Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

El futuro de la iluminación en el automóvil: de las halógenas al LED, ¿qué será lo siguiente?

El futuro de la iluminación en el automóvil: de las halógenas al LED, ¿qué será lo siguiente?
Guardar
7 Comentarios
Publicidad

Sigue a Toyota

Recibe novedades de Toyota

Facebook Twitter Youtube

La iluminación en el automóvil pretende dos principios: ver y ser vistos. Ambos son igualmente importantes, pues tan peligroso es encontrarse de sopetón en mitad de la carretera con otro vehículo que no llevaba luces, como no ser capaz de ver lo suficientemente lejos para distinguir a tiempo señales, el trazado de la carretera, obstáculos, peatones o animales.

La iluminación del automóvil ha evolucionado rápidamente en las últimas décadas. De las primeras lámparas de incandescencia que todavía se utilizaban casi en exclusiva en los años 80, y que daban muy poca luz por cierto, hoy tenemos ya automóviles con lo último de lo último, los faros láser.

2p Faros 4

Desde la lámpara de incandescencia

Las lámparas incandescentes ya no se utilizan ahora para los faros principales de los automóviles en las funciones de luz de corto alcance y luz de largo alcance, aunque sí se suelen utilizar todavía en la luz de posición, en la luz de freno o en los intermitentes. Son lámparas de muy bajo coste, pero presentan como inconvenientes poca capacidad lumínica, una luz de tono muy cálido, de color entre naranja y amarillo, poca duración y un consumo muy alto.

Para la luz de corto alcance y la luz de largo alcance la gran mayoría de los automóviles de hoy en día emplean faros con lámparas halógenas. Estas bombillas siguen teniendo un filamento de metal dentro de una ampolla de vidrio, pero en lugar de vacío esta se rellena de un gas inerte y un poco de halógeno. De esta manera se consigue una mayor capacidad lumínica, una luz de color no tan amarillo, algo más de duración y un poco menos de consumo (para que nos entendamos, para la misma cantidad de luz consume menos, o bien para la misma potencia, y por tanto consumo, genera más luz).

El último tipo de lámpara como tal, con ampolla de vidrio (aunque sea de arena de cuarzo en lugar de sílice), es la lámpara de xenón, también conocida como lámpara de descarga de gas de alta intensidad. En este caso ya no hay un filamento de metal dentro de la ampolla (rellena de gas xenón, entre otros), sino dos electrodos entre los cuales se produce un arco eléctrico que genera una gran cantidad de luz, que además es más blanca o incluso ligeramente azulada. Estas lámparas consumen un poco menos y duran un poco más que las lámparas halógenas, aunque son también más caras (alrededor de 10 a 15 veces más que las halógenas).

1920x1080 Crop Galleries Nx Illuminated Shard 4 Illuminated Car 01

El LED acabará con las bombillas

La gran evolución en los últimos años de la tecnología LED, diodos emisores de luz, ha condenado a muerte a todas las lámparas de tipo bombilla, es decir, con ampolla de vidrio. Ya han llegado los LED a los faros, ya sea parcial o completamente, y poco a poco irán sustituyendo a las lámparas anteriores. Además su precio ha bajado notablemente, lo cual los hace más asequibles y por tanto generalizables.

De hecho, la tecnología luminosa que se consideraba más avanzada, los faros de xenón, ha sido superada ya por los faros conocidos como Full LED, donde tanto para la luz de cruce (cortas) como para la luz de carretera (largas) se emplean los LED.

Dependiendo del diseño del faro, se emplean más o menos LED para conseguir el haz de luz deseado, y estos pueden ir a la vista o no. Lo segundo es lo más habitual, por lo que los LED proyectan su luz sobre la pantalla reflectora cromada del faro, que proyecta a su vez el haz de luz hacia adelante, o bien proyectan su luz directamente a través de una lente.

Los faros LED actuales (combinando muchos LEDs) generan más cantidad de luz que los faros de xenón, consumen aún algo menos y duran mucho más. La luz que dan es también muy blanca. Su desventaja es que son muy brillantes y pueden deslumbrar más, por lo que es necesario diseñar los faros muy bien para evitarlo (o recurrir a nuevas tecnologías de ajuste electrónico automático, que también suelen tener los faros de xenón). En principio son todavía algo más caros que los faros de xenón (pero solo un poco más, y ya están bajando los precios).

Toyota Ns4 Faros

Los LED además permiten crean faros mucho más complejos y con nuevas funciones, como por ejemplo lo que se suele denominar como matrix LED: el faro se divide en múltiples lentes detrás de las cuales hay varios LED (formando una matriz), y estos se pueden apagar y encender según sea necesario, en tiempo real, para alterar el haz de luz que genera el faro, por ejemplo para reforzar la iluminación de ciertas zonas, como los arcenes (para ver mejor las señales), o se reduce la iluminación de otras zonas para evitar deslumbrar.

Además de la propia fuente luminosa, la tecnología aplicada al faro puede mejorar la iluminación que nos da. Hemos hablado de la matriz LED, de lo más avanzado, pero sin llegar a ello también se utilizan ya sistemas electrónicos de regulación automática de la altura, anchura y alcance, faros direccionales que giran el haz de luz según giramos el volante, y faros adicionales para giros más cerrados.

Lo último de lo último son los sistemas que emplean cámaras infrarrojas para reconocer de noche, en la lejanía, peatones o animales y encender unos faros adicionales que proyectan un haz de luz puntual sobre el peatón o sobre el animal y lo siguen (girando) para mantenerlo iluminado.

Los faros láser quizás sean el futuro

Más allá de los faros LED, se comercializan de manera muy exclusiva en contados modelos de lujo, y a un precio desorbitado (por encima de los 10.000 euros), los conocidos como faros láser. Estos faros en realidad son una combinación de faros matrix LED, para la luz de corto alcance, con faros láser para la luz de largo alcance. La fuente de la luz es, en esencia, un emisor de luz láser que se concentra y hace pasar a través de una lente y que se proyecta sobre la pantalla reflectora del faro.

Generan una cantidad de luz enorme, y para la luz de largo alcance consiguen llegar el doble de lejos que los faros LED, claro que su capacidad de deslumbrar es también muy alta, aunque con la electrónica se puede controlar. Sin duda su principal desventaja es un precio muy alto al alcance de muy pocos. Quizás sean el futuro si bajan de precio, pero ahora, para el presente, la mejor opción son los faros Full LED.

En Espacio Toyota

Publicidad

También te puede gustar

Comentarios cerrados

Ver más artículos