Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

El aceite del motor, ese ¿desconocido?

El aceite del motor, ese ¿desconocido?
Guardar
6 Comentarios
Publicidad

Sigue a Toyota

Recibe novedades de Toyota

Facebook Twitter Youtube


El aceite del motor es el mejor aliado para que éste dure muchos, muchos años. Ese líquido elemento previene que las piezas del motor friccionen entre sí, se calienten demasiado, y al cabo de un tiempo terminen rompiéndose. Y ese tiempo, una vez drenado el aceite con el motor en marcha, es muy corto. La consecuencia: el motor no servirá para nada si se queda sin aceite.

Decimos en el titular “desconocido” entre signos de interrogación porque, a pesar de que todos conocemos de sobra los cambios de aceite periódicos que debemos hacer como parte del mantenimiento del coche, no todos estamos al tanto de cómo se lubrica un motor, y seguro que no controlamos todas las características que debe tener un buen aceite, y de las ventajas para el motor que tiene.

¿Cómo funciona el aceite en el motor?

Lo de que el aceite lubrica todas las piezas del motor, lo sabemos todos. Ahora bien, el aceite inicia un recorrido que va por todas las piezas en movimiento, y que se inicia en la parte baja del bloque. Es decir, desde el depósito de aceite, pasa a “llenar” la parte inferior del bloque motor, y gracias a la bomba de aceite, se reparte por todos los recovecos.

Antes de nada, el aceite pasa por el filtro. Este filtro elimina la mayoría de las impurezas que puedan estar disueltas en el aceite mientras estamos en reposo, de forma que no pase al bloque del motor nada que pueda estropear ninguna pieza. Por eso, a la vez que se cambia el aceite (cada 10 o 15.000 km, dependiendo del tipo de aceite), es recomendable cambiar también el filtro.

Una vez pasado el filtro, un circuito similar al de refrigeración lleva el aceite a las partes móviles: se rocía en el interior de los cilindros, para que se mantengan refrigerados y cuidados, se rocía sobre el cigüeñal,… luego, todo el aceite rociado acaba en la parte inferior del bloque motor, de nuevo. Aquí podéis verlo en vídeo:

La segunda parte del vídeo habla sobre las ventajas de los aceites que no son minerales (los sintéticos), y claro, dice que su aceite es el mejor del mundo. Esto no va de decir cuál es el mejor, porque eso depende de muchos factores. Aquí lo que nos interesa es saber qué determina la calidad de un aceite, y qué características ayudan a que funcionen unos mejor que otros.

Características clave del aceite de motor

Lo primero, hay que tener en cuenta que mucha de la información que nos encontraremos en Internet sale de las propias marcas fabricantes de aceites lubricantes. Así que mucho ojo. Para saber si un aceite va a hacer bien su cometido, tenemos dos índices principales: el SAE y el API.

El API indica el tipo de aceite que es y para quién está recomendado (para qué tipo de motor, tipo de combustión, uso…). El SAE indica la viscosidad del aceite, y cómo se comporta a diferentes temperaturas. Esto es lo más relevante para nosotros como conductores, porque nos indica si podemos o no arrancar en frío.

Como veis, aunque el gráfico que acabamos de ver es algo antiguo y sale de un estudio particular de diferentes aceites, la viscosidad es mayor a bajas temperaturas, pero dependiendo del tipo de aceite es posible tener valores de viscosidad apropiados para el correcto funcionamiento del coche sin necesidad de esperar a que se caliente.

En la gráfica se ve que el peor es el de color rosa, que no corresponde a otro tipo de aceite sino al mineral. Pero el resto de ellos, sintéticos y unos de mejor calidad que otros, dan buenos resultados a bajas temperaturas. Eso no quiere decir que nada más dar el contacto salgamos echando chispas (a menos que salgamos en modo eléctrico, claro… guiño, guiño), pues es conveniente dejar pasar unos 20 segundos antes de salir en marcha, para que todo el circuito del motor quede lubricado.

Foto | Dvortygirl

En Espacio Toyota:

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos