Sigue a Motorpasión

Durmiendo en el coche

El Departamento de Transporte de los Estados Unidos (NHTSA) y el Hospital Infantil de Filadelfia (CHOP), han publicado los resultados de un estudio sobre productos de consumo posventa, destinados a evitar que un niño quede solo dentro de un vehículo expuesto al sol. Los resultados del estudio concluyen que los productos disponibles son limitados en su eficacia y no son confiables como medida preventiva para evitar tragedias.

La insolación es la causa principal de muertes no debidas a impacto entre los menores de 14 años en EEUU. Según el San Francisco State University Department of Geosciences, 33 niños fallecieron el año pasado por hipertermia, y 49 en 2010.

Varias cuestiones han quedado patentes como responsables de la ineficacia de los sistemas actuales. Por una parte están las meramente técnicas, por otra la dificultad de configuración de los sistemas.

Por qué fallan los sistemas

Desde un punto de vista meramente funcional, la sensibilidad de los detectores, variaciones en la distancia de la señal de advertencia, interferencias de otros dispositivos electrónicos con las señales de notificación, susceptibilidad de los sistemas ante determinados escenarios (como derrama de líquidos) o el desarmado del sistema por la propia acción del niño, por citar los más relevantes, son los puntos negros de los sistemas analizados.

Por el lado humano, un sistema mal configurado sigue ofreciendo una falsa sensación de seguridad a los adultos responsables de los niños que quedan dentro de los vehículos, cuando realmente están exponiendo a los menores a un peligro cierto.

Educación vial para niños

Destaca el Departamento de Transporte que estas tragedias pueden ocurrir en cualquier familia y que la negligencia no siempre está detrás de este tipo de accidentes. La mayoría de estos casos son accidentales, “incluso con los padres más amorosos y concienzudos“.

Por otra parte, el NHTSA no duda de la buena intención en el diseño de estos productos, pero no puede recomendar a los padres que confíen en la tecnología como método infalible para evitar accidentes a sus hijos.

Consejos para prevenir este tipo de accidentes

El NHTSA ofrece como alternativa una serie de consejos que, si bien son de sentido común, no siempre se ponen en práctica:

  • No dejar nunca menores dentro de un vehículo, aun con las ventanillas parcialmente bajadas, y el aire acondicionado funcionando.
  • Tener como hábito inspeccionar el habitáculo antes de cerrar el coche.
  • Obtener información del fabricante sobre el equipo de detección para saber cómo se comporta el sistema y qué síntomas podemos advertir cuando no funciona adecuadamente.
  • Crear nuestras propias rutinas que sirvan de recordatorio, como dejar objetos al lado del menor que necesitaremos al abandonar el vehículo.
  • Enseñar a los niños que un coche no es un lugar para jugar.
  • Poner fuera del alcance del menor cualquier objeto que no deba manipular.

Y por supuesto, si cualquier persona ve a un menor dentro de un vehículo expuesto al sol, llamar inmediatamente a un teléfono de emergencia o comunicarlo a las autoridades.

Mi consejo personal: nunca pienses “que es sólo un momento”.

Vía | NHTSA
Imagen | Dennis Brekke | Tim Samoff

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

11 comentarios