Síguenos

BMW Zagato Coupé

El preparador de Milán nos ha sorprendido una vez más con una apuesta audaz para BMW. El BMW Zagato Coupé se ha dejado ver en el privilegiado entorno de Villa d’Este como aperitivo del tradicional Concorso que tiene lugar en un escenario más que indicado para un coche que aúna estilo y deportividad puesta al servicio de la elegancia.

Más que digno sucesor de los Z3 y Z4, el BMW Zagato Coupé representa un compromiso entre el diseño y la necesidad de poder rodar por carretera, dos características que por separado resultan relativamente fáciles de conseguir. En el ejercicio de lograr esta combinación se perciben muestras de trabajo puramente pasional.

El prototipo, del que no parece que se vayan a crear réplicas ni para una serie limitada, ha supuesto una oportunidad para el reencuentro entre familias de diseñadores que evoca vientos del pasado, lo que se transmite a los detalles de este deportivo italo-bávaro que homenajea a los clásicos.

BMW Zagato Coupé

Allá por 1939, aparecía el primer BMW hecho a medida a partir de un BMW 328. Era el BMW 328 Mille Miglia. Aquella creación, que ganó la mítica competición italiana en 1940, fue el punto de partida para que la Bayerische Motoren Werke estableciera contacto con el diseñador Renzo Rivolta y adquiriera los diseños y patentes que permitirían el lanzamiento del BMW Isetta.

Ahora, la familia Rivolta vuelve a trabajar para BMW, recuperando una tradición de diseñadores italianos que dio en su momento joyas como los BMW 3200 Michelotti Vignale y BMW 700 en 1959, el BMW 3200 CS Bertone en 1962 y el BMW M1 en 1978. En este BMW Zagato Coupé, Marella Rivolta, que es la esposa de Andrea Zagato y la directora de Arte de Zagato, firma la parte de acabados y colores.

Para este caso, el tono elegido es el Rosso Vivace, fruto de una sofisticada tecnología de pintado que da al BMW Zagato Coupé un aspecto tan brillante como poderoso. El color adquiere una enorme variedad de matices entre el negro y el rojo vivo, dependiendo de cómo incida la luz sobre la carrocería, que ha sido bellamente esculpida a mano. En toda ella el BMW Zagato Coupé muestra creatividad.

Dinamismo y fuerza en las formas

El cuerpo tremendamente tridimensional del deportivo se beneficia de una gran anchura y una rotundidad en las formas que potencia su vigor en carretera. La prominencia del frontal marca la línea de entrada del diseño, con unas formas llenas de dinamismo y tensión que se transmiten al resto del cuerpo. Un par de tomas integradas en el capó ayudan a enviar aire al compartimento del motor.

La doble burbuja que encontramos en el techo, tan característica de Zagato, dota al deportivo de una personalidad propia que lo diferencia claramente y lo hace un ejemplar único. Esas formas están presentes también en el interior, donde dos accesorios portaobjetos reproducen la silueta de la doble burbuja.

En la línea lateral destacan, además de la increíble longitud del morro del BMW Zagato Coupé, las branquias que le otorgan mayor deportividad y una bella transición entre las ventanas laterales y la zona posterior que dan gran dinamismo al conjunto, cuya fuerza se ve acrecentada gracias a las llantas de 19 pulgadas, muy clásicas, que monta el deportivo. Los pasos de rueda, elevados hasta sobrepasar la línea general, ayudan a ver el diseño de Zagato como una oda al movimiento.

BMW Zagato Coupé

En la zaga toma el protagonismo la cola Kamm o cola tronca, como solución aerodinámica en la que Zagato ha trabajado desde los años sesenta aunque el concepto se remonte a tres décadas atrás, con la innovación que introdujo el alemán Wunibald Kamm. Ese final tan musculado remata en este BMW el perfecto homenaje a los deportivos más clásicos revisitados desde el siglo XXI.

Resulta imposible no comparar la obra de Zagato para BMW con la apuesta que presentó hace ahora un año, también en Villa d’Este, de la mano de Aston Martin. Esas líneas generales, esas aberturas, esas branquias, esos pasos de rueda que dejan atrás a la carrocería, la doble burbuja en el techo, son algunas de las claves en las que Zagato deja su huella una vez más.

En el interior, se conjugan el dinamismo propio de un gran deportivo con la geometría horizontal del diseño. Los tonos, que alternan grises claros y oscuros en la tapicería de cuero, ayudan a aportar un toque de distinción al conjunto, haciendo de este BMW Zagato Coupé una irresistible pieza de colección para amantes de lo exclusivo que vale la pena apreciar en todos sus detalles.

Ver galeria completa » BMW Zagato Coupé (64 fotos)

En Motorpasión | Aston Martin V12 Zagato, gana la elegancia italobritánica en el Concorso d’Eleganza Villa d’Este

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

40 comentarios