Lo del lunes en Castellón, ¿fue un 'kamikaze', un 'acarajotao' o se trata de una torpeza reiterada?

Síguenos

Kamikaze por autopista en sentido contrario

¿Qué son 23 kilómetros en la inmensidad de la AP-7? Circulando de Valencia a Castellón, significa pasarse de largo un par de salidas con sus correspondientes peajes… a pesar de saber perfectamente que vas en sentido contrario. No te quejes demasiado si luego los medios te llaman kamikaze, porque si haces algo así y no vas cargado de drogas, como no ibas, es para planteárselo.

Condenado por un delito contra la seguridad vial, en la modalidad de conducción temeraria, no tocarás un coche de forma legal hasta 2017. Te han conmutado la pena de prisión por la confiscación de tu coche y una multa de 10 euros diarios durante ocho meses, con la condición de que no vuelvas a delinquir —porque no te quepa duda, lo tuyo fue, y tuvo, delito— en los próximos cuatro años.

Leo que viajabas de Tarragona, donde vives, hacia el Sur, quizá hacia tu Lora del Río natal, no lo sé, y que en Sagunto quisiste hacer un #novullpagar a lo grande, dando media vuelta como quien se va enfadado de un local cuando le cobran de más por las copas. Eso, pero tirando por la autopista en sentido contrario. Hasta que te pillaron a la altura de Las Alquerías.


Ver mapa más grande

Dicen que ibas pegadito al arcén, sí, pero enfrentándote a todos los vehículos que la suerte y la agenda del día quisieron poner en tu camino. Me ha dado por mirar esa agenda. Resulta que en octubre de 2012, que es el mes del cual nos ofrece Fomento el dato más reciente, el tramo de la AP-7 que va de Tarragona a Valencia soportó una intensidad media de 14.042 vehículos diarios.

Esa es mucha tela, y aunque ahora con la crisis todo esté como está, la AP-7 soporta un buen trasiego de mercancías por carretera. Tú, yo y cualquiera con dos dedos de frente sabemos que se podía haber liado parda —la podías haber liado parda— con una facilidad más que pasmosa.

De hecho, ni siquiera hay que pensar en largas ristras de camiones o en grandes aglomeraciones de coches. Lo digo porque ya es como si escuchase la disculpa: “La autopista venía vacía”. Dejando de lado que eso no sería estrictamente cierto… ¿y qué? Con sólo que hubieran concurrido un par de factores totalmente circunstanciales, la integridad física de cualquier pobre desafortunado habría pendido de un hilo. ¿Y todo por no pagar un peaje?

Peaje de autopistaPeaje en la C-32, a la altura de Vilassar de Mar – Barcelona

La falta de conciencia de riesgo es un riesgo

Ahora, la duda que me queda es saber qué harás en 2017, cuando vuelvas a tener permiso para conducir. No soy partidario de meter entre rejas a quienes como tú tienen un comportamiento como este, no creo que medidas de ese tipo sirvan para nada, pero me chirría que conserves la potestad de volver a liarla en un futuro. No hablamos de un error momentáneo por despiste, que eso nos puede pasar a todos.

Porque, a todas estas, ¿lo tuyo fue ir de kamikaze, como dicen por ahí, ibas acarajotao —con perdón, pero no se me ocurre otra expresión para definir tu actuación— o simplemente tuviste un momento de torpeza que te duró un montón de kilómetros y un par de salidas por las que podrías haber vuelto al sentido normal? Es igual, no regresemos al pasado, vayamos a lo que importa: ¿Volverás a hacerlo?

En tu descargo, hay que decir que nunca tuviste intención de hacer ningún daño. Eso leo que has contado y no dudo de tus palabras. También leo que has dicho que tienes la conciencia tranquila aunque reconoces que la maniobra fue “un poquillo peligrosa”. Y ahí es donde he creído que debía hablar contigo, aunque no nos conozcamos de nada.

Tráfico

¿Sabes qué pasa? Que cualquiera de nosotros podía haber chocado contra tu coche. Y morir contigo. Así de simple. Así de instantáneo. Aunque tú le quites importancia al hecho, aunque te engañes a ti mismo pensando que no fue para tanto y aunque seguramente quien lea esto piense también que estoy exagerando, que no hay para tanto.

Créeme, hay para tanto. Hasta 14 personas tuvieron que esquivarte y denunciaron lo que hacías antes de que te pillara la Guardia Civil tras una persecución que en las películas queda muy molona, pero no cuando uno va por la autopista y se ve, de pronto, metido en semejante berenjenal. La familia de cualquiera de esas personas podría estar llorando ahora su pérdida. Sin comerlo ni beberlo.

Permíteme, por tanto, que me metan donde no me llaman. Sí, estoy emitiendo un juicio de valor tras la condena impuesta por un tribunal. Sí, estoy hablando sin conocer todos los detalles de tu caso. Pero si yo hubiera estado en la AP-7 y hubiera compartido contigo mi último instante, ¿acaso te habrían importado mucho los detalles de mi vida justo antes de acabar con ella?

Vía | El País, Antena 3
En Motorpasión | Aumentan los indultos por delitos de seguridad vial

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

19 comentarios