La flexibilización del Código Penal en materia de Tráfico, otra manera de hacer caja

Sigue a Motorpasión

Siniestro vial

A nadie le gusta pensar en la parte más dura de la conducción, que es la que sobreviene tras un siniestro grave. Quizá porque es un terreno muy pantanoso, hace años que la llamada conducción temeraria se define a efectos legales una y otra vez. ¿Qué es conducir de forma temeraria? ¿Quién decide que alguien ha cometido una temeridad y en virtud de qué?

La última historia sobre este asunto viene dada por un proyecto de reforma del Código Penal impulsado por el Gobierno que supondrá flexibilizar el concepto de la conducción temeraria, eliminando del Código las faltas de tráfico y manteniendo sólo los delitos. A la práctica, eso supondrá dejar que sea el juez el que decida cuál es, en cada caso, el carácter de las imprudencias al volante.

Hasta ahora, se considera como falta tanto una imprudencia leve que da lugar a unas consecuencias graves como una imprudencia grave con resultados leves, que son la mayoría. Al fin y al cabo, las cifras de fallecidos y heridos van disminuyendo año tras año, así que las imprudencias no siempre conllevan todo el riesgo que albergan. Pero hay veces que sí.

Airbags tras un siniestro vial

A partir de la reforma propuesta, las imprudencias graves que dan lugar a consecuencias graves —lesiones permanentes o muerte de las víctimas— seguirían yendo por la vía penal, como siempre. En cambio, imprudencias consideradas potencialmente graves podrían considerarse delictivas sólo en función de los resultados. O podría suceder lo contrario: que una imprudencia leve con resultado grave se quedase fuera de la vía penal.

Todo esto, que parece un galimatías, no lo es. Será cada juzgado el que decidirá si un caso dudoso debe pasar o no por su sala. Tampoco es difícil entender la motivación para esta reforma. En el Gobierno quieren recortar por donde sea el gasto judicial. ¿Solución? Se eliminan las faltas leves y de esta forma se suprimen un montón de juicios. Y de paso, se da alas a esa forma de pensar que dice: “Pues menos mal que no ha pasado nada al final”.

Como es lógico, las asociaciones de víctimas de tráfico han puesto el grito en el cielo, no ya por la dulcificación que representa la reforma sino también por otra cuestión. Si se eliminan las faltas, cuando haya que reclamar una indemnización por siniestro será necesario acudir a la vía civil. ¿Y hace falta recordar lo mucho que se ha encarecido la vía civil con la última subida de las tasas judiciales?

Vía | El Mundo
En Motorpasión | 200 euros por recurrir una multa de 100 euros, así nos afectarán las nuevas tasas judiciales

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

14 comentarios