Publicidad

La DGT indica cuál es la postura correcta al volante para evitar lesiones y el temido 'efecto submarino'

La DGT indica cuál es la postura correcta al volante para evitar lesiones y el temido 'efecto submarino'
1 comentario

Se trata de una lección que hoy en día nos enseñan en la autoescuela, pero que pasados los años olvidamos. La postura a la hora de conducir es tan importante como la regulación correcta de espejos, por eso la DGT ha querido recordar que, por ejemplo, la inclinación del respaldo debe ser casi vertical -nada de ir 'tumbado'- o que debemos evitar ir pegados al volante.

Inclinar erróneamente el respaldo puede restar eficacia al reposacabezas y sobre todo, provocar un 'efecto submarino'.

Una guía para no olvidarnos

Tanto a la hora de sentarnos por primera vez en un coche como para ajustar el puesto de conducción después de que alguien lo haya modificado, esta guía rápida permite encontrar la posición ideal y acabar mecanizando el proceso si seguimos el orden.

Asiento. Lo primero que debemos ajustar es distancia del asiento al volante. Pegarnos demasiado a él puede darnos una falsa sensación de seguridad al sentir que controlamos mejor el vehículo, pero es un peligro. La DGT explica que no debemos estar ni demasiado cerca ni demasiado lejos, permitiendo que haya espacio para manejar el volante con comodidad.

Los brazos ligeramente flexionados son señal de que la postura es correcta. Por su parte, las piernas deben quedar semiflexionadas, de forma que sea posible pisar el pedal de embrague a fondo con un movimiento de tobillo.

Respecto a la altura de la banqueta, los ojos del conductor deben quedar a media altura del parabrisas, con visibilidad completa en toda su anchura.

Respaldo. La inclinación idónea del respaldo debe ser casi vertical para evitar dolores de espalda y fatiga prematura. El primer paso para hacerlo es sentarse apoyando la espalda y los hombros en el respaldo: los brazos deben llegar al volante medio flexionados y relajados, de forma que al estirarlos se puedan apoyar encima las muñecas.

Es un punto tan importante que, de regularlo erróneamente puede impedir las funciones básicas de otros dispositivos.

Por ejemplo, un respaldo demasiado inclinado hacia atrás resta eficacia al movimiento de los brazos, al reposacabezas y al cinturón de seguridad y puede provocar el 'efecto submarino'. Sucede cuando el cuerpo no está bien sujeto por el cinturón (holgado o mal ajustado), presiona el asiento hacia abajo y se desliza por debajo de la banda abdominal.

postura conduccion

Volante. Las regulaciones de la altura y de la profundidad del volante permiten ajustar la distancia para que el conductor pueda mover los brazos y maniobrar con comodidad. Igual que el asiento, el volante no debe estar ni muy alto ni muy bajo; los brazos deben estar relajados y medio flexionados, y la espalda y los hombros, apoyados en el respaldo.

Reposacabezas. La parte trasera de la cabeza debe quedar sobre el centro del reposacabezas, a unos cuatro o cinco centímetros, sin apoyar (es un elemento de seguridad, no de confort). En una posición más baja puede causar lesiones cervicales graves, el llamado ´latigazo cervical'.

Retrovisores. Para regular el espejo interior debemos hacerlo con la mano derecha y la espalda apoyada, de forma que cubra la luneta trasera. Respecto a los espejos laterales, deben quedar lo más abiertos posible, con un ángulo que proporcione un campo de visión amplio y elimine los ángulos muertos.

Cinturón. La altura de salida del cinturón de seguridad varía según la altura del propio conductor y de la configuración de su puesto. Para que actúe correctamente, el cinturón debe partir justo por encima del hombro izquierdo del conductor, siempre ceñido al cuerpo.

En Motorpasión | Coches, conectividad y hackers. ¿Por qué la seguridad ya no está sólo en los airbags?

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios