Sigue a Motorpasión

Cartel informativo radar DGT


Hace unos días la revista Autopista publicaba un artículo en el que explicaba que el 40 por ciento de los radares están situados en tramos no peligrosos, cuestionando así la versión de la DGT sobre los radares, que según ellos tienen como finalidad reducir la siniestralidad y no recaudar dinero.

Esta revista examinó la colocación de los 265 radares fijos que existen en nuestras carreteras, asignando una puntuación de peligrosidad (PDF), y llegó a la conclusión de que muchos están en tramos de dos carriles para cada sentido, con separación entre calzadas y un arcén amplio. La DGT se defendió de estas acusaciones alegando que esos radares estaban en puntos negros, sin embargo la revista continuó realizando comprobaciones para ver que en la lista de puntos negros de la página web de la DGT no figuran esos tramos.

La DGT también habla de accidentes causados por distracciones asociadas a la alta velocidad, concepto que la DGT se ha sacado de la manga a partir de esta polémica. La revista también afirma que si el problema en esos puntos son las salidas de vía, lo lógico sería arreglar el problema estructural que causa esas salidas y no la instalación de un radar.

Pensando en los pocos radares fijos que conzoco sólo en uno veo la relación entre punto negro y radar, y aún así está situado unos 300 metros despues de la curva en cuestión. Por otra parte siempre me ha indignado el hecho de que los radares móviles se coloquen en zonas para cazar y no en puntos especialmente peligrosos. Por ejemplo, tramos de una carretera nacional limitados a 50 km/h por pasar por un pueblo, no porque las condiciones de la vía sean peores.

Cuando veo un radar móvil en una de estas situaciones siempre pienso que probablemente pudieran ver infracciones más graves circulando por la carretera que estando parados en una de esas zonas. ¿O es que acaso sólo importa la velocidad en los accidentes?

Según la DGT, la velocidad excesiva está presente en un 29% de los accidentes mortales, porcentaje relativamente bajo, y que tampoco quiere decir que sea la única causante. Además, ¿consiguen los radares reducir la velocidad media de los conductores o solo sirven para el punto exacto en el cual están situados?

Los radares fijos están muy bien, al igual que los radares móviles, los controles de alcoholemia, controles de uso del cinturón, del teléfono móvil y demás formas de control. Pero mientras mientras la seguridad vial se base en el triplete prohibición-control-multa no conseguiremos reducirla más que un pequeño porcentaje cada año.

Existen las infracciones que no entran en los anuncios de la DGT, como adelantamientos indebidos, y para poner en peligro la vía de otros conductores no hace falta ir a 120 km/h, se puede hacer a 30 km/h. Y existen las carreteras en mal estado, los coches antiguos completamente inseguros y demás factores que no entran en la política prohibición-control-multa. Y por último, ¿qué se hace con el dinero recaudado por los radares?. Sería cínico criticarlo sin saberlo, y sinceramente lo desconzoco, pero si desconocemos estos datos no es por falta de interés sino por falta de transparencia.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

15 comentarios