Sigue a Motorpasión

ABT Audi S8

El preparador alemán ABT ha llevado el mestizaje entre coches a un punto que ha denominado limusina deportiva, transformando el ya brutal Audi S8 en una máquina de infarto que combina lujo y prestaciones con un elevado nivel de confort. Y encima, no le ha quedado nada feo.

Si el Audi S8 se presentó como una poderosa variación del concepto downsizing capaz de ganar 70 CV a pesar de la reducción de la cilindrada respecto de su predecesor, ABT ha dado un paso adelante en este empequeñecimiento entendido al revés. 620 CV de potencia y 780 Nm de par, frente a los 520 CV y 650 Nm del TFSI 4.0 original. Palabras mayores, oiga.

La demostración de fuerza bruta viene de la mano de la aceleración. Si lo miramos bien, sigue siendo un tanque de casi 2 toneladas, pero va de 0 a 100 en “alrededor de 4 segundos” (sic) y de 0 a 200 en 13 segundos. Los datos de recuperación también son interesantes. En cuarta, de 60 a 100 km/h pasa en 2,8 segundos, y en quinta pasa de 80 a 120 km/h en 3,5 segundos.

Para evitar que salga volando del todo, le han limitado la velocidad a 290 km/h. Eso sí, para hacer más fiable su manejo, ABT ofrece la instalación del kit de control sobre la suspensión neumática. Por ofrecer, también ofrece ruedas deportivas montadas sobre llantas de 20 o 21 pulgadas, a elegir, y neumáticos de alto rendimiento. Todo, para hacer de su derivado del Audi S8 la mayor bestia de la carretera.

Ver galería completa » ABT S8 (7 fotos)

Más información | ABT
En Motorpasión | ABT AS1, pero ahora en versión Sportback, Audi S8 2012

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

12 comentarios