Sigue a Motorpasión

Caja de cambios Powershift

Hace años, las cajas automáticas eran mucho más suaves y agradables que las manuales, pero no podían competir contra el ahorro de combustible que suponen estas últimas. Las transmisiones automáticas de dos embragues (uno por cada eje de relaciones) consiguen lo mejor de ambos mundos: suavidad máxima al cambiar y un bajo consumo de combustible. El grupo Volkswagen, con su caja DSG, fue la pionera en coches de producción.

Otras marcas han seguido el ejemplo, esta vez se apunta al carro Volvo con su caja Powershift, de la mano de su socio industrial Getrag. Se trata de una caja automática de 6 relaciones con doble embrague húmedo y dos ejes de transmisión (interior y exterior) que gestionan las marchas impares y pares, respectivamente. Según Volvo, el consumo de combustible disminuye un 8% respecto a cajas automáticas tradicionales.

El par máximo soportado es 450 Nm, más que suficiente para los motores turbodiesel de 2 litros y 136 CV de origen PSA Ford, cuyo par máximo es de 320 Nm. Admite modo secuencial o automático, y se montará en los modelos C30, S40 y V50. Al igual que las cajas DSG, las transiciones entre cambios son instantáneas y no hay pérdida de potencia perceptible.

Fuente | Volvo
En Motorpasión | Volvo incorpora motores tetracilíndricos a los V70 y S80

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

8 comentarios