Sigue a Motorpasión

Un Porsche 911 GT3 RS, las carreteras de montaña de la Isla de Man y un pasajero más bien calladito. Estos son los ingredientes para un vídeo en el que un hombre de unos “taitantos” nos deleita con adelantamientos de todos los colores y el rugido del impresionante motor boxer de seis cilindros.

Las carreteras parecen cerradas al efecto, aunque hay que recordar que en las carreteras fuera de los núcleos urbanos de la Isla de Man no hay límites de velocidad. El conductor del Porsche 911 GT3 RS adelanta a varios superdeportivos, algunos no parecen ir precisamente lentos, pero es que el superdeportivo teutón tiene los cojinetes bastante bien colocados.

En la segunda parte que hemos incrustado tras el salto, podemos disfrutar de otros tantos minutos de desenfreno en los que nuestro amigo del GT3 RS intenta alcazar a sus amigos tras haberle caído delante un Flanders durante el tramo de un carril. Una pasada ver como lija a superdeportivos y coches normales por igual. Una experiencia sin duda brutal y que no me importaría vivir aunque fuese de pasajero, siempre habiendo comprobado que las manos del conductor son buenas.

Os recomiendo preparar una bolsa de palomitas. El segundo vídeo tras el salto.

Disfrutad del sonido de este misil con ruedas, y ¡no os perdáis el momento búsqueda de petróleo en los primeros instantes del segundo vídeo!

Vídeo | Youtube (Primera parte y segunda parte)
Vía | GT Spirit
En Motorpasión | El Porsche 911 GT3 RS 4.0 bate el récord de frenada desde 300 km/h

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios