Esta sección y sus contenidos han sido contratados específicamente por la marca que se menciona

Conduciendo un híbrido: esas situaciones en las que necesitas potencia

Coches híbridos Toyota


La ventaja de un coche híbrido sobre los demás es la posibilidad de utilizar el motor eléctrico en situaciones concretas, cosa que ayuda a ahorrar combustible y a emitir menos partículas contaminantes a la atmósfera. Durante todo un trayecto, el “cerebro” de gestión del motor escoge cómo se entrega la potencia en su justa medida y está preparado para optimizar en todo momento ese gasto.

Sin embargo, hay situaciones que requieren más potencia. Puede ser simplemente un momento puntual en el que necesitamos de todo el poderío del motor por alguna razón (por ejemplo, un adelantamiento), o períodos más largos de alta demanda, como puede ser cuando remontamos una fuerte pendiente con bastante carga en el maletero. Veamos en qué situaciones vamos a necesitar toda la potencia de nuestro coche híbrido.

Salpicadero Toyota Yaris
Partimos de la base de que por lo general vamos a optar por optimizar al máximo, y ser lo más eficientes que podamos en nuestra conducción diaria. De eso se trata, pero nos siempre encontraremos con situaciones que requieran más “pedal”. Si tenemos claro cómo funciona un coche híbrido estaremos preparados para superar cualquier obstáculo.

Adelantamientos, donde la potencia se necesita ‘ahora mismo’

Posiblemente es el caso que requiere más potencia y más rápidamente. Los adelantamientos, al ser maniobras delicadas, deben realizarse en condiciones de seguridad, y eso suele ser lo mismo que decir “deben llevarse a cabo rápidamente”. Cuando estamos ante un adelantamiento, no podemos plantearnos realizar la maniobra durante medio minuto, necesitamos comprobar que es viable, empezar a maniobra y finalizarla en el menor tiempo posible, sobre todo si estamos circulando por una carretera de doble sentido.

Eso no quiere decir que nos pongamos a velocidades ilegales, sino que realicemos la maniobra de forma ágil y segura. Para ello necesitamos la potencia máxima disponible y conviene prepararse. En un coche con cambio manual, bajar una marcha ayuda a elevar el régimen y disponer de agilidad extra, pero con los coches automáticos (como la mayoría de los coches híbridos) la alternativa será acelerar a fondo. Que la centralita entienda que estamos pidiendo mucha potencia, la máxima que nos pueda dar.

Como en un coche híbrido ambos motores trabajan por el bien común y son arbitrados por un centro gestor, en el momento de la demanda este centro gestor decidirá si nos llega con la potencia del motor de combustión, o si el motor eléctrico debe entrar en juego para satisfacer la demanda de nuestro pie.

Situaciones cotidianas que requieren más potencia sin que lo sepamos

2Coches
Es curioso, pero si nos fijamos la mayor parte de los conductores (nuestros conocidos pueden ser una buena muestra para el experimento) cuando habla de consumo está hablando de la media. Es cierto que muchos dirán “mi coche consume poco o mucho” a lo largo de un mes, por ejemplo, pero poca gente conversa sobre el consumo “instantáneo”. Ese consumo instantáneo se dispara en ciertas situaciones, que son precisamente las que exigen más potencia.

Cuestas arriba, cuestas abajo

En las cuestas abajo la potencia necesaria no es demasiada, debería ser simplemente la potencia que necesitamos para no perder velocidad (en pendientes poco pronunciadas). En las cuestas arriba, el principio es el mismo: querremos la potencia que sea necesaria para no perder velocidad. El súmum de la exigencia de potencia es si nos hallamos en medio de una pendiente ascendente y debemos coger velocidad: el consumo se dispara y la potencia necesaria es máxima.

Para evitar gasto innecesario, y para dosificar la potencia, lo que debemos hacer es anticiparnos. “Preparar la pendiente”. Lanzar el coche si es posible y dentro de lo legal para aguantar el máximo tiempo posible sin que la velocidad baje en exceso. no intentemos recuperar velocidad, porque lo que haremos será pedir una potencia que solo estará disponible consumiendo mucho combustible y energía eléctrica.

Exceso de carga, neumáticos con presiones incorrectas

¿Es correcto? ¿Estamos hablando de potencia o de consumo? Todos sabemos que cuando tenemos las presiones de los neumáticos mal, gastamos más combustible. ¿Por qué? Simplemente porque aumenta la resistencia a la rodadura, y por eso es más difícil mover el coche. Exigimos más al motor para que siga rodando a la misma velocidad, y es por eso que exigimos más potencia de la necesaria, y por tanto consumimos más combustible. Todo está relacionado.

Lo mismo ocurre cuando cargamos el coche, ya sea en exceso o no. Aumentamos la masa del conjunto, aumenta la resistencia a la rodadura, y para circular a la velocidad normal necesitamos más potencia. Y ya, si juntamos unas presiones incorrectas y una carga excesiva, estamos incurriendo en más demanda de potencia, aparte de en un potencial peligro de accidente.

En Espacio Toyota:

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios