Síguenos

jeep-cj3-1-1.jpg

El 15 de julio de hace setenta años salió de fábrica el primer Willys-Overland General Purpose; o, lo que es lo mismo: el Jeep (GP), uno de los automóviles más famosos del mundo. Algunos también creen que el nombre le viene del personaje de Popeye El Marino Eugene The Jeep, que podía con todo; y los soldados estadounidenses que combatieron en la Guerra de Corea lo conocieron como Just Enough Essential Parts (fabricado sólo con las piezas imprescindibles, ni una más).

Sea como fuere, desde que a principios de 1941 este vehículo trepó por las escaleras del Capitolio para demostrar a los máximos mandos del ejército yanki lo que era capaz de aportar a la derrota nazi, se convirtió en un cacharro especial.

Hijo del patriotismo norteamericano, se vio involucrado (para ello había sido diseñado) en los conflictos de la Guerra Fría; hasta que el Humvee, precursor del Hummer, le tomó el relevo en los ochenta. Estas versiones son las M, de military, que fundamentalmente se distinguen por una parrilla más ancha.

Sin embargo, también tuvo una importante variante civil que, pintada en dos colores vivos para olvidar la guerra, luchó por dibujar sonrisas en el rostro de todo el que le veía pasar. Fabricada bajo licencia en multitud de países, ésta recibió el nombre de Civilian Jeep (CJ), y de ella es de la que más me gusta contar.

Un poco más

No obstante, contextualicemos un poco más. Para empezar, es necesario aclarar que la paternidad del todoterreno más conocido de la Tierra no es de Willys, sino de la quebrada American Bantam Car. Sobre la base de un proyecto ideado en cincuenta días a petición del ejército por el altruista Karl Probst, en 1941 Willys-Overland realizó los ajustes pertinentes, de entre los cuales sobresale el acoplamiento del celebérrimo motor Go Devil (de nuevo, suena taaan american), un cuatro cilindros de 2.2 litros y sesenta caballos.

No creo que deba saltarme tampoco como el Jeep, a través de 640.000 unidades fabricadas por Willys y Ford (según los planos de la primera pero a las órdenes del presidente de la segunda), contribuyó a derrotar al fascismo. Un 30% de dicha producción fue vendida a soviéticos e ingleses; y desde Normandia y Moscú entraron triunfalmente en Berlin en mayo de 1945 para acabar con el fin del mundo.

jeep-cj3-1-3.jpg

A partir de aquí, comenzó su expansión por todo el globo, sobre todo en la versión CJ3-B 1953; de aquel coche que constituía un nuevo concepto, un novedoso tipo dentro del panorama automovilístico:

“¿Qué es esto?” – preguntó uno de los periodistas asistentes a la subida al Capitolio.

“Mmmm… Es un Jeep” – contestó el meditativo conductor. Y no hicieron falta más explicaciones, con este cariñoso apodo ya estaba todo dicho.

Evolución del modelo

En orden cronológico, y unicamente a título enunciativo para enmarcar el inminente artículo sobre la unidad que tengo en el garaje, la evolución civil efectiva del protagonista de estas líneas fue la siguiente: CJ-2A (1945-1949), CJ-3A (49-53), CJ-3B (53-actualidad, distinguible principalmente porque su capó es más alto, para alojar al nuevo motor Hurricane: otro 2.2 litros, si bien esta vez de 75 CV).

Hasta quí podríamos decir que son los clásicos, los genuinos; es decir, los modelos que primero nos vienen a la cabeza cuando pensamos en Jeep.

1954: se presenta el nuevo CJ-5, a imagen del utilizado durante la recién terminada Guerra de Corea; el cual sería producido hasta 1983. Luego vino el CJ-7 (1976-86), con cambios estructurales y mecánicos importantes pero con apariencia exterior muy similar; y ambos cada vez más potentes gracias a propulsores de seis y ocho cilindros introducidos por las marcas que iban comprando Willys: Kaiser Motors, American Motor Company (AMC) y, finalmente, Chrysler.

La saga llega hasta 2011 con el Wrangler, pero no sé si éste tiene ya el mismo encanto…

jeep-cj3-1-4.jpg

Continuará...

Fotografía | Wikimedia Commons (”I“:Jarek Tuszynski, “II“:Walter)
Video | Youtube (”I“:material audiovisual de archivo y fotografía de restauración militar, “II“:anuncio publicitario Jeep)
En Motorpasión | Jeep-Viasa CJ-3B, retroprueba,Montando y desmontando un Jeep en 4 minutos

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

28 comentarios