Sigue a Motorpasión

Datos de siniestralidad vial DGT 2012

Con los datos frescos en la mano, el ministro del Interior y la directora general de Tráfico han comparecido este mediodía ante los medios. 1.304 fallecidos en vías interurbanas durante 2012 suponen un descenso del 12 % respecto a las cifras de 2011. Son 180 personas que no han muerto en el asfalto. Pero son más de mil todavía las que sí lo han hecho.

En ese contexto, tenemos que entender las cifras de 2012 (provisionales y a 24 horas, como siempre a estas alturas del año) como un dato que marca un nuevo hito en el descenso continuado de fallecidos, que deja muy atrás la barrera de los 1.500 que se superó en 2011 y que nos sitúa al mismo nivel que 1960, cuando había un millón de vehículos y dos millones de conductores, frente a los 31 millones de vehículos y 26 millones de conductores que tenemos hoy.

Son 3,6 personas al día, de las cuales un 77 % murieron en carreteras convencionales y el 23 % restante en autovías y autopistas. Recordemos que para este cómputo no se cuentan los fallecidos en zona urbana, que pasarán a la estadística definitiva que se presentará cuando se recopilen todos los datos a 30 días, una tarea que en su día la directora de la DGT, María Seguí, prometió agilizar.

Datos de siniestralidad vial DGT 2012

Más control en carreteras convencionales

Hay una evidente desviación de la siniestralidad hacia la carretera convencional. No es un secreto precisamente, y una de las conclusiones es que es ahí, en ese tipo de vías, donde el Ministerio del Interior, a través de la DGT y la Guardia Civil, va a ponerse duro. ¿De qué manera? Ya nos lo podemos imaginar: con controles y radares.

Sobre el siempre espinoso tema de los límites de velocidad, desde Interior nos emplazan a esta próxima primavera, cuando tendremos un “Código de Circulación” (sic) nuevo. Con un 77 % de la siniestralidad concentrada en las carreteras convencionales, ya podemos esperar un recorte en la velocidad máxima que las aleje de la velocidad máxima en autopistas y autovías. Para todo lo demás, a esperar.

En cuanto a radares, cuenta Seguí que como el porcentaje de excesos de velocidad se mantiene igual sobre los datos de 2011, tanto en autovía y autopista (5 % de los fallecimientos) como en carreteras convencionales (10 %), su política se mantendrá igual. De todas formas, ya hace meses que recolocan radares y el foco se situará sobre la carretera convencional.

Datos de Siniestralidad Vial DGT 2012

En el global de los datos, se confirma la tendencia detectada ya hace un año, cuando explicamos que los jóvenes de 15 a 24 años dejaban de encabezar las listas de fallecidos en carretera. Desde Interior, se atribuye este dato a la mayor concienciación con la que se forman ahora los nuevos conductores.

En cuanto al otro polo, a los conductores más veteranos, cuyas cifras de mortalidad siguen siendo elevadas, se explica que ahora recorren más kilómetros por año que nunca, y que existe una cierta correlación entre conductor mayor y coche anticuado, por lo que desde la DGT instan a los fabricantes a que tengan en cuenta la seguridad de los mayores y se apunta a una posible medida futura para que los más veteranos puedan cambiar de coche con mayor facilidad.

Sabemos también algún otro dato interesante, como que las salidas de vía —que son típicas de la distracción y el sueño— suponen un 50 % de los siniestros en vías de alta capacidad y un 43 % en carreteras convencionales, o que la segunda causa de mortalidad en autopistas y autovías son los atropellos a peatones: esas personas que cruzan por donde no deben o esos ocupantes que salen del vehículo detenido por emergencia y son arrollados por otro vehículo.

Datos de siniestralidad vial DGT 2012

Sin cinturón ni casco

Entrando en algunos pormenores, se han ofrecido datos de 2001, 2011 y 2012 sobre el uso del cinturón por parte de los ocupantes fallecidos. Si al principio de la década la falta de cinturón se registraba en un 41 % de los casos, ese dato experimentó un vuelco a lo largo del tiempo, de manera que en 2011 hubo un 24 % de víctimas sin cinturón.

En 2012, esa proporción se ha reducido hasta el 22 %. De cada 100 fallecidos, 22 no llevaba puesto el cinturón de seguridad en carreteras, autopistas o autovías. Ahora la duda está en saber cuál va a ser el punto mínimo, la base; de momento, todavía hay margen para la campaña de concienciación y seguramente veremos más de una.

En el desglose por tipo de usuario, se ha desvelado también un retroceso en las víctimas que son conductores de moto y ciclomotor, si bien el uso del casco podría haber contribuido a que la reducción del número de fallecidos fuera menor.

Y aquí el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha lanzado un aviso a navegantes directo:

Jorge Fernández Díaz

Hemos detectado que una de las causas de estos fallecimientos está en que en municipios pequeños hay una cultura, tolerada por las autoridades municipales, de no usar casco en el ciclomotor; hay una cierta cultura de permisividad mal entendida y vamos a realizar una campaña muy intensa con la Federación de Municipios y Provincias y también con los alcaldes.

No es casualidad que haya dado ese toque de atención. Si bien sobre la moto el uso del casco en fallecidos experimentó una buena reducción, siendo del 11 % en 2001, del 3 % en 2011 y ahora, en 2012, del 4 %, en ciclomotor tenemos el siguiente panorama con los fallecidos: en 2001 iban sin casco el 48 % de las víctimas mortales, en 2011 el 21 % y en 2012, el 31 %. Ese repunte es un problema que tiene solución, aunque en algunas poblaciones el hábito a no llevar casco quizá esté demasiado anquilosado.

Datos de siniestralidad vial DGT 2012

Drogas, drogas ‘everywhere’

En cuanto a la presencia de alcohol en sangre entre los conductores fallecidos, no ha habido cambios significativos. Si en 2001 la proporción sobre el total era del 5 %, en 2011 ese porcentaje se redujo hasta el 2 %, y en 2012 se registran números similares.

Donde hay que hacer un paréntesis, salir de la estadística de mortalidad y pasar al campo de la prevención, es en la cuestión de las drogas al volante. Desde julio, cuando se comenzaron a llevar a cabo los primeros controles en este terreno, hasta octubre, donde se cierran los datos disponibles esta mañana, se habían realizado 4.206 pruebas a conductores que no hubiesen dado positivo en alcohol. Los resultados son para ir con ojo en la carretera: 2.528 positivos, un 60 %.

Si hubieran hecho los controles a conductores bebidos, seguramente esa cifra sería mayor. A partir de enero, los controles ya van a contar con un respaldo de laboratorio que permitirá realizar controles de drogas con el mismo carácter universal y aleatorio con el que se realizan los controles preventivos de alcoholemia.

Preguntada María Seguí por el perfil del conductor – consumidor, la directora de la DGT ha rehusado dar datos porque el número de positivos detectados no da aún para tanto, pero sí ha dejado caer algunos datos. España es el país de Europa donde se consume mayor cantidad de drogas, y un 85 % de la población conduce. A partir de ahí, la conducción bajo los efectos de las drogas afecta por igual a ambos sexos, a todas las edades y en cualquier momento del día. Nada de chavalines fiesteros.

O no únicamente.

Datos de siniestralidad vial DGT 2012

‘Crisis? What Crisis?’

El título del cuarto álbum de Supertramp pone el broche a la presentación de los datos provisionales de siniestralidad de 2012. Hay crisis y hay un menor movimiento de vehículos, de eso no nos cabe ninguna duda a nadie (supongo). El tema es que cuando le preguntan al ministro del Interior, él mira hacia otro lado.

Según Fernández Díaz, es cierto, hay crisis y menos movimiento. Los viajes largos han resgistrado un retroceso del 4,5 % de 2011 a 2012, mientras que en el periodo anterior, de 2010 a 2011, experimentaron un descenso del 3 %. Sin embargo, el descenso de víctimas mortales es del 12 %, así que aunque haya correlación, el peso de la crisis no puede ser tanto como nos pensamos. O eso argumenta el titular de Interior.

Y dándole una vuelta de tuerca al asunto, encuentra otra correlación. Si hay crisis hay reducción de gasto, tanto en lo privado como en lo público. En lo privado, la renovación del parque de vehículos se ha quedado estancada. Y en lo público, lo que se ha estancado es el mantenimiento de las vías. Así que, por lo que se ve, una cosa va por la otra. Habrá que creerle. O no.

En Motorpasión | Datos oficiales de siniestralidad vial de 2011: los jóvenes dejan de encabezar la lista de víctimas mortales (2012)

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

16 comentarios