Compartir
Publicidad

Esto es el caos en Nürburgring por una mancha de aceite y un candidato a salto de altura en los próximos Juegos Olímpicos

Esto es el caos en Nürburgring por una mancha de aceite y un candidato a salto de altura en los próximos Juegos Olímpicos
Guardar
15 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace poco menos de un año estuvimos en Nürburgring Nordschleife cumpliendo el sueño de todo aficionado al mundo del motor, rodar en el Infierno Verde. En unos días volveremos allí para daros una sorpresa y ampliar nuestra guía para principiantes (parte 1, parte 2, parte 3), y es por eso que en los últimos días no paro de ver vídeos del Nordschleife para tratar de recordar los secretos de su trazado.

Viendo vídeos ha sido inevitable ver este sobre una situación caótica que se vivió la semana pasada en uno de los días de Touristenfahrten. Un coche perdió aceite en una de las zonas más populares del circuito, y se montó la mundial. Aparte de ver el caos personalizado, esto es lo que jamás debes hacer en caso de accidente en el Nordschleife.

Recuerdo perfectamente el briefing de seguridad que nos dieron en RSRNurburg el año pasado. Como para olvidarlo. He hecho cientos de cursos de conducción y jamás había visto un briefing de seguridad con advertencias tan duras y tan directas como las que te dan en el Infierno Verde.

Un briefing de seguridad muy duro y necesario

"Ni se te ocurra tocar los pianos", "en agua esto es como una pista de patinaje, no podrás hacer nada por controlar el vehículo", "hay tres curvas en el trazado que en seco resbalan igual que si estuviesen mojadas", "estate atento a los retrovisores, hay infinidad de coches más rápidos que el tuyo". Estas frases son habituales allí antes de salir a pista. Pero hay una que repitieron más que las demás: "Si tienes un accidente jamás bajes del coche hasta que lleguen los servicios de emergencia". Creo que la escuché 15 veces.

Pues precisamente eso es lo que hizo este chico tras sufrir un derrape con su BMW M3 E30. Su intención era buena, ya que era consciente de que alguien había dejado aceite en pista y eso estaba provocando que los coches derrapasen en una curva rápida a derecha con el consiguiente peligro tanto para los ocupantes como para el resto de usuarios de la pista.

Sin dudarlo un segundo, se fue hacia la curva por dentro del guardarraíl para avisar mediante aspavientos con las manos al resto de coches que venían. Como los guardarraíles del Nordschleife son muy altos, muchos no le veían, así que decidió saltar a la pista para avisarles con más claridad. Esto casi le cuesta la vida porque un M3 E46 que se acercaba, al accionar los frenos perdió el control, se fue hacia el interior de la curva y a punto estuvo de arrollarle.

Se salvó porque tenía unos reflejos descomunales y una agilidad acorde con los reflejos. Debería plantearse ir a los próximos Juegos Olímpicos, porque menuda soltura para saltar casi dos metros de altura.

El caos en pista acabó con un saldo bastante malo en lo material: un BMW M3 E46 y un E36 destrozados. Por suerte no hubo que lamentar daños de otro tipo que solo pasan si no haces casos a una de las normas básicas en el Nordschleife (y en cualquier circuito): si tienes un accidente, no te bajes del coche hasta que vengan los equipos de seguridad, que para eso están.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos