrecen). Por último, si cargamos el coche en un garaje comunitario también te ofrece seguridad contra vandalismo o graciosos, ya que se bloquean mediante tarjeta o llave. Muchos también permiten comunicación, en lo que es la antesala de las futuras redes inteligentes o smartgrids.

Renaultgroup 76539 Global En 2

No siempre hay que aumentar la potencia contratada

Muchas veces se tiene la percepción de que la compra de un coche eléctrico tiene que ir unida con el aumento de la potencia contratada , pero eso no es así. Simplemente hay que utilizar el sentido común.

Al igual que no enciendes el horno a la vez que tienes algo calentando en el microondas, la lavadora puesta y alguien en el baño utilizando el secador, debes hacer los mismo con tu coche eléctrico. Tienes que verlo como un consumidor eléctrico más del hogar.

Esto no suele ser un problema ya que la hora ideal de recarga para el coche eléctrico es el período nocturno. Por un lado, porque el coche descansará en el garaje a esa hora, y por el otro, porque te permitirá aprovecharse de la tarifa de discriminación horaria, haciendo que el coste por kilovatio hora baje de forma importante.

¿Qué pasa si tengo una plaza en un garaje comunitario?

Otro de los falsos mitos acerca del coche eléctrico es que solo pueden tenerlo aquellas familias que viven en una casa unifamiliar, donde pueden enchufarlo a su antojo. Pero lo cierto es que si dispones de una plaza en un garaje comunitario, también te puedes pasar a la movilidad eléctrica.

La Ley de Propiedad Horizontal se adelanta a los problemas que podrían surgir al pedir permiso al administrador del garaje. Con la actual legislación, basta con comunicar por escrito al administrador la instalación del punto de recarga, no es necesario la autorización del mismo.

En estos casos, lo ideal es que el punto de recarga provenga de una derivación a partir del contador de la vivienda. Esto permite compartir la misma toma de luz y por consiguiente tener una sola factura y un solo término de potencia, una de las partes más caras de nuestro recibo.

En el caso de que esto no sea posible, se puede contratar una nueva línea eléctrica exclusiva para la recarga del vehículo eléctrico. Esto te saldrá más caro, ya que tendrás que pagar un nuevo término de potencia, aparte del que ya tienes en la factura de casa.

Otra opción menos conocida pero muy atractiva, es poner otro contador a partir del contador general de tu garaje comunitario, de tal forma que la comunidad te pase el gasto mes a mes de la energía consumida para la recarga de tu coche eléctrico. El principal problema de esta modalidad es que debe ser aprobada por la comunidad, algo que no siempre es fácil.

Renault 44949 Global En 1

Costes de instalación

No es fácil aventurarse a decir el coste de la instalación de un punto de recarga para coches eléctricos en un garaje comunitario. El coste final de un punto de recarga depende de muchas cosas. Depende de la empresa, de la dificultad de la obra, de los metros de cable que haya que instalar, y por supuesto, depende del tipo de recarga que necesitemos (tipo de wallbox, una o varias tomas…). Una buena aproximación podría ser entre 1.000 y 1.600 euros , dependiendo de la obra necesaria.

Lo mejor es buscar empresas especializadas y solicitar presupuestos. Y siempre asegurarse que de la instalación cumple con la normativa ICT-BT-52 (Instrucción Técnica Complementaria del Reglamento de Baja Tensión) encargada de regular todo lo relacionado con los puntos de recarga de vehículos eléctricos.

En el caso de un vivienda unifamiliar el coste puede llegar a ser cero si optamos por cargar en un enchufe convencional disponible en el garaje, o alrededor de 500 o 750 euros si optamos por un Wallbox.

Es importante decir que el Plan MOVEA subvencionaba hasta con 1.000 euros la instalación de un punto de recarga. A día de hoy, los fondos están acabados y debemos esperar hasta la publicación del siguiente plan de ayudas. Sea como fuere, se espera que el próximo plan incluya una ayuda similar, por lo que dependiendo de la instalación, ésta puede salirte prácticamente gratis o muy bien de precio.

La opción del gestor de carga

No podemos terminar sin hablar antes de la figura del gestor de carga. En este caso, el lugar de ser el usuario el que paga la instalación y luego paga la factura correspondiente al consumo a su compañía eléctrica, puede hacerlo a través de un gestor de carga.

En este caso, el gestor de carga será el encargado de hacer la instalación, y luego el usuario pagará una cuota mensual estipulada anteriormente. Puede ser una solución para aquellos que no quieran o no puedan invertir tiempo en la instalación del punto de recarga.

En definitiva, instalar un punto de recarga es más sencillo de lo que puede parece en un principio. Da igual cual sea la situación de tu garaje, siempre hay una solución disponible. Desde un enchufe convencional hasta un Wallbox, sea en un garaje comunitario o en una vivienda unifamiliar. Cada vez son más las empresas especializadas en este sector, empujadas por un crecimiento que está siendo lento pero imparable. En la página Corriente Eléctrica se puede ampliar la información sobre este tema y los distintos tipos de recarga del Renault ZOE y los vehículos eléctricos.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos