Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Cinco puntos clave a revisar antes de un largo viaje en coche

Cinco puntos clave a revisar antes de un largo viaje en coche
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

Sigue a Toyota

Recibe novedades de Toyota

Facebook Twitter Youtube

Verano. La época en la que más desplazamientos realizamos con nuestros automóviles y normalmente, en la que recorremos una mayor distancia con ellos. Nadie quiere que una avería o contratiempo nos amargue nuestro descanso pero debido a que recorremos más kilómetros con él, las posibilidades de que tengamos un problema aumentan, por ello os vamos a aconsejar qué cinco puntos claves hay que revisar antes de realizar un viaje con el coche.

No hay mucha diferencia respecto a lo que normalmente debemos revisar en nuestro vehículo. Únicamente debemos pensar que como vamos a estar más tiempo fuera de casa igual es recomendable sustituir algún elemento con algo de anticipación.

1. Motor

Revisiones

El corazón de nuestra máquina sin el cual no sería nada. En este apartado debemos revisar todos los niveles de los líquidos y que estos se encuentren dentro de los márgenes máximo y mínimo recomendado por el fabricante: aceite, líquido de frenos, dirección asistida, refrigerante, etc.

Es recomendable que le echemos un vistazo general al vano del motor en busca de alguna zona húmeda que puede revelarnos una fuga. Puede que en ese momento sea pequeña pero podría agravarse con el paso de los kilómetros y derivar en una avería importante.

De igual forma buscar señales en el suelo si aparcamos normalmente en el mismo lugar, como una plaza de garaje. Un par de papeles de periódico colocados estratégicamente antes de aparcar nos puede facilitar la labor de la búsqueda de posibles fugas.

Por último, comprobar si los kilómetros de nuestro coche están próximos al próximo mantenimiento periódico del vehículo. En ese caso, es recomendable hacerlo antes de salir de viaje.

2. Neumáticos

Revisiones

Si el motor es el corazón, los neumáticos son nuestros zapatos. Descalzos no vamos a ningún lado y en este caso con más razón. Comprobar que las cuatro ruedas no presentan ningún corte ni bulto en su superficie ni laterales ni que tampoco han llegado a los testigos de desgaste.

En cuanto a la presión, en la mayoría de los casos haremos los desplazamientos con más carga de lo habitual. Comprobar en el libro de mantenimiento del vehículo las presiones recomendadas para viajar con carga y ajustarlas según convenga.

No nos olvidemos tampoco de la rueda de repuesto. Debemos comprobar su estado y su presión, equiparándola siempre a la presión más alta de las ruedas que tengamos montadas. De esta forma si pinchamos, podremos colocarla con una presión correcta.

3. Amortiguadores y frenos

Revisiones

Esta operación es más difícil que la hagamos nosotros mismos y por ello os recomendamos que os acerquéis un día hasta el taller en un momento donde lo comprobarán rápidamente. Allí verán si el grosor de las pastillas de freno es suficiente todavía así como el estado de los amortiguadores.

Estos es recomendable revisarlos cada 40.000 kilómetros y pensar que cuando nuestro coche tenga aproximadamente 100.000 kilómetros (en función de su uso) deberíamos poner unos nuevos para que siga manteniendo un alto nivel de seguridad cuando lo conducimos.

4. Aire Acondicionado

Revisiones

Es difícil pensar hoy en día en un vehículo sin aire acondicionado. Ese magnífico dispositivo que hace que no sintamos ni frío ni calor cuando viajamos. Pero lógicamente, requiere un pequeño mantenimiento.

Si notamos que no enfría suficiente o que el caudal de aire no es el mismo que tiempo atrás, seguramente habrá que recargar el gas interno que utiliza para bajar la temperatura del aire que entra en el habitáculo. Es una operación rápida y sencilla que nos dejará el sistema en perfecto estado.

5. Visibilidad

Revisiones

Aquí entramos tanto en el que seamos vistos como que nosotros podamos ver. Revisar que todas las luces nos funcionan correctamente: posición, cruce, carretera y anti niebla delanteras; posición, freno, marcha atrás y antiniebla traseras; intermitentes y si disponemos de ellas, luces diurnas.

De igual forma es muy importante que veamos correctamente. ¿Presenta desperfectos nuestro parabrisas tales como impactos de piedras o grietas? Sería recomendable repararlo o cambiarlo. ¿Y los limpiaparabrisas? ¿Realizan su función correctamente, sin dejar zonas sin barrer o haciendo ruido?

En este caso, comprar y colocar unos nuevos para en caso de que nos topemos con una tormenta de verano no llevemos la desagradable sorpresa de que no somos capaces de ver correctamente.

Foto | starmanseries

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos