Compartir
Publicidad

Los dos futuros SUV pequeños de Jaguar podrían recurrir a una plataforma de tracción delantera de BMW

Los dos futuros SUV pequeños de Jaguar podrían recurrir a una plataforma de tracción delantera de BMW
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Jaguar habría iniciado el desarrollo de dos nuevos crossover compactos por debajo del E-Pace (que ilustra esta noticia) para completar su gama SUV y así frenar la drástica caída de sus ventas. Estos dos pequeños SUV podrían finalmente compartir plataforma con BMW como parte de unos vínculos entre las dos compañías cada vez más fuetes, según cuentan en Autocar.

BMW y el grupo Jaguar Land Rover (JLR) ya han acordado desarrollar en común los sistemas de propulsión eléctricos de próxima generación desde el pasado mes de junio. Esta colaboración se ampliará ahora para que los nuevos modelos de Jaguar usen la plataforma FAAR de BMW de tracción delantera y que ha debutado con el nuevo BMW Serie 1.

Estos dos nuevos modelos conservarían el nombre de Pace, que la marca usa actualmente para nombrar a los SUV de su gama. La plataforma FAAR podría incluso servir para la próxima generación de Range Rover Evoque, Discovery Sport y un nuevo Land Rover de acceso a gama, según la publicación inglesa.

Oficialmente, la colaboración entre JLR y BMW se centra únicamente en los sistemas de propulsión eléctricos de nueva generación basados en la quinta generación de la unidad eléctrica de BMW, que se presentará el año que viene en el BMW iX3. Sin embargo, no es un secreto que BMW proveerá JLR en motores gasolina.

Se habla de un V8 de nueva generación, pero también se dice que BMW les dejaría algunos de sus motores de 4 y 6 cilindros, tanto en versión estándar como híbridos. Y es que el 6 cilindros de Jaguar es un derivado de su actual V8, cuyo diseño se remonta a los años 90.

Por qué es una colaboración realista

jaguar e-pace

JLR no está pasando por su mejor momento. Las pérdidas que acumula (ha perdido 395 millones de libras en el último trimestre) le obligan a despedir a 4.500 trabajadores. La caída de ventas en China y de los diésel, así como la inseguridad que provoca el Brexit son las razones que esgrima la compañía.

Sin embargo, el coste que supone desarrollar los nuevos coches eléctricos, conectados e investigar en la conducción autónoma está teniendo un coste desorbitado para muchas compañías. Hasta el punto que JLR podría ahorrar en el desarrollo de nuevos motores Ingenum y destinar esos fondos a la movilidad eléctrica.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio