Sigue a

Mercedes-Benz S 400 BlueHYBRID

El tercer contendiente de nuestra comparativa de berlinas híbridas de segmento F es un coche muy especial y me lo estaba reservando. El Mercedes-Benz S 400 BlueHYBRID no solo ha sido el primer híbrido comercializado por la marca de la estrella, también el primer híbrido fabricado en serie que utiliza una batería de ión-litio. Cuesta casi 98.000 euros.

A diferencia de los rivales Audi y Lexus, es un semihíbrido, su motor eléctrico solo da 20 CV, pero aporta 160 Nm en el proceso de aceleración. Su motor térmico 3.5 V6 es heredado del S 350 pre-styling, pero retocado para dar 7 CV más con ciclo Atkinson. La potencia total combinada es de 299 CV, y el par máximo combinado es 385 Nm.

Podemos pensar que la configuración elegida por Mercedes no es la mejor, pero estaríamos muy equivocados. Este Clase S no tiene nada que envidiar en capacidad de maletero o habitabilidad a sus hermanos térmicos, cosa que no pueden decir ni el Audi A8 Hybrid ni el Lexus LS 600h. En cuanto a consumo, ¿será una buena idea? Veámoslo, y no te pierdas el vídeo.

Mercedes-Benz S 400 BlueHYBRID

Exterior e interior

Antes de continuar, le daremos un breve repaso. Se puede identificar como híbrido por la insignia de las aletas y la que tiene en la parte trasera, aparte de por la denominación exclusiva S 400. Las llantas de aleación que tiene no son de serie, y cuestan casi 2.000 euros. De serie tiene faros bixenón, pero puede tenerlos totalmente de LED.

Por dentro es casi igual a cualquier otro Clase S, con la salvedad de la insignia “HYBRID” que preside la consola central, bajo el climatizador bizona. El tacómetro mantiene su protagonismo. Por cierto, el cambio de marchas es a la americana, con palanca superior, pero se puede usar el modo secuencial mediante levas.

En cuanto a maletero, poco hay que contar, porque el volumen de 560 litros queda inalterado respecto a otro Clase S. La única diferencia es que cuenta con la batería de 12 voltios en esta zona en un compartimento, aunque es más pequeña de lo normal porque básicamente se alimenta de la otra.

Mercedes-Benz S 400 BlueHYBRID

Sistema híbrido

El motor eléctrico de 20 CV está integrado dentro de la transmisión, y cumple varias funciones. Proporciona un extra de potencia, recarga energía y alimenta la servodirección, aire acondicionado y servofreno. Como tiene poca potencia, no requiere una gran batería, que va alojada en el vano motor y no atrás.

El A8 híbrido también usa ión-litio pero tiene una batería mucho más grande. En el S 400 BlueHYBRID el sistema híbrido solo suma 75 kg y se aloja todo en el vano motor, especialmente bien aprovechado y con todo estudiado para la seguridad tanto de mecánicos como de ocupantes en caso de accidente.

El motor eléctrico nunca empuja el coche por sí mismo, por lo que el motor térmico siempre se usa para acelerar. Tampoco recarga energía “sobrante” del motor, solo recarga energía en fase de deceleración o frenado. Si se aplican los frenos con delicadeza, el sistema de frenado tradicional no hará nada.

Impresiones de conducción

De los tres modelos analizados, el S 400 es el que “menos híbrido” nos va a parecer. Sin embargo, los beneficios se notan a la hora de conducir, ya que supone un plus de refinamiento y suavidad. No me refiero únicamente al arranque (suave como la caricia de una mujer) sino al funcionamiento engeneral, hasta elimina vibraciones en la transmisión.

El cambio automático 7G-TRONIC es de convertidor de par, y es también suavísimo, muy difícil notar los cambios de marcha si no es por el cambio del sonido. Si pedimos una aceleración poderosa, el motor eléctrico complementará la fuerza en bajo régimen del motor V6, que al ser atmosférico, no brilla en ese sentido.

Lo que sí que no vamos a notar, como sí pasa en el A8 híbrido, es la menor brusquedad ni pérdida de tracción, entre otras cosas porque es propulsión trasera. Aunque aceleremos fuerte, el coche no perderá un ápice de elegancia. Las vibraciones se eliminan de su vocabulario, el motor 3.5 V6 ya es por sí solo un prodigio de refinamiento.

Mercedes-Benz S 400 BlueHYBRID

Si nos fijamos en el gráfico del sistema híbrido (en el tablero de instrumentos o la pantalla central) veremos que no interviene tanto como en el Audi o el Lexus. De hecho, si mantenemos un crucero estable sin variaciones de velocidad, el motor térmico hace todo el trabajo. Pese a eso, los consumos son muy contenidos.

Los 7,9 l/100 km que tiene en homologación NEDC no parecen tan brillantes como los del A8 Hybrid, pero sí son más realistas. Pesa bastante más que el Audi, pero el consumo es similar, ¡o inferior! A este coche le hice más de 1.400 km, y pude dar cuenta de lo austero que puede ser, aunque el velocímetro marque más de 120 km/h.

Es una interesante alternativa a los motores CDI, que sin hacerles ascos, no llegan a ser tan refinados. Al ser atmosférico y con un motor eléctrico de potencia modesta, la aceleración es bastante lineal y predecible. El A8 nos dará más efecto “patada” a baja velocidad, y el Lexus con motor V8 más bravo así en general.

Mercedes-Benz S 400 BlueHYBRID

Iniciando el viaje con el depósito lleno, fui de Madrid a Sevilla, completando el trayecto con una media de 116 km/h y un consumo de 8,5 l/100 km. En destino no muevo más el coche, y a la vuelta las condiciones empeoraron, atascazo en la A-5. Servidor odia los atascos, así que fui bordeando por pueblos toledanos aunque tardase “más”.

Sí, tardé más, porque fueron casi 6 horas (en vez de 4:36), la media bajó a 96 km/h pero el consumo bajó una décima. Reserva a los 833 km desde el llenado (autonomía 136 km), y a los 859 km paro a repostar, con gasolina para 98 km más. Aproximadamente 960 km con 90 litros nos daría una media de ~9,4 l/100 km, en esta marca la autonomía es muy precisa, no como en Lexus.

Aún me muevo varios kilómetros más, teniendo que repostar otros 55,86 litros en tres ocasiones, mas los primeros 9,43 para llenarlo, no fue una prueba muy barata. Eso sí, la media declarada no llegó a 9 litros en más de 1.400 km, sin hacer esfuerzos de conducir de forma muy eficiente, cosa que sí habría tenido que hacer con el A8 Hybrid y el Lexus LS 600h.

Mercedes-Benz S 400 BlueHYBRID

Dejando al margen los consumos, hablemos de comportamiento urbano. El motor eléctrico se encarga de arrancar el motor V6 y de ayudar a acelerar, así que si somos cuidadosos con el acelerador, ahorraremos bastante gasolina. Lástima que no pueda circular de forma totalmente eléctrica, pero 20 CV dan risa para mover más de 2 toneladas.

En las maniobras de aparcamiento el ECO Start/Stop no funciona, para evitar muchas paradas y arranques consecutivos. El motor térmico suele apagarse por debajo de 15 km/h si estamos decelerando, y lo más normal es que esté apagado en una detención. El aire acondicionado funciona incluso con el motor V6 apagado, ya que el compresor es eléctrico.

“Llenar” o “agotar” la batería es muy difícil en condiciones normales de circulación. Bajando un puerto no sería muy ventajoso ya que habría que usar frenos convencionales o usar retención del motor V6, ya que no ofrecería suficiente oposición al movimiento. Eso al Lexus se le da bastante mejor, y entre medias, al Audi.

Mercedes-Benz S 400 BlueHYBRID

En carreteras con muchas curvas puede ser un coche muy ágil de reacciones aunque lo notaremos subvirador si entramos muy fuerte. Usando la configuración dura de la suspensión, balancea menos y es más fácil de llevar, aunque la suspensión es menos aislante. No aisla nunca del todo, especialmente si hay muchos rebotes en poco tiempo.

Quiero decir que una junta de dilatación en autopista apenas la vamos a notar, es como flotar, pero si un neumático presenta imperfecciones, sí podremos percibirlas, como fue el caso de esta unidad. Tiene dos programas de suspensión, sus rivales tres, y puede rodar con la carrocería elevada a baja velocidad.

Quien busque deportividad ya le adelanto que se equivoca y debería pensar en algo con apellido AMG. Es un coche muy cómodo para viajar y soporta una conducción viva, pero llega pronto al nivel en que las asistencias a la conducción aconsejan relajarse. Si no se desactiva el ESP, no se me ocurre cómo perder el control en condiciones normales.

Mercedes-Benz S 400 BlueHYBRID

Al ir el motor V6 muy poco revolucionado en general, el confort acústico es sobresaliente. ¿Sabéis qué hace más ruido, aparte del equipo de música? El sonido de los intermitentes. Haceos a la idea. Si notamos alguna vibración vendrá del volante si nos estamos saliendo del carril o si pretendemos girar con un coche en nuestro ángulo muerto.

Esa es otra, los sistemas de seguridad de este coche son impresionantes (y caros), como la visión nocturna, recomendable al máximo para quien viaje frecuentemente de noche. Cuida tanto de nosotros, que prácticamente lo puede conducir el más patán de los seres humanos sin que otros usuarios de la vía puedan percibirlo.

Especialmente interesante es el sistema DISTRONIC PLUS (oculto en la parrilla frontal) que impide el cagaprisismo y mantiene distancia de seguridad con los demás vehículos aunque no sea nuestro estilo de conducción. Eso sí, no me convence que el limitador sea una palanca, la de las luces/limpiaparabrisas otra, y que las dos estén a la izquierda. Esas cosas de Mercedes me superan.

Mercedes-Benz S 400 BlueHYBRID

Conclusión

En definitiva amigos, viajar en el Clase S, tenga el motor que tenga, es algo muy especial. En este, además de especial, tiene un plus de respeto por el medio ambiente que no hay que pasar por alto. Aunque no tenga chorrocientos caballos eléctricos, consigue un resultado muy similar, y sin engordar tanto como el LS 600h.

Digno de alabar en Mercedes su respeto a las buenas costumbres: propulsión trasera, la comodidad típica de la casa, y la sensación de ser mimado en todo momento. También valoro positivamente que se aproveche el espacio malgastado por las ostentosas palancas de cambio —poco útiles, la verdad— de sus oponentes en esta tricomparativa. Está disponible con carrocería larga, como el LS 600h.

El chófer nunca viene de serie, pero si os sobra el dinero, planteáoslo. Habrá veces que queramos llevarlo nosotros, y en otras, que nos lleven. Cuando eso sea así, nos sentiremos como un pasajero en el AVE. Hablando de equipamiento, ojo con las opciones, esta unidad superaba los 120.000 euros de lo inflado a extras que iba. También en eso la Clase S es otra clase.

Ver galería completa » Mercedes S 400 BlueHYBRID (prueba) (76 fotos)

Vídeo | Youtube
En Motorpasión | Tricomparativa de berlinas Premium híbridas (Audi A8 Hybrid, Lexus LS 600h y conclusiones finales)

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

22 comentarios