Síguenos

Mini Paceman presentación y prueba en Madrid 01

El MINI Paceman es la última incorporación de Mini a su gama. Aunque el Mini tal cual, el que llaman Hatch, o si lo preferís “el Mini al estilo clásico”, se ha vendido muy bien, tanto como para crear tendencia y una nueva línea de coches. Como cada conductor es un mundo, hay quien prefiere un “Mini” diferente, descapotable, con cinco puertas, más alto, más grande, más deportivo, y de ahí que en MINI haya ya con el Paceman siete modelos diferentes.

Y MINI, como marca, vende cada vez más. El año pasado vendió ya más de 300.000 unidades anuales en todo el mundo, y el que haya diferentes modelos ayuda a vender aún más. El objetivo de futuro es llegar a las 500.000 unidades. Pensad por ejemplo en el MINI Countryman, que ni corto ni perezoso, en los dos años que lleva en la calle, ya ha vendido más de 250.000 unidades a nivel global.

Mini Paceman presentación en Madrid 02

MINI Paceman, algo más que un ‘tres puertas’

El MINI Paceman es obvio que deriva de la plataforma del MINI Countryman, pero no es algo tan simple como un Countryman de tres puertas, o al menos eso insiste en matizar la marca. El hecho es que tenemos varios elementos diferenciadores.

El primero, más evidente e inmediato, son las tres puertas en lugar de cinco, el segundo es el techo más inclinado que desciende hacia la parte posterior, con alerón integrado, y la luneta posterior más tendida buscando una silueta de inspiración coupé, el tercero son los pasos de rueda traseros ligeramente más abombados y musculosos, el cuarto son los pilotos posteriores de diseño horizontal, y bastante rompedores con la estética tradicional Mini de pilotos estrechos y verticales, y el quinto es la altura rebajada de la suspensión.

El Mini Paceman es un turismo para quien valore mucho la deportividad en un coche compacto, pero a la vez no demasiado pequeño. Mide 4,11 m de largo, así que se podría considerar un utilitario con aspiraciones de compacto, como por ejemplo un Renault Clio (4,06 m) o un Fiat Punto (4,07 m), pero claramente premium, sin duda por precio, pero también por cualidades, pues su conducción más refinada y sus acabados lo sitúan por encima de un utilitario convencional.

Mini Paceman presentación en Madrid 03

Y aquí está la baza que juega MINI, en todos sus modelos en general, y en el Paceman en particular. Un MINI Paceman es un modelo para aquellos que no buscan un coche más, es para aquellos que quieren algo que se salga de lo común, para aquellos que buscan algo con una imagen propia, diferenciadora y distintiva (y que además se la puedan pagar).

Y por eso es un MINI, pero sin ser un Mini. El diseño del coche es una reformulación de la genética Mini, si queréis “una composición de variaciones sobre un mismo tema”, si se me permite la analogía.

Por último no quiero dejar de comentar, hablando de diseño exterior, que hay pequeñas diferencias exteriores entre un MINI Paceman Cooper o D, y un MINI Paceman Cooper S o SD: principalmente en la parrilla delantera superior e inferior, con un cambio muy importante en la calandra, en las entradas de aire de las aletas y en la doble salida de escape que montan “los S”.

Mini Paceman presentación en Madrid 12

Interior solo de cuatro plazas

Para medir poco más de cuatro metros hay que reconocer que el interior está bien aprovechado, pero eso sí, para solo cuatro ocupantes. La quinta plaza no existe, y de hecho las plazas traseras son dos asientos totalmente independientes, separados por un raíl central de aluminio. Esta es otra diferencia con respecto al MINI Countryman, que al mismo precio se puede elegir con cuatro o bien cinco plazas.

Este raíl sirve para colocar artilugios de lo más variopintos y tiene dos posibilidades. De serie viene un raíl de dos partes separadas, una entre los asientos delanteros y otra entre los asientos traseros. De manera opcional se puede pedir que el raíl sea contínuo, y que por tanto venga por el centro desde la parte delatera hasta la trasera.

Es lo que la marca llama Mini Centre Rail. En él se puede encajar un cenicero, un soporte para bebidas, un soporte horizontal para teléfonos, un soporte inclinado para teléfonos, un estuche para gafas, el propio reposabrazos central delantero y puede que hasta más cosas que se vayan inventando.

Mini Paceman presentación en Madrid 13

No voy a decir que no sea original, pero a la vez puede resultar un tanto extraño, y en mi opinión puede llegar a ser de dudosa utilidad práctica para según qué conductores, ya que el interior se puede convertir más en un expositor de gadgets, que en un coche.

Además el raíl contínuo tiene un inconveniente notable, es una barrera para moverse dentro del coche. En las plazas traseras lo normal es una banqueta contínua (o casi contínua) y si puede ser un túnel central que no sea muy alto y que no moleste demasiado.

Y esto permite moverse dentro del coche, por ejemplo cambiando del asiento derecho al izquierdo y viceversa. Y esto que puede parecer un poco tonto, en un coche de tres puertas tiene mucho más sentido. Si tenéis un coche de tres puertas creo que estaréis muy de acuerdo con lo siguiente.

Mini Paceman presentación en Madrid 14

Cuando llevas pasajeros detrás, y no tienen puertas propias por las que subirse y bajarse, no es muy habitual que el conductor se apée del coche para abatir su asiento y que suban o bajen los pasajeros, sino que suele ser el acompañante el que lo hace, sobre todo si estás recogiendo o dejando a alguien rápido en mitad del tráfico de la ciudad.

Así que el pasajero de la plaza trasera derecha no tendrá ningún problema para salir del coche, pero el pasajero de la plaza trasera izquierda tendrá que “saltar” por encima del raíl para salir por esa puerta, y esto muy cómodo no es. Por tanto yo no puedo más que recomendar la versión del raíl de serie, la que viene en dos partes separadas, y no la contínua.

Las plazas delanteras son muy espaciosas, incluso en altura libre hasta el techo. Las plazas traseras presentan cualidades dispares, si bien tienen un espacio lingitudinal para las piernas muy generoso, sobre todo pensando en lo que mide el coche, la altura libre hasta el techo es reducida, y alguien de 1,80 m tendrá que tener cuidado de no tocar con la cabeza en el techo. Y es que no se puede tener todo, si queremos línea más coupé y techo descendente, esto es lo que pasa.

Los asientos son muy cómodos, los delanteros deportivos, con muy buena sujeción lateral y respaldo firme. El puesto de conducción es también cómodo, el asiento se regula en altura y el volante en altura y profundidad, que además tiene buen tacto.

Mini Paceman presentación en Madrid 15

El nivel de acabado interior es de notable calidad visual, por otra parte acorde al precio que se cobra por el coche, e incluso se encuentran plásticos revestidos y acolchados en la parte baja del panelado interior de las puertas. Los ajustes son buenos, las juntas muy reducidas y las aristas disimuladas.

Aún así es un poco extraño que las prominencias de las salidas del aire en el salpicadero estén resueltas con un plástico duro, que si bien no tiene mal aspecto, puede parecer que desentona un poco a la vista de ciertos conductores, en comparación con otras superficies de cuero o acolchadas mucho más refinadas.

El interior, como el extrerior, tiene un diseño propio y sofisticado, de genética Mini y para aquellos que no quieran algo sencillo y convencional. En mi humilde opinión, pero esto es solo una cuestión de gustos, puede resultar un poco recargado, pero es habitual en este tipo de coches más “chic” (me vienen a la mente también los modelos DS de Citroën, por ejemplo).

Hay múltiples texturas y acabados: revestido en cuero, acolchado con textura rugosa, plástico liso, plástico nero brillante, detalles en cromo brillante, elementos en aluminio. Pero no son algo fijo e inamovible.

Mini Paceman presentación en Madrid 10

El maletero también está muy bien para lo que mide el coche. Tiene 330 l de capacidad, menos que un Countryman (350 l), que se podría decir que tiene una vocación algo más “familiar”, pero aún así sigue siendo de buen tamaño.

Eso sí, tiene doble fondo, y si bien la parte superior es de formas muy regulares, la parte inferior lo es un poco menos. Con respecto a un MINI Countryman la boca de carga es más estrecha, debido a los pilotos posteriores más anchos.

Los asientos son abatibles y con ello se puede aumentar la capacidad de carga hasta los 1.080 litros.

En la segunda parte de mañana hablaremos de las posibilidades de personalización exterior e interior y de lo mejor de este coche, su conducción, que es realmente sobresaliente. No os la perdáis porque probamos el MINI Paceman Cooper S All4, gasolina de 184 CV y tracción a las cuatro ruedas que va muy bien.

Y si os gustan los “pequeñajos” más matones, y no lo leísteis en su día, no dejéis tampoco de ver la prueba del MINI Paceman John Cooper Works en Alemania de principios de marzo, el Paceman más potente con 218 CV.

Mini Paceman presentación en Madrid 11

Continuará…

ACTUALIZACIÓN: Ya está publicada la segunda parte de esta prueba | MINI Paceman, presentación y prueba en Madrid (parte 2).

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

11 comentarios