Sigue a

pikes-peak-monster-2.jpg

Si hablamos de Pikes Peak, es lógico que pensemos también en Climb Dance y en Ari Vatanen, quizás uno de los vídeos más famosos del mundo del automovilismo. El finés con el Peugeot 405 T16 marcó un tiempo de 10 minutos y 47 segundos.

25 años después de aquella subida, en la edición número 89 disputada en el día de ayer, Nobuhiro “Monster” Tajima agrandó un poco más su mito al ser el primer piloto que logra bajar de los 10 minutos. Los 10:01.408 conseguidos por Tajima en 2007, parecía una marca que jamás iba a lograr superar y año tras año, Monter Tajima fallaba en su intento.

En 2011, y con la ayuda de que la parte final de la subida ha sido asfaltada, Tajima y su Suzuki SX4 Hill Climb Special han destrozado el récord dejándolo en 9:51.278. El 2012, con el trazado completamente asfaltado, es de esperar que los tiempos sigan bajando. Eso sí, creo que nadie discute que le han robado parte del encanto eliminando los tramos de tierra.

Por detrás del sexagenario piloto japonés terminó Rhys Millen. El hijo de Rod Millen, otro de los mitos de la subida a Pikes Peak, no pudo plantar cara a Tajima y a pesar de su gran tiempo, 10:09.242, su Hyundai Genesis RMR580 aún está lejos del Suzuki SX4 Hill Climb Special. Tercero tras las 156 curvas y los casi 20 kilómetros de subida, finalizó el francés Jean Philippe Dayraut al volante del Dacia Duster “No Limit” propulsado por el motor vitaminado de un Nissan GTR.

Más información en Motorpasión F1

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

33 comentarios