Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

¿El alumno supera siempre al maestro? Los deportivos clásicos de Toyota se enfrentan a los actuales

¿El alumno supera siempre al maestro? Los deportivos clásicos de Toyota se enfrentan a los actuales
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

Sigue a Toyota

Recibe novedades de Toyota

Facebook Twitter Youtube

Toyota siempre ha fabricado modelos míticos, que perduran en el tiempo y son modelos que hoy en día siguen levantando pasiones allá por donde circulan. Pero además, algunos han tenido su continuidad en el tiempo con nuevos alumnos que guardan el espíritu de los maestros que los precedieron.

Este es el caso de dos modelos muy concretos. Por un lado uno que conocéis perfectamente, el nuevo Toyota GT86 cuyo antepasado, el Toyota Corolla GT Coupé conocido popularmente como AE86. Por el otro nos encontramos dos vehículos muy particulares debido a la ubicación de su tren motriz: el Toyota MR2

Toyota MR2 contra Toyota MR2

Toyota MR2

En las fotos podéis ver la evolución de un Toyota MR2 de primera generación (1988) y uno de los últimos que se fabricaron de la tercera generación (1999). Además da la casualidad de que este MR2 pertenece a una serie limitada denominada TF300 y de la que sólo se fabricaron 300 unidades en total, todas ellas numeradas.

La denominación MR2 nace del acrónimo inglés Midship runabout two-seater, que traducido viene a decir utilitario con los dos asientos en el centro, definiendo perfectamente el concepto que tenemos delante en el que el conductor y el pasajero se ubican entre los dos ejes y por detrás de los asientos, encontramos el motor en una posición retrasada.

A pesar de tener 26 años ya a sus espaldas, contaba de aquella con lujos como elevalunas y retrovisores eléctricos, asientos de terciopelo con reposacabezas ajustables, etc. Todo un lujo y que a pesar de ello, no hacía que el MR2 fuese demasiado pesado.

Así lo demuestran sus cifras con 122 CV extraídos de un motor de 1,6 litros 16 válvulas (4A-GE) y un total de 977 kilos, lo que lo convierte en un auténtico peso pluma que mejora sus prestaciones y agilidad a pesar de que su cifra de potencia no llama demasiado la atención.

Si saltamos dos generaciones llegamos a la última serie del Toyota MR2 que curiosamente también es descapotable aunque guarda toda la esencia del primero con un puesto de conducción centrado y un motor situado detrás de los asientos.

Curiosamente y en los tiempos que corren que los coches cada vez son más pesados, este MR2 es más ligero que su predecesor, con un total de 960 kilos movidos por un motor, en este caso de 1,8 litros 16 válvulas VVT-i (1ZZ-FE) que desarrolla 138 CV, lo que lo convierte en todo un deportivo debido a su tremenda agilidad y con el que es muy divertido circular por carreteras de montaña.

Toyota Corolla GT Coupe AE86 contra Toyota GT86

Toyota AE86-GT86

En nuestro segundo enfrentamiento tenemos por un lado al Toyota AE86 que está basado en la quinta generación del Toyota Corolla (1983) pero con un trabajo de aerodinámica muy conseguido (tenía mejor coeficiente que un Porsche 911), además de un peso muy contenido y un tren motriz que mandaba la potencia a las ruedas traseras, lo que lo hacía extremadamente divertido y utilizado en competición de drift.

Contaba con dos posibilidades de motor, un 1,5 (3 A-U) o un 1,6 DOHC 16 válvulas (4-A GEU) al que se le solían extraer con bastante facilidad más caballos. De serie contaba con 124 CV para un peso de 970 kilos que, como en el caso del Toyota MR2 hacía que sus prestaciones fuesen superiores a lo que se podía pensar.

En el otro extremo tenemos el Toyota GT86, ya conocido por aquí y que no necesita presentaciones. Se trata de la apuesta por Toyota desde el 2012 de ofrecer un coche divertido, con poco peso, de tracción trasera y con una potencia más que suficiente para divertirse pero que a la vez sea suficientemente cómodo para conducirse todos los días.

Toyota AE86-GT86

Motos de 2 litros y 200 caballos con un peso de 1.240 kilos unido a un centro de gravedad muy bajo hacen que sea un vehículo extremadamente eficaz en curva, gracias también a su diferencial de deslizamiento limitado y las ayudas electrónicas que dejan jugar con el coche, siendo efectivas sólo cuando realmente se necesitan.

Como habéis podido ver, más de 20 años separan a cada uno de los modelos y sin embargo la esencia que emanan es la misma. Y al igual que sus predecesores, los modernos también se convertiran en vehículos de colección dentro de unos años.

¿Quiénes serán sus alumnos dentro de unos años?

Más información | Blog Toyota

En Espacio Toyota:

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos