Sigue a Motorpasión

Garaje estrecho

Algunos nos las vemos y deseamos para encajar un coche de más de cuatro metros en plazas estrechas con dobles columnas, pero hay casos peores: un garaje de 155 cm de ancho no es baladí. El protagonista de este post es un venerable anciano que debe tener uno de los garajes más estrechos del Mundo…

... si puede tomar la consideración de garaje eso. Más bien parece un patio cubierto. Pues bien, el caballero se las arregla para meter dentro su Fiat Panda (de los antiguos), que mide 149 cm de ancho. Esto es, le sobran tres centímetros por lado, es una maniobra de elevadísima precisión aparcar su coche ahí.

Debe plegar los retrovisores y calzar el coche con exactitud. Sólo puede meterlo de frente, ya descubriréis el motivo. Cuenta con protecciones a los lados para no raspar la carrocería en caso de error de cálculo, y más de uno de nosotros lo cometería sin llegar a su edad.

El hombrecillo avanza hasta quedarse a la altura de la entrada a la casa, donde apaga el motor. Abre la puerta de la casa y retrocede un poco para abrir la del coche, a su edad no está como para salir por la ventanilla. No aplica el freno de mano en ningún momento, el coche se aparca libre.

No teme que le roben, para empezar hay que estar anoréxico perdido o romperle la luna trasera pero digo yo que seguro que hay coches más interesantes y accesibles que un viejo Panda. El coche se queda abierto, total, no hay mucha diferencia a cerrarlo.

Como véis, se levanta del sillón y se sube en el coche, literalmente. El reducido espacio de su propiedad hace que se las tenga que ingeniar mucho para aprovecharlo. Casi sería mejor que el coche entrase directamente en el salón, al menos estaría un poco más cómodo. Y ojo, que alguna que otra vez ha raspado.

Fiat Panda (1991)

El Fiat Panda actual es “enorme” a su lado, pues tiene un ancho de 157,8 centímetros, ya sería imposible calzarlo en ese garaje. Habría que irse a un modelo extremadamente pequeño. Veamos: Fiat 500 (no cabe), Toyota iQ (no cabe), Chevrolet Matiz (como el viejo Panda, cabe), smart fortwo (no cabe), SsangYong Rodius (hay que demoler la casa)...

Los coches crecen cada vez más por diversas razones: seguridad, confort, necesidades de habitabilidad, diseño, etc. Ya no se hacen coches como el viejo Panda, que es literalmente una lata de sardinas para ir de A a B, con un motor 0.9 de 39 CV, mecánicamente indestructible.

Si este señor quisiese cambiar ahora de coche, lo tendría francamente difícil. Ya puestos, debería pasar de todo y comprarse una pequeña motocicleta, o ir en bici, porque coches de nueva fabricación que entren ahí, la verdad, muy poquitos va a encontrar, ¡¡hasta el Tata Nano (*) entra por los pelos!!

NOTA: La versión de India, la europea será más ancha y no cabrá...

Un saludo para Iñigo
Vía | Menéame
Vídeo | Youtube

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios