Sigue a

Peugeot RCZ 2013

La semana pasada, en primicia, condujimos el Peugeot RCZ 2013 antes de la presentación, a la que también hemos acudido. El modelo probado en esta ocasión ha sido el de acceso, el THP de 156 CV con cambio manual. De esta forma ya hemos probado las cuatro combinaciones motor/transmisión del RCZ.

Aunque hablemos de un modelo nuevo del Peugeot RCZ, los motores del modelo 2010 siguen siendo los mismos, con la diferencia de que el de 200 CV consume 0,2 l/100 km menos y tiene un retoque en el eje delantero para mejorar su estabilidad. Por lo tanto, el resto de nuestras impresiones siguen siendo vigentes.

La primera vez que probamos el RCZ fue con el THP 156 con cambio automático y con el THP de 200 CV. Posteriormente, Héctor Ares nos trajo la prueba completa del modelo de 200 CV. Delco nos ha acercado las conclusiones de la versión Diesel, que es la más vendida con diferencia. Ahora os hablaré del que nos quedaba.

Peugeot RCZ 2013 frontal

Los cambios del Peugeot RCZ 2013, en pocas palabras

Lo primero que entra por la vista es que el frontal es más agradable de ver, ya no es “un 308”, y ser visto gracias a los LED. Puede tener dos nuevas llantas de aleación (10 en total), tres colores de pilares, pegatinas y más posibilidades de personalización combinando color exterior, pilar, llantas, color de parrilla y pegatinas.

En el interior encontraremos el pomo de la palanca de cambios en negro lacado, inserciones de cuero en los paneles de las puertas e inserciones de aluminio en salpicadero si elegimos “Cuero Club” o “Cuero integral”. La oferta de guarnecidos tiene nuevas incorporaciones y el navegador es más completo.

A nivel de equipamiento, el parabrisas acústico (reduce el ruido) y el paquete visibilidad (luces automáticas, limpiaparabrisas automático, retrovisor antideslumbrante electrocrómico e iluminación interior) pasan a ser de serie, antes eran opcionales. Los precios apenas han cambiado, aunque el IVA sí lo ha hecho.

Peugeot RCZ 2013 lateral

El Peugeot RCZ en el mercado español

Para la marca del león, los clientes de RCZ valoran otros coupés del segmento C-D, principalmente el BMW Serie 1 Coupé, Audi TT, Volkswagen Scirocco, Toyota GT 86, Subaru BRZ e Hyundai Veloster. El RCZ, por precio, está en el término medio. Salvo el BMW y los primos japoneses, todos son de tracción delantera, o total en el TT.

El 74% de sus dueños son solteros o tiene pareja sin hijos, la mayoría son hombres de 48 años. No triunfa especialmente entre los jóvenes, y menos en plena crisis. En España se venden entre 200 y 300 unidades cada año. No suele comprarlo alguien con apuros económicos, y suele tener uno o más coches aparte del RCZ.

Para la marca, los tres motivos principales de compra son la poca oferta del segmento, la herencia deportiva de Peugeot y la relación valor/precio. Los motivos estéticos también son importantes pero en segundo plano. Coincido con ellos en que por lo que piden por él, es de los que da mejor valor.

Peugeot RCZ 2013 interior

Por motorizaciones, el 2.0 HDi es el más vendido. Según datos de 2012, el 46% de los RCZ se abonaron a las mangueras negras. Sobre los demás, gasolina, el 37% fue THP 156 manual, 4% THP 156 automático y el 13% compró los 200 CV. Por mucho que los puristas digan, una motorización Diesel en este segmento es necesaria.

Como en 2010, el Diesel de 163 CV y el gasolina de 200 CV cuestan exactamente lo mismo. No considero que sean productos comparables, el Diesel hay que compararlo con el THP de 156 CV, porque el gasolina de 200 CV es un coche para quemaos y el Diesel es un coche muy racional para el día a día pero que sigue teniendo chicha.

El HDi es 1.950 euros más caro que el gasolina equivalente. Salvo que el número de kilómetros vaya a ser elevado, no veo que tenga mucho sentido comprarse el petrolero, aunque Delco nos dio unos cuantos argumentos para hacernos con él. Ahora yo os contaré por qué el gasolina merece la pena.

Peugeot RCZ 2013 trasera

Prueba del RCZ THP de 156 CV

Hace tres años probé este motor, pero con el cambio automático. La combinación no me terminó de convencer, hay cambios automáticos mejores para un coche así, como el doble embrague del Scirocco (DSG) o el convertidor de par del GT 86/BRZ. Os remito a mis impresiones de entonces.

Durante muchos años PSA no ha tenido cajas de cambio manuales con un buen tacto, sobre todo por ese tacto pastoso e impreciso, pero no es el caso del RCZ. Si fuese ciego, pensaría que es de otra marca. El resultado en mi opinión es casi perfecto, lo he probado con la palanca recortada (pack Sport).

No me declaro amistoso con los motores THP de PSA/BMW, el atmosférico lo tengo atravesado, pero del sobrealimentado he tenido mejor opinión. En esta ocasión tengo que reconocer que me ha parecido muy equilibrado, una vez he tenido yo el control total de la caja de cambios y con el resonador de habitáculo (Sound System) no disponible en el CMP.

Peugeot RCZ 2013 tablero de instrumentos

La prueba consistía en ir de Madrid a Valladolid casi todo el rato por autopista, con carreteras de curvas justo al final. Venía incluído un sobre con unos euritos para el peaje. Como aceptar un sobre con dinero está mal visto últimamente, no lo abrí, hice un #novullpagar y pasé olímpicamente de la AP-6 y su radar de tramo en el túnel.

En los primeros kilómetros conduje como si fuese en mi traje de chaqueta a trabajar con mi flamante coupé de “cinco kilos”, a velocidades de circulación normales y sin pegar acelerones. La media de consumo iba por debajo de 7 l/100 km, algo ¡muy! remarcable en un coche de su potencia.

Una vez dentro del puerto de Guadarrama (N-VI) empecé a darle un poco de caña. No fui a fuego porque iba acompañado de un periodista que me cae bien, así que fui ligerito pero sin buscar los límites del coche. Hice bien, encontré antes los límites de las ruedas que los del coche, la calzada estaba mojada.

Peugeot RCZ 2013 corte inyección Corte de inyección del motor THP de 156 CV

Para encontrar las “miserias” de la tracción delantera o la suspensión, hay que conducir muy rápido o muy agresivamente, especialmente con este motor, muy por debajo de las posibilidades del coche. No tiene una aceleración brusca y suele ser muy lineal entregando la potencia.

Por el dibujo del tacómetro, parecía que a las 6.000 RPM se acabaría la diversión, pero se puede apurar la zona roja hasta casi 6.800 RPM, donde corta bruscamente. Con un coche de carburación no me habría atrevido, pero al RCZ sé que le protege la electrónica. Tampoco parece mucho que sea turbo.

Me gusta mucho el sonido entre 3.000 y 4.000 RPM, sobre todo a media y alta carga de acelerador, es elegante y deportivo, sin subir de decibelios. Bendito resonador. No me parece tan radical como me pareció el de 200 CV en su día, con unas marchas cortísimas y una suspensión más dura. Este iba duro pero era soportable.

Peugeot RCZ 2013 llantas Detalle de las llantas de aleación de 19” con neumáticos ContiSportContact3 235/40

En determinadas carreteras y con la experiencia suficiente, los 156 CV se nos pueden quedar algo cortos, aunque para correr en autopista le sobra caballería. El coche puede con más. De hecho, a finales de año sacarán el RCZ-R con 260 CV y diferencial autoblocante, eso hay que probarlo.

Si tuviese que descartar la compra del RCZ no lo haría ni por comportamiento, ni por motor. Con esta potencia y peso un trasera de similares características tampoco sería el colmo de la diversión, y un tracción total sería un soberano aburrimiento. En otras palabras, que no le veo el inconveniente a ser de tracción delantera.

Al que le interesen mis gustos personales, la suspensión no se la tocaría, el sonido de escape me gustaría algo más ronco y el volante un poco más pequeño (lo tiene opcional). También querría que el freno y el acelerador estuviesen más cerquita para hacer el punta tacón con más precisión. En cuanto a potencia, 156 CV están bien para divertirse, pero 200 CV es lo suyo.

Peugeot RCZ 2013 interior

Me lo pasé muy bien haciendo reducciones con punta tacón, el sonido del motor acompaña y mucho en ese tipo de conducción. Las marchas están bien escalonadas y la relación final no es demasiado larga. A 3.000 RPM en sexta superamos ya los límites legales de velocidad.

En cuanto al alerón trasero, sé que lo tiene, pero no me fijé en su modo de funcionar ni reparé en su existencia. El coche se mostró muy estable independientemente de lo que hiciese, solo se mostró algo vulnerable con lluvia, entre otras cosas por las apisonadoras de 19 pulgadas que llevaba esta unidad.

Hubo un par de curvas en las que juzgué mal su capacidad de agarre y empezó a subvirar un poco. Con un leve toque del freno y el ESP pude enderezarlo sin mayor complicación. La precisión está a nuestro alcance y realmente nos podemos olvidar de qué ruedas son las tractoras. Eso sí, olvidémonos del drifting.

Peugeot RCZ 2013 alerón

Antes de que alguien se quiera gastar dinero en un TT o un Serie 1 Coupé, le invito a que pruebe el RCZ. Como poco, se puede sacar por 24.500 euros aprovechando todas las promociones y el Plan PIVE, que aplica a manuales gasolina. Su conducción no tiene nada que ver con el 308, por poner un ejemplo cercano.

Las dos plazas traseras son para niños o prácticamente inútiles, pero tiene un maletero igual o superior al de un compacto, y para dos personas no se quedará corto salvo que hagamos una mudanza. Mi consejo es que sea gasolina, pero el HDi es una buena opción a largo plazo o kilometrajes elevados.

Os recuerdo los precios. El RCZ THP de 156 CV cuesta 28.050 euros. Si lo queremos automático, nos iremos a los 29.950 euros. El THP de 200 CV y el HDi de 163 CV cuestan 31.000 euros. Al que se pueda permitir el de 200 CV, si es un auténtico carbonilla, que no lo dude. Si solo quiere un coche potente, igual se equivoca.

Ver galería completa » Peugeot RCZ 2013 (presentacion) (17 fotos)

Ver galería completa » Peugeot RCZ 2013 en Valladolid (71 fotos)

Los gastos del viaje para esta presentación han sido asumidos por la marca. Para más información consulta nuestra guía de relaciones con empresas.

En Motorpasión | Peugeot RCZ 2013

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

40 comentarios