Sigue a Motorpasión

Volkswagen e-Golf

Se llama Volkswagen e-Golf y ya ha sido probado por un medio español en su versión definitiva. Será novedad en el Salón de Ginebra, aunque no tiene aún precio o fecha de comercialización definida. Es una versión 100% eléctrica, sin el apoyo de un motor de combustión interna.

El Golf 7 que está basado en plataforma MQB, está pensado para almacenar distintos sistemas de propulsión, inclusive el eléctrico. El conjunto motor-transmisión pesa 80 kg, las baterías 315 kg, por lo que pesa 205 kg más que un Golf con motor convencional. Rinde 115 CV y 270 Nm de par máximo.

Por fuera el e-Golf es prácticamente igual al Golf convencional, pero tiene distintas tomas de aire en el frontal, la suspensión está levemente rebajada y tiene un retoque en los grupos ópticos traseros… además de carecer de escape. En el interior cambia el tablero de instrumentos y la pantalla multifunción central.

Volkswagen e-Golf

Con unas baterías en forma de T —bajo los asientos traseros y pasillo central— tiene 26,5 kWh de capacidad. Se aprovechan al 85%, ni menos del 10% ni más del 95%. Según Volkswagen tienen un garantía de 10 años, están desarrolladas en conjunto con Samsung y LG Chem.

Acelera de 0 a 100 km/h en 11,8 segundos —peor que las versiones de 105 CV térmicas— y alcanza 135 km/h. Dependiendo del modo de conducción la velocidad va limitada a menos salvo que se pise el acelerador a fondo, para alargar la autonomía todo lo que se pueda. En ciclo homologado hará 175 km.

Tiene tres programas de conducción:

  • Normal: prestaciones de serie
  • Eco: potencia limitada a 95 CV y punta de 120 km/h
  • Range: velocidad limitada a 95 km/h, desconexión de aire acondicionado

Volkswagen e-Golf

Además, el conductor puede elegir cuatro niveles de retención con las levas sobre el volante (carece de marchas), desde el “punto muerto” sin retención hasta la recarga más agresiva para zonas urbanas y circulación lenta. El potenciómetro será un buen aliado para evaluar si conducimos de forma eficiente.

En cuanto a la recarga, se puede realizar en una toma doméstica en cinco horas (menos de lo normal) o una recarga rápida en 20 minutos con corriente trifásica. Según la marca, el uso frecuente de la recarga rápida no disminuye la vida útil de las baterías, que están refrigeradas por aire.

El motivo es por seguridad, para evitar el riesgo de explosión por mezclar litio con agua. Por contra, será más vulnerable a los cambios de temperatura en marcha y en recarga. El probador, Sergio Piccione, no ve problema alguno en el peso de las baterías en cuanto a comportamiento, y quitando lo evidente, es un Golf normal.

Próximamente conoceremos más detalles del coche.

Fuente | El Mundo Motor

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

29 comentarios