Compartir
Publicidad

Bandera a cuadros: Gran Premio de Turquía

Bandera a cuadros: Gran Premio de Turquía
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

De todos los temas de debate que se pueden abrir tras lo visto en el Istanbul Park este fin de semana, el principal pasa sin lugar a dudas por la carrera de Sebastian Vettel. Lo más preocupante de la aplastante victoria de Jenson Button es sin duda que vuelve a llegar sin que hayamos podido ver sudar ni un poquito al británico. Tiene un avión entre manos, y los que pueden plantarle un poco de oposición, con Vettel a la cabeza, no están cumpliendo. Ya tenemos Campeón del Mundo.

Pero retomemos la carrera de Vettel. Así de memoria, creo que debe ser la tercera carrera, de las siete que llevamos, en la que Vettel tira por la borda en la primera vuelta sus esperanzas de victoria. Y lo peor de todo: en las dos anteriores no tuvo poder de reacción – siendo la peor con diferencia la carrera que hizo en Montmeló a rebufo del Ferrari de Massa - y en esta tercera tampoco la ha tenido. Está claro que el alemán tiene detalles de gran piloto, pero todavía se le escapan errores que un Campeón del Mundo no puede cometer. Y desde su muro tampoco ayudan demasiado, todo sea dicho.

El domingo, sin ir más lejos, Vettel salió con una estrategia para ganar desde la pole, y pese a su error en la primera vuelta, en la que se fue a pique su pequeña oportunidad de ganar, Red Bull siguió adelante con su estrategia a 3 paradas, sin tener en cuenta que la lucha ya no era con Button por la victoria, sino con Webber por la segunda plaza. Está claro que ni el equipo acabó contento con la carrera de Vettel (no hay más que escuchar la radio al final de la misma), ni Vettel con Red Bull. Pese a todo, el RB5 es la única esperanza de ponerle un poco de emoción al frente de las carreras, y Vettel seguro que irá aprendiendo de todo esto.

Pasemos ahora a otro de los temas estrella: Renault. Para muchos equipos, Turquía empieza a ser el punto de no retorno de la temporada, el momento de decidir que quizás sea mejor pensar ya en el próximo año. La escudería gala se presentó a esta cita con un nuevo alerón delantero que tenía que aportar la escalofriante mejora de ¡media décima por vuelta! Pero al parecer, ni eso. En serio, si Renault está gastando recursos en este tipo de mejoras insignificantes, la cosa está muy pero que muy mal.

El Renault R29 de Fernando Alonso

Lo peor de todo es ver a Fernando Alonso, con una cara que le llega al suelo, quejándose de lo lento que es su R29. Parece que el asturiano es el único realmente puteado por perder otra temporada. El resto de “favoritos” se toman las malas prestaciones de sus monoplazas con otra filosofía (véase Kubica, Hamilton, Raikkonen…), pero a Fernando esto le duele de verdad. Dice mucho de su carácter ganador. Y hablando de carácter, ¿alguien cree que Nelsinho aguantará hasta final de temporada? Desde luego, yo no. Va de mal en peor, y pese a la garra que le puso en su lucha con Hamilton – con un McLaren cargadísimo, todo sea dicho – detalles como no saber aguantar a Barrichello ni tan siquiera dos curvas tiene que desesperar a Briatore y compañía.

Ya que ha salido su nombre, vayamos con el tema Barrichello. De nuevo, y como contrapunto absoluto de Button, el brasileño ha mostrado su versión torpona que ya sacó a relucir en Australia, saliendo casi a toque por adelantamiento. Es una pena que el único monoplaza que pueda disputarle hoy por hoy las victorias a Button tenga subido a Rubinho, pero cada vez entiendo más su continuidad al lado de Ross Brawn: aporta experiencia, estabilidad…y es un piloto que no hace sombra al número 1 del equipo. Y pensar que arrancando desde el lado limpio de la parrilla hay quien le daba más opciones que a Button en la carrera del domingo…

Y para ir terminando, escarbemos un poco por el pelotón. Gran carrera de Toyota, que confirma con un extraordinario 4º puesto de Jarno Trulli y una buena carrera a la remontada de Timo Glock que lo de Mónaco fue circunstancial. Ferrari no presentó la forma que se esperaba del F60B en Turquía, y pasó un tanto desapercibido. Parece que en circuitos rápidos hay demasiados monoplazas todavía por delante, entre ellos los Williams, o mejor dicho, el Williams de Nico Rosberg (Nakajima va en la línea de Piquet), que firmó un gran 5º puesto. Los que parece que empiezan a sacar la cabeza por los puntos son BMW. Por fin Robert Kubica estrenó este año su casillero. Pero quien cogió el relevo en este Gran Premio de BMW fue McLaren. Hamilton volvió a quedarse fuera en la misma Q1, y el fin de semana de la escudería británica ha sido para olvidar. Sufren mucho en curva rápida, y la próxima cita es en el rapidísimo Silverstone. Que no les pase nada.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio