Síguenos

fauna en ruta: deseos para 2012

A 2012 le pido que nos traiga un director general de Tráfico que repare en los errores que cometió su predecesor, que dé a la educación vial la importancia que esta merece y que se deje estar de tanto radar y tanta puñeta cuando hay infracciones igual de graves que el exceso de velocidad y que apenas se persiguen: faltas de distancia, adelantamientos indebidos, faltas de respeto a la prioridad de paso…

A 2012 le pido que nos dé unos conductores un poquito más conscientes de que cuando se ponen a manejar sus vehículos por las vías públicas están realizando un acto social que se denomina “circular” y que supone convivir con otras personas que también conducen o caminan o lo que sea.

A 2012 le pido que nos depare unos titulares de vías que tomen un poco de ejemplo de cuál ha sido la extraordinaria progresión que han seguido durante los últimos años los fabricantes de vehículos y los conductores, y obren en consecuencia con esas carreteras que evocan los tiempos de las carretas, y no sólo por el nombre, que también.

A 2012 le pido que nos deje gente que antes de ponerse al volante comprenda que beber y conducir son actividades incompatibles, que no caiga en la trampa de pensar que por un poco no pasa nada y que recuerde antes de dar el primer trago que uno de los primeros efectos del alcohol consiste en pensar, precisamente, que “no hay pa tanto”.

fauna en ruta: deseos para 2012

A 2012 le pido que nos provea de conductores que tengan muy claro que conducir es en sí misma una tarea compleja desde un punto de vista psicológico, y que cuando se pongan a los mandos de su vehículo estén por lo que tienen que estar, dejando móviles, músicas, periódicos, discusiones y granos de la cara para cuando el coche esté quieto.

A 2012 le pido que nos aporte más conductores que comprendan un poco más a los peatones, y también más peatones que comprendan un poco más a los conductores, que todos ellos entiendan que todos somos humanos y que todos somos susceptibles de cometer errores, y que esos errores pueden tener consecuencias graves para todos.

A 2012 le pido que inspire a los fabricantes de automóviles para que sigan poniendo su granito de arena por la labor de salvar vidas, pero que eviten todo cuanto haga que el conductor se sienta absurdamente confiado en la todopoderosa máquina que lleva a sus pies sin recordar que, en el fondo, lo que manda es el límite que impone la Física inapelable.

A 2012 le pido que haga desaparecer de la faz de la Tierra los resaltos, las pinturas deslizantes, los guardarraíles asesinos; que se fulminen también las señales mal puestas, las señales caídas, las señales que no dicen nada; que se extingan para siempre los pilares sin protecciones, la vegetación a ras de calzada, los barrizales inesperados.

A 2012 le pido que nos haga realidad unas obras de mejora de las vías que empiecen y terminen en un plazo razonable, que no caigan en el abandono ni en la perpetuación de la provisionalidad, con unas afectaciones para el tráfico razonables y con una actitud proactiva tanto por parte de las empresas operantes como por parte de los conductores que transiten por la zona.

fauna en ruta: deseos para 2012

A 2012 le pido que no nos traiga más dolor por la pérdida de un hijo, un hermano, un padre, una madre, un tío, un primo, un sobrino, un abuelo, un amigo, un compañero, un vecino o un conocido sobre el asfalto, que no haya que derramar una sola lágrima más por ningún fallecido en la carretera.

A 2012 le pido que estimule a todos los enormes profesionales que tenemos operando en nuestros servicios de emergencia y asistencia para que sigan trabajando con las mayores vocaciones y disponibilidades pese a todos los condicionantes que les imponen. Bueno, y si puede ser que disminuyan esos condicionantes, todos saldremos ganando.

A 2012 le pido que consiga que la seguridad vial deje de ser un coto extraño y reservado a unas pocas pero enormes instituciones para devolverla a quienes deberían sentirla como propia, convirtiéndose así en sus máximos valedores: los mismos usuarios de la vía, todos los ciudadanos, los que se supone que somos pueblo soberano, responsable de nuestros actos y todo eso.

Por fin, a 2012 le pido que te mantenga a ti a mi lado, que perpetrar estos artículos de fauna en ruta (y sus consabidos monigotes cabezones naranjitos que tanto te gustan) sólo tiene sentido si tú lees lo que voy pariendo con dolor cada lunes a una hora que no es como para estar levantado. Gracias muy sinceras y que tengas muy Feliz Año.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

22 comentarios